¿Es voluntario el sistema de Impuestos?

0
154

¿Alguna vez has oído la afirmación de que pagar el impuesto sobre la renta es voluntario? El término «Voluntario» se usa de forma variada en documentación del Gobierno, incluyendo el mismo Formulario 1040 de Estados Unidos, y alguna gente muy inocente realmente lo ha tomado como que no tiene que pagar si no quieren, Creen que «Voluntario» realmente significa voluntario, de libre ejercicio de la volición humana.

Es una extraña posición que parece no comprender el significado de la palabra «Impuesto». Lo que hace un impuesto diferente de una contribución o un comercio es que los ingresos se extraen por la fuerza. Puedes elegir no cumplir exactamente cómo puedes elegir resistirte a un arresto. Pero entonces debes enfrentarte a las consecuencias. Un impuesto voluntario de verdad es como un insulto amistoso, una guerra pacifica o un cáncer saludable. Las dos palabras sencillamente no funcionan juntas.

Por cierto, este argumento no afecta solo al impuesto sobre la renta. Vale para todos los impuestos. A veces se oye que los impuestos indirectos son voluntarios porque nadie te obliga a comprar la mercancía o servicio gravados con impuestos. Esto es falso. La cuestión es que, si compras gasolina, cigarros o cualquier otra cosa gravada en el punto de venta, no tienes otra elección que financiar al Gobierno con parte del precio de la adquisición.  Eso no es voluntario.

Aun así, mucha gente, convencida de que deberían creer al Gobierno, Persisten en creer lo contrario. Los tribunales han estado lidiando con esta gente durante décadas. Archivan lo que el Gobierno llama «procesos judiciales frívolos». De hecho, hacienda ha escuchado esta afirmación lo bastante como para dirigirse a ella en un sitio web especial que ha creado con el fin de hacer referencia a estas y otras afirmaciones llevadas demasiado lejos realizadas por gente que imagina que tienen el derecho de mantener lo que pagan.

La agencia escribe:

La palabra “voluntario”, como se usa en el caso flora y en las publicaciones de Hacienda, se refiere a nuestro sistema de permitir a los contribuyentes en un primer momento que determinen la cantidad correcta de impuestos y completen los informes adecuados, más que hacer que el Gobierno determine por ellos el impuesto de entrada. La necesidad de presentar un informe de impuestos sobre la renta no es voluntaria es esta establecido claramente en el Internal Revenue Code (“Código de Ganancias Interno”) 6011 (a), 6012(a), et saq. Y 6072 (a). Véase también Treas. Reg (“Regulaciones del tesoro”) S 1.60011-1(a),

Cualquier contribuyente que haya recibido más que la cantidad de ingresos brutos determinados por la ley está obligado a devolver. La no devolución podría derivar en penas criminales para el individuo que no cumpla, incluyendo multas y pena de cárcel, así como penas civiles. ‘Aunque las regulaciones del tesoro establezcan el cumplimiento voluntario como el método general de recogida de impuestos sobre la renta, el Congreso concedió a la secretaria del tesoro el poder de ejecutar las leyes del impuesto sobre la renta a través de recogida involuntaria…  Los esfuerzos de hacienda de conseguir el cumplimiento con las leyes de impuestos son completamente correctos.´ United States v. Tedder; 787 F.2d 540, 542 (10th Cir. 1986).

En otras palabras, eres libre de cumplir. Si eliges no hacerlo, puedes ir a prisión. Como prueba de que esto es la ley, la agencia cita casos de juicios de 1838 a 1988. ¿Sabes? Los tribunales, como creaciones del Gobierno, se han alineado con el derecho del Gobierno de recoger impuestos sobre renta. Pero dices que es injusto. No es solo eso. No es estadounidense. Contradice la propia afirmación del Gobierno de que su sistema en voluntario.

Bien, si estas escribiendo un diccionario, puedes definir las palabras de la manera que quieras definirlas. Use como use el lenguaje el Gobierno, la realidad es que está tomando tu dinero sin tu consentimiento. La única diferencia real entre el ladrón (como se llamaba antes un «hombre de la autopista» en Estados Unidos) y el Gobierno, como dijo Lysander Spooner, es que el ladrón no afirma que lo hace por tu propio bien.

El bandolero toma únicamente sobre si la responsabilidad, el peligro y el crimen de su propio actuar. El no pretende tener ningún derecho legítimo sobre tu dinero, no finge tener la intención de usarlo para el beneficio de víctima. El no pretende ser nada más que un ladrón. No ha adquirido suficiente descaro para profesar que es simplemente un “protector”, y que toma el dinero de los hombres en contra de su voluntad, solamente para que le sea posible “proteger” a esos viajeros encaprichados, que se sienten perfectamente capaces de protegerse a sí mismos, o no aprecian su peculiar sistema de protección. Él es un hombre demasiado sensato para hacer semejantes afirmaciones. Es más, el deja a su víctima, como quiere que esta lo deje. No persiste en seguirla por el camino, en contra de su voluntad; asumiendo ser su legítimo “soberano”, a cuenta de la protección” que le brinda, El no sigue “protegiéndola”, ordenándole que se incline ante él y le sirva; demandándole que haga esto y prohibiéndole que haga aquello; robándole más dinero tan a menudo como convenga a su interés o placer; y etiquetándolo como rebelde, un traidor, un enemigo de su país, y disparándole sin piedad, si la víctima contradice su autoridad, o se resiste a sus exigencias. Él es demasiado caballero para ser culpable de imposturas, e insultos, y villanías como estas. En resumen, el bandolero no intenta convertir a su víctima en su incauto o su esclavo.

Lo que me impacta de las legiones de gente marginada que presenta procesos judiciales «Frívolos» no es que odien al Gobierno, como a menudo se cree. No es que hayan perdido confianza en el sistema o que, por el contrario, traten a los funcionarios como sus enemigos.

Mi impresión es exactamente la contraria. En realidad, han subestimado la profundidad del problema con el sistema. Creen que los tribunales son realmente independientes y se alineara contra los intereses del Gobierno. Imaginan que el sistema es justo de forma segura y fundamental, y que, una vez desafiado, se pondrá de su lado. Imaginan que las agencias del Gobierno cumplirán su palabra. Imaginan que el sistema no es tan corrupto como para escucharles con justicia.

Ten en mente que no había impuestos sobre la renta en Estados Unidos durante los 126 años siguiente a la ratificación de la Constitución, excepto por un breve periodo durante la guerra civil. Incluso después de que se enmendaran la Constitución para hacer posible el impuesto de renta, solo unos pocos pagaban realmente. Fue mucho después cuando alcanzo a todo estadounidense. Antes de eso, su renta era tuya, punto. ¡Imagínatelo! La mayoría de la gente no puede.

La Decimosexta Enmienda represento un cambio fundamental en la naturaleza del régimen estadounidense. Desde aquel punto en adelante, hubo un cambio en la propiedad de la riqueza nacional. Pertenecía primero al Gobierno, y entonces a ti solo cuando permita el aparato administrativo.

Esta gente frívola que afirma que los impuestos son voluntarios está haciendo lo que hacen los buenos ciudadanos. Están leyendo documentos fundadores. Estudian la Guerra de Independencia Estadounidense. Contemplan las palabras de Jefferson, Paine, Madison y todos los demás. Se toman en serio sus palabras e ideas. Miran al sistema actual y ven que se parece a la visión de los fundadores solo de maneras superficiales. E imaginan que es su derecho, como estadounidenses y humanos, levantarse contra los poderes existentes.

Lo que les falta es la inteligencia crítica para comprender que el régimen presente no está de acuerdo. No hay consentimiento real de los gobernados. No hay un auténtico contrato social. El Gobierno no es, en realidad, de, por y para la gente. Darse cuenta de esto es el comienzo de la auténtica sabiduría política. En este punto central, parece que tanto los libertarios como la política de impuestos están totalmente de acuerdo.


Tomado de Una Bella Anarquía (2014) de Jeffrey Tucker. Transcripción por Camilo Rueda.

Autor Invitado en Inst. Mises Colombia | Web | + posts

es un economista, periodista, editor y escritor anarcocapitalista estadounidense asociado a la Escuela Austríaca. En la actualidad, es Director de Libery.me, Editor-Jefe de Laissez Faire Books e investigador distinguido de la Foundation for Economic Education. Ha sido vicepresidente editorial del Instituto Ludwig von Mises, un centro de investigaciones austrolibertario. Tucker también es académico adjunto del Mackinac Center for Public Policy, y miembro del profesorado de la Acton University...

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas