Violador se “autopercibe” como mujer y las agrede en la cárcel de mujeres

0
276

Un violador biológicamente masculino que “se identifica” como mujer ha sido acusado de agredir sexualmente a cuatro reclusas poco después de ser trasladado a un centro para mujeres.

Stephen Wood es un hombre de 52 años y un delincuente sexual y pedófilo convicto que ahora se conoce con el nombre de “Karen” White. Se declaró culpable de violar a una mujer en 2003 y a otra en 2016. También adoptó el nombre de David Thompson en un momento dado, y está esperando la sentencia por apuñalar a un vecino.

La naturaleza exacta de la situación de Wood no está clara. Según los informes, comenzó a “identificarse” como “mujer” en 2014, pero algunos de sus amigos han afirmado a la prensa que él es simplemente un drag queen y que no tiene verdadera disforia de género. Otros, sin embargo, informan que buscó la ayuda de un grupo de personas transgénero en Manchester, que lo remitió a una “clínica de identidad de género” en Sheffield.

Wood no se ha sometido a la llamada cirugía de cambio de sexo, pero como él se “identifica” como una mujer, se lo remitió a la prisión de New Hall, una cárcel de mujeres. Allí, según los informes del Daily Mail , aprovechó la oportunidad para atacar sexualmente a cuatro mujeres reales. Específicamente, Wood presuntamente se exhibió a una presa, puso una mano en el pecho de otra e hizo “comentarios inapropiados sobre el sexo oral”, empujó “indecentemente” contra una tercer presa y le dio un beso en el cuello.

Wood admitió dos de los asaltos, pero negó a los demás, alegando que sufría de disfunción eréctil y no se sentía atraído por las mujeres.

Luego de los incidentes, Wood fue trasladado a las instalaciones para hombres HM Prison Leeds.

“Nos disculpamos sinceramente por los errores que se cometieron en este caso”, dijo un portavoz del Servicio de Prisiones. “Mientras trabajamos para administrar a todos los presos, incluidos aquellos que son transgénero, con sensibilidad y de acuerdo con la ley, tenemos claro que la seguridad de todos los presos debe ser nuestra prioridad absoluta”.

“Las feministas pueden creer correctamente que ‘las mujeres no tienen penes’, pero de acuerdo con las últimas cifras, hay 125 prisioneros transgénero en cárceles en Inglaterra y Gales”, escribió la autora Ann Farmer en respuesta al incidente en MercatorNet . “Con este tipo de estímulo de parte de quienes tienen autoridad, para quienes la seguridad pública debería ser una prioridad, este problema no desaparecerá en el corto plazo”.

“De hecho”, advirtió, “es probable que crezca, aunque es poco probable que muchos” hombres trans “(es decir, mujeres que creen que son hombres) traten de ser transferidos a las cárceles de hombres, incluso si afirman ser violadores “.

En todo el mundo, la encarcelación segregada por sexo es uno de los muchos frentes pasados ​​por alto en la guerra en curso por la “identidad de género”. En los Estados Unidos, la administración de Trump cambió el proceso en mayo para manejar a los internos confusos de género para que, mientras se tomen las decisiones caso por caso, la “determinación inicial” se basa en el sexo biológico y el hecho de que los hombres con mujeres (o viceversa) solo se aprobaría en “casos raros”.

+ posts

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas