Victoria’s Secret o Victor’s Secret

0
155

Ed Razek, jefe de comercialización de la firma de lencería Victoria’s Secret, dijo algo conmensional en una entrevista con Vogue esta semana. Hablaba sobre el Fashion Show televisado anual de la compañía, que, según Vogue , el año pasado «fue visto por unos mil millones de personas en 190 países, un 45 por ciento más que en 2016».

Le preguntaron a Razek sobre el envío de modelos transexuales por la pasarela en ropa interior de Victoria’s Secret. Él dijo:

¿Deberías tener transexuales en el show? No. No, no creo que debamos. ¿Bueno, por qué no? Porque el espectáculo es una fantasía. Es un especial de entretenimiento de 42 minutos. Eso es lo que es. Es el único de su tipo en el mundo, y cualquier otra marca de moda en el mundo lo tomaría en un minuto, incluidos los competidores que nos atacan.

Mira. Nadie quiere mirar a las mujeres con genitales masculinos que caminan con lencería. O los machos que antes tenían penes haciendo lo mismo. Es la cosa más obvia del mundo, pero ahora la gente tiene que fingir que esto es atractivo o normal. ¿Cuántos de esos mil millones de personas en 190 países amargarían a Victoria’s Secret si la compañía comenzara a enviar mujeres falsas por la pista? La mayoría de los hombres, excepto Stephen Rea en «The Crying Game», no quieren que sus fantasías sean «mujeres» con pene.

Victoria’s Secret Fashion Show es un concurso que trata de objetivar y explotar a las mujeres, no a las «mujeres». ¿Y ahora todos tenemos que fingir que los hombres normales quieren ver modelos de lencería transgénero, con sus hombros anchos y sus grandes manos , desfilando en bragas? ¿Que podrán vender ropa interior costosa a una audiencia global masiva al colgarla en marcos de mujer?

No simplemente no. Puedes intimidar a las elites de la moda y los medios de comunicación para que hagan creer que las modelos de lencería transgénero son deseables, pero no puedes hacer que la audiencia masiva lo acepte. Pruébalo y verás.

Author profile
Rod Dreher

Rod Dreher is a senior editor at The American Conservative. He has written and edited for the New York PostThe Dallas Morning NewsNational Review, the South Florida Sun-Sentinel, the Washington Times, and the Baton Rouge Advocate. Rod’s commentary has been published in The Wall Street JournalCommentary, the Weekly Standard, Beliefnet, and Real Simple, among other publications, and he has appeared on NPR, ABC News, CNN, Fox News, MSNBC, and the BBC. He lives in St. Francisville, Louisiana, with his wife Julie and their three children. He has also written four books, The Little Way of Ruthie LemingCrunchy ConsHow Dante Can Save Your Life, and The Benedict Option.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas