Venezolanos recurren al trueque gracias al socialismo

1
143

Adam Smith escribió en su libro la Riqueza de las Naciones, que una vez se dio la división del trabajo los seres humanos lograron un excedente de productos que les llevaría a buscar a través del intercambio satisfacer algunas de sus necesidades “Todo trato es: dame esto que deseo y obtendrás esto otro que deseas tú; y de ésta manera conseguimos mutuamente la mayor parte de los bienes que necesitamos”, y la mayor parte de las necesidades se satisfacen mediante trato, trueque y compra y dicha división del trabajo es la que da origen a la disposición humana de trocar productos. En el mismo texto, Adam Smith menciona que antes de la invención de la moneda esa capacidad de intercambio se vio con frecuencia lastrada o entorpecida básicamente porque no siempre el producto de alguien satisfacía la necesidad de otro explica Smith que “se dice que en las épocas rudas de la sociedad el instrumento común del comercio era el ganado”, aunque en otras sociedades el instrumento fue la sal, el azúcar, etc. Se puede inferir que el trueque fue uno de los métodos de economía y comercio más primitivos que existió en la historia.

Fue cuando las sociedades primitivas empezaron a determinar un solo instrumento de cambio, y que dicho instrumento seria establecido bajo la acuñación de materiales preciosos, que se estableció la moneda como método universal de cambio, evidentemente tuvo que pasar mucho tiempo evolutivo para llegar a la interiorización del dinero; la sociedad en general le otorgó valor al papel moneda y a la moneda.

Algunas definiciones de sociedad primitiva dicen que con las Tribus llega la primera forma de división del trabajo consistente en que el hombre se dedica a la caza y pesca, mientras la mujer a la recolección y elaboración de alimentos, a medida que la organización de producción y social conducen a una independencia económica se catalizan las relaciones de producción y es el momento en que la comunidad primitiva empieza a sentar las bases de la estructura económica.

Se podría afirmar que, como clase de historia, el anterior relato tiene un significado importante pero que dicha situación ocurrió hace muchísimos años, sin embargo las involuciones sociales conducen a que el hombre regrese en el tiempo a costumbres y actividades que solo se conocían en las tribus ancestrales. Mencionada involución aunque difícil de lograr, no es imposible, los intelectuales modernos la han promovido a través del “igualitarismo primitivo”, de las ideas colectivistas y de quienes abogan por una planificación centran desde el Estado, resultado de la desconfianza en el ser humano, de tal manera que pretendan “amarrarlo con cadenas de hierro al poder del Estado” (Kaiser, 2015). Así, cada economista, intelectual, artista, periodista, o político que abogue por la solución de todos los problemas a través de la planeación central de Estado, aboga por coartar la libertad humana y por la involución de estas políticas enmarcadas en el socialismo.

Muestra de lo anterior son los muchos artículos que se han escrito sobre el regreso a la práctica del truque donde se impusieron políticas socialistas, en Argentina en 2001, el Clarín escribía “Todo se cambia. Todo se compra y todo se vende. Sin embargo, nunca se habla de dinero. Esa es la filosofía del Club del Trueque, una organización de prosumidores (productores y consumidores) que cada día suma más socios y se extiende a todo el país”; por su parte Radio Televisión Martí en enero de 2018 escribía acerca del trueque en Cuba, “»Muchos se remedian con el intercambio, porque la gente suele acaparar medicinas como medida preventiva», recordó Sara Cuba, residente en Villa Clara.”

 

Actualmente en Venezuela el trueque es cotidiano, La Vanguardia escribe “Ir a la peluquería a cortarse el pelo y pagar con dos sacos de harina no es una escena fuera de lo común en Venezuela. Desde hace tiempo el trueque ha pasado a ser la divisa en el país”.

Cada dato, cada historia, cada época de la humanidad ha demostrado y demuestra que quienes tienen la arrogancia de pretender planificarlo todo desde el poder central del Estado han contribuido a la muerte de la humanidad, bien sea por que el poder central se hace cada vez más grande y quien se oponga es llevado a la muerte, tal cual lo hizo Robespierre durante el Reino del Terror (1793-1794) y los demás estados totalitarios, como sucede en Venezuela; o por que la planificación central lleva a hambrunas tremendas, donde los más afectados finalmente son los niños y los ancianos, véase la gran hambruna China de 1959 a 1961 y nuevamente la actual en Venezuela.

Lawrence W. Reed escribió “Llámalos como desees (socialistas, intervencionistas, colectivistas, estatistas), la historia está plagada de sus presuntuosos planes para reordenar la sociedad a fin de adaptarla a su visión del bien común, planes que siempre fallan cuando matan o empobrecen a otras personas en el proceso”, y continua, “Si el socialismo alguna vez obtiene un epitafio final, será este: aquí yace un mecanismo diseñado por los sabelotodo que rompió los huevos, pero nunca, nunca creó un omelette”.

Author profile

1 comment

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas