Trump eleva los niveles de vida de Estados Unidos, y la izquierda lo odia por eso.

2
557

¿Por qué  The Guardian, The Times, The Independent  y la BBC odian a Donald Trump? ¿Por qué lo detestan y lo desprecian con tanta vehemencia? Solo hay una razón para esto: porque Trump representa todo lo que odian.

Trump se opone a los altos impuestos, las regulaciones, la constante intervención del gobierno en la economía, la inmigración masiva, el colectivismo neurótico – psicótico. – la obsesión con el calentamiento global y la política exterior llevada a cabo como auto-degradación nacional continua.

¿Por qué los socialistas burocráticos que dirigen la BBC y los periódicos que acabo de mencionar no analizan el historial de Trump en el cargo desde 2016? Bueno, por supuesto, lo  han  mirado y no les gusta lo que ven. Porque Trump, en palabras y hechos, ha demostrado que están equivocados.

Trump prometió reemplazar la administración judicial políticamente correcta de Obama con jueces tradicionalistas y conservadores. Hecho.

Dijo que movería la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. Hecho.

Cuando Obama declaró que el crecimiento económico del 3% era “una imposibilidad”, las políticas de Trump han logrado y superado esa cifra. Actualmente es del 3,2%. Hecho.

The New York Times, el equivalente estadounidense al grupo enfermo de perdedores que dirigen los medios de comunicación de Gran Bretaña, predijo que el mercado de valores estadounidense “probablemente nunca se recuperará de la noticia de la elección de Trump como presidente”. Cuando publicaron eso, el índice Dow Jones Se situó en 18.000. Ahora son casi 27,000. Hecho.

Las políticas energéticas de Trump han asegurado que los EE. UU. Sean ahora el mayor productor de energía del mundo.

Los salarios están subiendo. Hecho.

El desempleo se encuentra en su punto más bajo de todos los tiempos. Hecho

Trump prometió que, a diferencia de Obama, no sería acosado por China. Hecho.

Cuando el Marxismo no pudo entrar vía la revolución política en el Occidente, se transmutó en una revolución moral-cultural. Los profesores marxistas que escaparon de la Alemania nazi en la década de 1930 se establecieron en la Universidad de Columbia y otras universidades prominentes en los Estados Unidos (Escuela de Fráncfort). Inmediatamente, el deterioro moral del Occidente comenzó desde el aula universitaria.

– En la década de 1950, la oración y la lectura de la Biblia fueron prohibidas en las escuelas públicas (algo tan americano como el “country” y los “vaqueros”).

– En la década de 1960, la generación estudiantil que fue adoctrinada por los profesores marxistas, comenzó la mayor revolución social que cambiaría indeleblemente el carácter de la nación: la revolución del sexo y las drogas por la generación “hippie”. Fue la primera generación en más de 150 años de la historia de Estados Unidos que le dijo “¡Al carajo!” con la moral, los valores y el patrimonio cristiano que fue la columna vertebral de la cultura estadounidense desde su concepción.

– En la década de 1970, se legalizó el aborto libre: nació la lucrativa y deshumanizadora industria del aborto, política central del feminismo que sirve como incentivo social para la desintegración de la familia.

– En la década de 1980, las activistas feministas radicales se establecieron en un gran número de las universidades de EE. UU. como profesores y administradores, diseñando diversas disciplinas de adoctrinamiento, como estudios de la mujer, estudios LGBT y otros estudios centrados en “poder” de teóricos como Gramsci y Foucault.

– Para la década de 1990, la nación estaba preparada para el impulso social y político de la agenda LGBT: la glorificación de comportamientos sexuales desviados y la demonización del pilar de lo que una vez fue la típica familia estadounidense: el hombre blanco, cristiano y heterosexual (WASP) … el espectro del “opresivo hetero-patriarcado” se popularizó y se politizó.

Y ahora, esa institución exclusiva y natural entre un hombre y una mujer, la piedra angular de la civilización occidental y la unidad más esencial para la moralización de cada generación, ha sido devaluada a una mera unión de parejas sexuales, una institución cuyo principal y único objetivo es la gratificación sexual de adultos. Mientras tanto, los hombres ahora son elogiados como mujeres, las mujeres ahora son alentadas a ser hombres, y nuestros hijos están siendo adoctrinados tanto en la escuela pública como a través de la cultura popular sobre las virtudes de ser promiscuos y sexualmente “diversos”.

Ahora note esto: mientras todo esto sucedía en el sentido cultural, el Gobierno ha aumentado tanto en tamaño como en alcance, el Estado de Bienestar ha aumentado drásticamente el gasto fiscal más allá de lo que puede procurar a través de impuestos (por ende los constantes déficit y crecientes deudas nacionales), y quizás lo más revelador, la gran mayoría de las personas adoctrinadas en esta revolución cultural y moral tienen un marcado antagonismo hacia el capitalismo y una afinidad casi obsesiva hacia los ideales socialistas. Y no es solamente la generación joven milenaria (es decir, nacida pos-1990s), sino también la generación anterior que surgió de las aulas de esos profesores universitarios marxistas desde la década de 1940 en adelante.

El Marxismo está detrás de la abolición de la propiedad privada, el fundamento de una sociedad libre y rica, pero como no pudo entrar vía la revolución proletaria, se infiltró por vía la Academia, la Farándula y la Democracia Popular.

Volvamos a Trump.

Promovió buenas relaciones con Corea del Norte: esta semana se convirtió en el primer presidente de los Estados Unidos en ingresar a ese país. Hecho.

Dijo que apoyaría al ejército estadounidense. Ningún otro presidente ha hecho esto mejor desde Ronald Reagan. (A los zurdos británicos en la prensa tampoco les gustaba). Hecho.

Pero Trump está detrás en las encuestas de opinión pública. ¿Y qué? Como escribió Roger Kimball a mediados de junio: “Donald Trump seguirá en las urnas hasta noviembre de 2020, como antes. No importa quiénes son los demócratas que corren contra él. Este será el caso, solo mira “.

Trump reelegido para un segundo mandato? Casi hecho.


 

+ posts

2 comments

  1. Eduardo Venialgo 12 julio, 2019 at 11:13 Responder

    Amen por el aborto y la libertad sexual!!! Trump es un retrasado y gracias a eso se desploma el dólar a nivel internacional, el aparente crecimiento de Estados Unidos con Trump es una falacia basada en explotar el carbón y energías que dañan al medioambiente, felicidades los científicos ya han dicho que es casi irreversible que el mundo entre en un cataclismo global que acabará con nosotros para el 2050, sigan sin creer en eso, total la mayoría de los que no cree en el cambio climático morirán antes así que no veran su obra, pobres mediocres al menos hubieran pensado en los que si estaran en el mundo en el 2050

    • NOVA 4 enero, 2020 at 03:42 Responder

      Veo que eres un diota sin fundamento, si pretendes hablar de economia por lo menos dignate a dejar los datos sobre tal acusacion, zurdos como tu siempre son lo mismo , idiotas que no pueden argumentar ni probar nada de lo que exponen, al punto de agradecer por el asesinato de un inocente, supondre que nunca te dignaste a estudiar algo sobre derecho, embriologia, economia o cualquier ciencia…..solo eres un diota util para la politica zurda

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas