El triunfo del Foro de São Paulo en Latinoamérica

0
56

Después de la caída del Muro de Berlín y el colapso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que pondría fin al sueño de la utopía socialista-comunista, Fidel Castro queda solo (y sin dinero) con su proyecto totalitario, es por esto que plantea una nueva estructura y estrategia para reemplazar la recién defenestrada Internacional Socialista.

El 1990, en Brasil, se da lugar a una nueva organización, orquestada por el dictador Castro, que lleva por nombre Foro de São Paulo y que el Partido de los Trabajadores de Brasil le brindaría todo el apoyo para lograr su naciente proyecto.

Este distinguido grupo de miembros van desde organizaciones de izquierda extremista como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia o el Frente de Liberación Farabundo Martí de El Salvador. También incluye partidos políticos que en el futuro cercano formarían gobierno (y que algunos actualmente continúan siéndolo) como el Partido de los Trabajadores de Brasil, el MVR ahora Partido Socialista Unido de Venezuela, el Partido Socialista de Chile, Movimiento al Socialismo de Bolivia, el Partido Laborista de Dominica, Alianza País de Ecuador, Partido de la Liberación de República Dominicana, el Frente Amplio de Uruguay, el Frente Sandinista de la Liberación Nacional en Nicaragua, entre otros.

Este Foro coincide con la inestabilidad política e institucional que ocurrió en Latinoamérica durante los años 80 y 90, la cual algunos países lograrían superarla, pero otros, tomarían caminos más trágicos, como es el caso de Venezuela, Nicaragua, Bolivia o Ecuador. Y más recientemente El Salvador, con el Frente de Liberación Farabundo Martí, ahora convertido en un partido político.

A partir de entonces, se vive en Latinoamérica de finales de los años 90 y principio del nuevo siglo, un auge de partidos de izquierda y centroizquierda, que tendrían como mentor al dictador Castro, el espectro político en el continente sureño se pinta revolucionario, es así como los grandes países, en términos económicos, como Brasil, Perú y Venezuela recaen en gobiernos de corte socialista, también Argentina, con el gobierno peronista y populista de los Kirchner, se une a esta ola planificada desde La Habana.

Ocurre entonces que todos o casi todos los gobiernos de Latinoamérica forman o son simpatizantes del Foro São Paulo, con contadas excepciones, el gobierno de Álvaro Uribe Vélez en Colombia, que más de una vez tuvo enfrentamientos internacionales con Hugo Chávez y Rafael Correa, el gobierno de Sebastián Piñera en Chile o el gobierno de Vicente Fox en México.

La mayoría de estos gobiernos, solo lograron estancar sus países económicamente, aumentar los niveles delictivos y gastar muchísimo dinero destinado al populismo y la corrupción (como lo ha demostrado el caso Odebretch en Brasil y toda América). Por esta razón, en el 2015, con el fin de la década perdida de los Kirchner en Argentina, la ciudadanía elige a Mauricio Macri como su presidente, con la finalidad de darle un giro hacia la centroderecha en su país, y que marca un precedente para América del Sur.

Seguido del triunfo de Macri en la Argentina, parece iniciar un viro hacia la centroderecha, en busca de líderes que reformen sus países hacia sociedades con mercados más libres, instituciones políticas sólidas, mayor seguridad ciudadana y la erradicación de la corrupción. El 1 de agosto de 2016, el Senado brasileño destituye a Dilma Rouseff, asumiendo Temer, que aunque cuente con baja aprobación, su gabinete y sus políticas muestran que se desvincula del PT. Lo sigue el triunfo de Pablo Pedro Kuczynski en Perú en el 2016, otro dirigente que apuesta por el mercado y la libertad.

En la actualidad, se pronostica para el año 2017, el triunfo de Lasso en Ecuador y el regreso de Sebastián Piñera en Chile, teniendo un panorama muy alentador para el mejoramiento de las relaciones comerciales y políticas en Latinoamérica.

Ahora bien ¿Por qué triunfa la Izquierda? Porque aún cuando el sur del continente parece que brevemente perdió sus esperanzas en el socialismo, el gran vencedor de todo este proceso político de los últimos 40 años, ha sido Cuba ¿Por qué ha sido Cuba? El dictador Castro logró expandir su proyecto en el continente, pasando de ser la única dictadura totalitaria, a contar, en la actualidad, con Venezuela y Nicaragua como regímenes autoritarios y socialistas, también sumando a Bolivia y Ecuador, aunque parece que este último aún tiene una salida democrática.

¿Qué se avecina para Latinoamérica en el futuro próximo? El Foro de São Paulo ya tiene su vista en dos nuevas adquisiciones, porque un régimen parásito como el cubano (que vivió de la Unión Soviética, de grupos terroristas como la FARC, y luego de Venezuela) necesita países que lo financien para subsistir, estos nuevos objetivos son México y Colombia. México, que pronto podría quedar sumido con un líder autoritario, populista y de izquierda, de la mano de Andrés López Obrador, que figura como favorito para la presidencia. Y por otro lado, Colombia, que el triunfo del diálogo mediado por Cuba y el Vaticano, tal como ocurrió en El Salvador con la mediación cubana, parece que logró la inserción impune de los jerarcas de las FARC, involucrados en narcotráfico, esclavitud, violaciones, secuestro, atentados, entre otras atrocidades, en la política colombiana, sumándole la gran y peligrosa alianza de izquierda que se acaba de menguar que incluye a Claudia López, Piedad Córdoba, Jorge Enrique Robledo, Antonio Navarro y exacalde Gustavo Petro, estos dos últimos, guerrilleros del grupo M19 y que no se arrepienten de sus actos.

Latinoamérica necesita con urgencia replantearse, no basta solo con tener líderes que quieran hacer las cosas distintas a sus predecesores populistas de izquierda y que ignoren el componente de las ideas, o peor aún, que ignoren las situaciones de sus países vecinos, teniendo en cuenta que en este continente siempre ha sido un efecto dominó, recordando la frase popular que reza ¨cuando las barbas de tu vecino se queman, pon las tuyas en remojo¨; y esto es un hecho más que demostrado cuando del sur de la América se habla.

El giro del timón hacia la centroderecha, se muestra como una luz al final del túnel, es el momento de que los países que han votado por nuevos líderes, que representan un cambio verdadero, se reúnan para discutir el futuro de América, creando una antítesis al Foro de São Paulo, que tanta miseria ha traído a nuestro continente, y la continuará trayendo, hasta que las naciones latinoamericanas no le pongan freno a esa idea delirante y totalitaria de un infame dictador muerto.


Author profile
Autor at Inst. Mises Colombia

Es teórico liberal y politólogo egresado de la Universidad Rafael Urdaneta, Venezuela. Actualmente se desempeña como asesor político y parlamentario.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas