Reapertura de colegios en Dinamarca no empeoró casos de Covid-19

0
117

Los datos, que emergieron como nueva evidencia, sugieren que el coronavirus se puede estar debilitando, encajando con lo que han observado otros epidemiólogos de talla mundial.

Un nuevo reporte de Reuters dice que los datos muestran que las reaperturas de escuelas en Dinamarca no condujeron a un aumento en la diseminación del COVID-19.

“Enviar de regreso a los niños a las escuelas y centros de cuido infantil en Dinamarca, el primer país en Europa que lo hace, no condujo a un aumento en las infecciones de coronavirus, según datos oficiales, confirmando así hallazgos similares del jueves en Finlandia.

Al buscar las naciones alrededor del mundo terminar con las cuarentenas restrictivas para frenar la diseminación del COVID-19, muchos manifestaron su preocupación de que reabrir las escuelas pudiera resultar en un aumento en los casos de coronavirus. Eso no pasó en Dinamarca.”

Hallazgos similares se reportaron desde Finlandia.

Los resultados parecerían apoyar evidencia nueva, que sugiere que cerrar las escuelas es una forma ineficaz de moderar la diseminación del COVID-19, y que en la realidad puede aumentar las muertes.

Como se indicara la semana pasada, la revista orientada hacia la izquierda Mother Jones, salió en defensa del senador Rand Paul, quien fuera criticado por cuestionar al Dr. Anthony Fauci acerca de la política nacional, de estimular que las escuelas cerraran para mitigar la diseminación del COVID-19.

El escritor Kevin Drum indicó que una abundante investigación apoya la afirmación de la posición de Paul, de que cerrar las escuelas es una manera pobre de contener la expansión del COVID-19.

“[La] mejor evidencia que tenemos parece sugerir que los cierres escolares tienen un efecto bastante mínimo al imponerse, y un efecto de cero o, tal vez, hasta negativo, cuando usted toma en cuenta el incremento en las muertes por COVID-19 que aquellos ocasionan indirectamente,” escribió Drum, bloguero de larga data en The Washington Monthly, quien citó cinco estudios académicos.

Los datos, que emergieron como nueva evidencia sugieren que el coronavirus puede estarse debilitando, encajando con lo que han observado otros epidemiólogos de talla mundial.

“Sentimos más y más confianza acerca de [no] cerrar las escuelas,” le dijo en mayo Anders Tegnell, el principal experto sueco en enfermedades infecciosas, al anfitrión de la televisión Trevor Noah. “No es algo que realmente va a ser efectivo para este tipo de enfermedad. Las escuelas no parecen ser un motor fuerte de esta epidemia.”

Quedemos claros, las escuelas tienen muchos problemas. Durante esta pandemia, muchos padres han descubierto una apreciación recién encontrado por la educación en el hogar y otras alternativas escolares. Decenas de millones de niños que nunca antes habían experimentado con la educación en el hogar, ahora están haciéndolo por primera vez, y, como resultado, muy posiblemente aprendiendo más.

La implicación más amplia de la investigación no es que la educación obligatoria sea buena, que sean justas las leyes de ausencias injustificadas a la escuela o, inclusive, que las escuelas públicas deberían reabrir, sino que a los niños debería permitírseles que se reúnan ̶ ya sea en escuelas, grupos de educación en los hogares, campamentos de veraneo, parques, bibliotecas o museos.

Cualesquiera los pros y los contras del modelo de educación en escuelas, el desarrollo sano del niño requiere del aprendizaje social, que es mucho más difícil de lograr con el distanciamiento social.


Traducción por Jorge Corrales.

+ posts

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas