¿Qué hay detrás del impuesto a Airbnb, Spotify y Netflix en México?

0
57

Desde hace algunas semanas ha surgido la preocupación de algunos usuarios de estas plataformas digitales por el posible aumento del precio de estos servicios, ya que en la presentación del paquete económico para el 2020 una de sus estrategias para una mayor recaudación fue el tratar de poder gravar a este tipo de empresas que ofrecen estos servicios digitales con el impuesto al valor agregado (IVA).

Estas empresas no habían sido gravadas anteriormente porque según el secretario de Hacienda Arturo Herrera la estructura tributaria en México “está asociada a los bienes tangibles” donde para algunos el impuesto debe pagarse en donde es la matriz (el caso de Estados Unidos) y para otros debe pagarse donde se efectúa el consumo (el caso de México).

Este impuesto entrará en vigor a partir de abril de 2020, además del posible IEPS de 3% a estos servicios.

¿Quién terminara pagando este impuesto?

La realidad es que por el tipo de mercados son aún muy reducidos en competencia por lo que resultan con características monopólicas, en el cual independientemente de existir competencia, la gente opta por el mismo vendedor y este acapara casi el total del mercado. Tal como es el caso de Spotify el cual tiene más del 90% del mercado, aun teniendo competencia como Apple Music, Deezer y Tidal, al estar gravadas con un impuesto la empresa al saber que aun así no bajará su demanda, sube sus precios en la misma medida que el impuesto, haciendo que el que termine pagando esto sea el consumidor.

No hay manera de que el fisco pueda hacer que el que verdaderamente pague el impuesto sea la empresa y no el consumidor, ya que eso sólo lo define el mercado.

¿Es justo este impuesto?

Hay dos posturas para ver si es justo este impuesto o no lo es:

El primero es que para los consumidores y las empresas digitales evidentemente no lo es. Empezando por los consumidores que en última instancia serán los que resentirán la subida de los precios y para las plataformas digitales tampoco, ya que verán reducidas sus ventas.

Todos están obligados a contribuir con el gasto público, es decir a pagar impuestos, tanto como las familias como las mismas empresas, y el que todas las demás empresas contribuyan con impuestos y estas empresas digitales no, resulta inequitativo, entonces desde este punto sería injusto tanto para hacienda como para los que sí pagan impuestos.

El sí es buena o mala esta política ya dependerá de la postura de cada quien.

 

Alejandro Díaz

Author profile

Economista, Corresponsal de The Mises Report en México.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas