John Alejandro Bermeo diciembre 5, 2018

[ A+ ] /[ A- ]

Se le llama capitalismo de amiguetes, capitalismo capturado, capitalismo de compinches, capitalismo de amigos, capitalismo de compadres, capitalismo clientelar, capitalismo clientelista, capitalismo para pocos, capitalismo sucio y un largo etcétera.

Todas estas palabras se usan para describir el concepto anglosajón de cronycapitalism.

¿Qué es el crony capitalism?

Cronysm, hace referencia a la práctica de personas poderosas, particularmente políticos, de asignar puestos de trabajo o realizar favores en beneficio de los amigos con independencia de sus cualificaciones profesionales. Lo que aquí llamaríamos como una forma de amiguismo e incluso muchas veces, nepotismo.

Extendiendo el significado al capitalismo específicamente, nos encontraremos con políticos que realizan favores en beneficio de empresas privilegiadas amigas, cuando no, de hecho, como ocurre en Latinoamérica, los mismos políticos y familiares cercanos son los dueños de dichas empresas. De esta manera estas compañías reciben subsidios e incentivos, legislación favorable que los blinda contra toda competencia, imponen aranceles a la competencia, y, en suma, extraen rentas a todo el pueblo.

Esta práctica económica corrupta, clientelista, ha sido el trampolín político de la izquierda como también es una de las principales razones de un rechazo casi fóbico en los jóvenes hacia el mercado. Políticos corruptos aliados con elites empresariales generan el ambiente perfecto para la llegada de algo mucho peor, el socialismo.

Pero continuemos.

Estas compañías como el gremio o el lobby de la educación, el arroz, o la leche, viven a costillas del pueblo. Mientras que normalmente en un sistema capitalista de libre mercado, bajo un capitalismo auténtico, una compañía debe ofrecer los mejores bienes y servicios para atraer consumidores y obtener ganancias, en otras palabras, de forma voluntaria, intercambiando valor por valor, satisfaciendo al consumidor. En el sistema actual donde muchos no son capitalistas de verdad sino de compinches, en el que no tenemos empresarios sino empresaurios, estas compañías gracias al poder político obtienen ganancias y beneficios a expensas de todos, en total detrimento de los consumidores y competidores limpios, ellos no tienen que preocuparse por ofrecer los mejores bienes y servicios, ellos no tienen que preocuparse por satisfacer al consumidor, ellos solo deben satisfacer a las elites del poder.

Mientras más intervenida y regulada se encuentre una economía, mayor es el caldo de cultivo para que se dé la corrupción del capitalismo clientelista. En algunos casos los políticos son los patrones y los empresarios sus empleados pero por lo general, estos empresarios burócratas son los patrones y los políticos sus subordinados, pues los empresarios son los que financian sus campañas políticas y ponen los votos, en consecuencia, como en el caso de Odebrecht, los políticos deben defender sus intereses y regresar el favor, bien sea dando contratos a estas compañías, subsidiarlos, etc, lo mismo vale para el lobby cafetero, de maestros o cualquiera que haya contribuido a campañas políticas.

Características y consecuencias del Cronycapitalism

  1. Genera una desigualdad injusta, pues no te haces rico satisfaciendo al consumidor, ofreciendo algo que este voluntariamente paga, como la riqueza lograda por Cristiano Ronaldo, sino, la riqueza es obtenida mediante la fuerza, el robo y el fraude. Los gobiernos confiscan la riqueza de los ciudadanos para financiar a grupos privilegiados, dicho de otro modo, no es el consumidor quien decide con su dinero quien se hace rico y pobre comprando o absteniéndose de comprar, son los políticos los que deciden con el dinero ajeno quien se hace rico y quien se hace pobre. Sería como si Cristiano Ronaldo fuera un mal jugador, a nadie le gustara el futbol, y nos obligaran a pagar por verlo jugar.

 

  1. Debilita el mercado y la creencia de las instituciones, pues como podemos notar los incentivos no se deben dirigir a ofrecer buenos bienes y servicios para que el consumidor compre, sino se dirigen a influir en el gobierno para obtener ventajas injustas, subsidios, deducciones fiscales, etc. A largo plazo, la tentación puede incluso con los empresarios honestos que ahora deben pasar por los pasillos del gobierno para que sus empresas puedan sobrevivir.

 

  1. Corolario a lo anterior, las reglas de juego se alteran para beneficiarse directamente, e indirectamente regulando nuevas empresas y evitando la innovación. Son en ultima instancia, las pequeñas y medianas empresas las que quedan excluidas del poder, quebrando, y los consumidores, pagando precios altos por productos de pésima calidad.

 

  1. Todos somos perdedores menos los capitalistas clientelistas. Con impuestos los financiamos forzosamente y ningún empresario puede competir contra ellos.

 

  1. Finalmente, el mercado se estanca, no hay competencia, no hay innovación y disminuye la creación de la riqueza y de movilidad social por una elite político empresarial en el poder.

Este no es el auténtico capitalismo de los defensores del libre mercado.

¿Cómo lo solucionarlo? Si queremos una economía sana y floreciente necesitamos urgentemente expulsar al Estado de la economía, necesitamos la separación del estado y de la economía, porque es debido a ese poder político sobre la economía que estos funcionarios pueden ofrecer favores a estas compañías ineficientes, con productos pésimos y excesivos precios que en un mercado libre no podrían sostenerse. Limitar el estado es restringir sus oportunidades de corrupción.

Luchemos por un capitalismo para todos.

Director at Inst. Mises Colombia

Es el Director de The Mises Report y el anfitrión del podcast de the Libercast's show.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas