Dejemos de llamar “Monopolios” a los privilegios estatales

1
168

Una de las definiciones para monopolio es (en palabras de David Friedman), que este puede ser creado por la interferencia del Estado en la Economía, a ese tipo de interferencia le llama “Monopolio Estatal”. Para Rothbard, un monopolio también es un privilegio estatal  y punto.

Si embargo, los monopolios que nacen naturalmente no son malos, sino que son deseables ya que la eficiencia de una compañía crece paulatinamente a medida que crece su tamaño hasta alcanzar un equilibrio óptimo, y luego disminuye. El único problema del monopolio natural en una sociedad laissez-faire, es que este sigue teniendo la dificultad de evitar que nuevas empresas se sientan atraídas a la industria por los altos precios y los consiguientes grandes beneficios.

No confundamos más al pobre colombiano

Debido a todos estos motivos, los monopolios naturales (aunque a veces existen en sistemas de instituciones del laissez-faire) no interfieren seriamente en el funcionamiento del mercado. Sin embargo, los métodos que el gobierno utiliza para controlar estos fenómenos hacen el daño que supuestamente buscan prevenir. Es ahí cuando debemos dejar un lado el rótulo de “monopolio estatal” y comenzarlos a llamar por lo que realmente son: PRIVILEGIOS ESTATALES.

Con esta distinción, no caeremos en la trampa de dar a entender que TODOS los monopolios SON MALOS, perjudicando aún más el debate económico con las personas no instruidas. Debemos distanciar el uso de la palabra “monopolio” cuando hablamos de privilegios estatales, ya que su significado lingüístico es muy amplio y se presta para confusiones en el ya revuelto léxico económico de las masas.

Rothbard, Friedman y otros economistas han contribuido bastante al pensamiento económico, sin embargo debieron aclarar el uso y el contexto en el que debíamos usar estos términos para no entorpecer nuestras explicaciones.

Privilegios estatales son privilegios estatales y monopolios solo son situaciones de mercado laissez-faire.

+ posts

Vladimir Gutiérrez Fernández, es Economista de la universidad Santo Tomás de la ciudad de Bucaramanga, especialista en Gerencia de Exportaciones, diplomado en Mercado de Capitales, certificado como Auditor de Calidad, actualmente se desempeña como emprendedor y es docente en la universidad UNICIENCIA de la misma ciudad.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas