Raul Estudillo febrero 6, 2019

[ A+ ] /[ A- ]

El primer caza de quinta generación de China está teniendo un gran problema. “Los nuevos cazas furtivos J-20 y J-31 de China no pueden hacer un super-cruise, ni volar a velocidades supersónicas como sus rivales más cercanos, los cazas furtivos F-22 y F-35 de Lockheed Martin, sin usar dispositivos de poscombustión”.

Como Dave Majumdar mencionó anteriormente, China declaró recientemente que su caza J-20 había alcanzado su capacidad operativa inicial. “El último caza furtivo J-20 de China ha sido comisionado en el servicio de combate de la fuerza aérea”, dijo el 9 de febrero el Ministerio de Defensa de China. Los analistas chinos señalaron que el logro del país rompió el dominio occidental sobre los cazas furtivos. “El J-20 también cambiará la historia de la fuerza aérea en la región de Asia-Pacífico. En el pasado, solo EE. UU. y sus aliados como Japón eran capaces de armar aviones de combate furtivos. Pero ahora, su monopolio en esta región ha sido roto por el J-20 de China”, Song Zongping, un experto militar, fue citado por los medios oficiales.

China ciertamente ha presentado al J-20 como un competidor de los cazas de quinta generación de los Estados Unidos, el F-22 y el F-35. Pero un nuevo informe arroja dudas sobre esas afirmaciones. Específicamente, el South China Morning Post (SCMP), con sede en Hong Kong, informó que “China lanzó su primer caza furtivo avanzado al servicio antes de lo programado el año pasado, utilizando motores provisionales, ante los crecientes desafíos de seguridad en la región”. Según SCMP, eso “significa que sus capacidades serán severamente limitadas, afectando su maniobrabilidad y eficiencia de combustible, así como su sigilo a velocidades supersónicas”.

 

La crónica señala que los J-20 estaban inicialmente programados para ser impulsados ​​por un motor W-15 especialmente diseñado. Sin embargo, durante las pruebas en 2015, el motor W-15 explotó. Aunque nadie resultó herido en la explosión, los ingenieros chinos no han podido reparar el motor. Una fuente le dijo al periódico de Hong Kong que “las razones por las que sucedió fueron complicadas, una de ellas fue el control de calidad de sus aspas de turbina de monocristal, el componente clave para un motor turbofan tan poderoso”. Más concretamente, las aspas de turbina de monocristal del motor W-15 no han podido manejar las altas temperaturas y la maniobrabilidad del J-20.

Un motor que pueda manejar estas funciones es esencial para los cazas de quinta generación. Como se señala en el artículo, los motores como el Pratt & Whitney F119 del F-22 permiten que los cazas alcancen velocidades supersónicas sin usar dispositivos de poscombustión, lo que les permite mantener su sigilo. Sin un motor como este, el J-20 de Beijing carecería de sigilo mientras viaje a velocidades supersónicas.

 

El problema no parece que se resolverá en un futuro próximo. Una segunda fuente militar china afirmó a SCMP: “Los técnicos chinos pueden producir aspas de turbina de monocristal de calidad de vanguardia cuando se concentran en un único elemento específico. Pero aún no han logrado convertir la tecnología avanzada en un producto estándar para la producción en masa. Es un problema de cuello de botella que necesita más tiempo para superar después de innumerables experimentos y pruebas, basadas en experiencias occidentales”.

 

Por el momento, entonces, los nuevos J-20 listos para el combate de China están utilizando motores WS-10B. Según SCMP, el WS-10B es una versión modificada del motor WS-10 Taihang, que fue construido para impulsar a los cazas J-10 y J-11 de China. Esos cazas están etiquetados como aeronaves de cuarta generaciónLa relación de empuje a peso del WS-10B no es capaz de impulsar el J-20 a velocidades supersónicas sin el uso de dispositivos de poscombustión.

Esta no es la primera vez que el J-20 requiere motores nuevos. Inicialmente, China había usado dos motores rusos AL-31 para impulsar los cazas J-20. Estos motores son incluso menos capaces que los WS-10B que China produce a nivel nacional. Pekín ha presionado a Moscú para que le venda motores más avanzados, pero Rusia se ha negado debido a la preocupación de que China los modifique, como ha hecho con otros sistemas militares.

 

La negativa de Rusia llevó a China a comenzar a invertir fuertemente en motores fabricados en el país. De hecho, los “miembros del ejército” le dijeron al South China Morning Post que Beijing gastó alrededor de $ 23.7 mil millones entre 2010 y 2015 para desarrollar motores aeroespaciales más modernos. Los medios estatales chinos han presumido previamente que estos esfuerzos dieron sus frutos. China Central Television afirmó el año pasado que los motores W-15 tenían un rendimiento similar al del Pratt & Whitney F119. Evidentemente, ese no es el caso.

 

El artículo del South China Morning Post no fue una completa sorpresa. Un artículo de Reuters de enero de 2016 señaló que China estaba luchando para fabricar motores para sus cazas de quinta generación. “Los fabricantes chinos de motores enfrentan una multitud de problemas”, dijo Michael Raska, profesor asistente de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de Singapur, según el artículo. “Entre los problemas”, señaló Reuters, “los cazas furtivos J-20 y J-31 de China no pueden hacer un super-cruise, o volar a velocidades supersónicas como sus rivales más cercanos, los cazas furtivos F-22 y F-35 de Lockheed Martin, sin usar dispositivos de poscombustión”.

Sin embargo, es casi seguro que China finalmente supere sus problemas en la construcción de motores aeroespaciales sofisticados. El artículo de Reuters dijo que algunas fuentes afirmaron que Beijing estaba contratando ingenieros extranjeros y oficiales de la fuerza aérea para ayudar en la producción, aunque Reuters dijo que no podía confirmar de manera independiente esas afirmaciones. Y, una empresa consultora aeroespacial con sede en Shanghai, Galleon group, estima que China invertirá alrededor de $ 300 mil millones en las próximas dos décadas para desarrollar motores de aeronaves civiles y militares.

Por el momento, sin embargo, los cazas chinos no están al mismo nivel que sus homólogos estadounidenses.

Corresponsal de The Mises Report en México.

1 pensamiento a “¿Por qué el nuevo caza chino no es rival para los cazas estadounidenses?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas