Raul Estudillo febrero 8, 2019

[ A+ ] /[ A- ]

La prensa progre de España dice que la bajada de impuestos que propone Vox es una solución simplona a un problema complejo. Eso mismo decían de Trump y gracias a su rebaja fiscal, EEUU roza el pleno empleo. Pero el establishment teme perder los privilegios si hay un tijeretazo del gasto político y el dinero acaba… en el bolsillo del contribuyente.

Más sociedad, menos Estado; y el dinero, en el bolsillo del contribuyente. Ni una sóla formación política defiende estos preceptos de la Biblia liberal. Ninguno hasta ahora, en que ha aparecido en escena un partido al que algunos tildan de “fascista”, señal de que no se han leído su programa o de que les interesa ocultarlo.

El PP de Rajoy desalojó del poder a Zapatero, con esas mismas promesas económicas, pero lo primero que hizo fue subir los impuestos. “No había otro remedio” se excusó. Y eso mismo ¿no lo sabía antes de llegar a la Moncloa? Pero en lugar de suprimir duplicidades, reducir el déficit público mediante la vía  exclusiva de la reducción del gasto público y privatizar o cerrar empresas, el líder del PP optó por arrear un tajo a la clase media.

 

Vox le deja ahora en evidencia al proponer un adelgazamiento del Estado, reducción del gasto público, y menos impuestos. Lo explica en sus cien medidas, ésas que la agenda mediática se esmera en tapar, no vaya a ser que alguien las lea y se entere.

Nos pasamos siete meses anuales de nuestra vida trabajando para pagar impuestos. Y lo ha desgranado el dirigente de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, coautor del programa económico, en una entrevista en Ok Diario, titulada “El estado está para servirnos, no al revés”

Propone, en primer lugar, hacer una revisión de todas las cargas fiscales, bien para suprimirlas, como en el caso del impuesto de sucesiones, de patrimonio o de donaciones, en toda España. O bien para bajarlas, como el IRPF, porque “quien mejor administra su dinero es el propio español”… “Impuestos, los justos” agrega.

Lo que no puede ser es que dediquemos 177 días al año a pagar impuestos; esto es casi siete meses anuales de nuestra vida, a pagar el coste del IRPF, IVA, cotizaciones sociales o el impacto de otras cargas como el IBI o Patrimonio, según el cálculo que hace la Fundación Civismo.

El impacto que tienen el IRPF y las cotizaciones sociales -costeadas tanto por el empleado como por el empleador- se sitúaentre las más altas de los países desarrollados, según un informe de la OCDE.

 

En segundo lugar, el dirigente de Vox explica cómo aliviar la presión fiscal sin generar déficit. Con un plan de reducción de entes públicos, sociedades públicas, y la centralización de las ciudades y de las Autonomías. Sostiene Espinosa de los Monteros que todo ello se traducirá en un impacto en la reducción de gasto público, e incluso en la generación de Producto Interior Bruto (PIB).

“No se trata de que haya menos enfermeras, menos bomberos o menos policías” afirma, sino de que se reduzca el gasto político y de que el Estado deje de ser una losa y se convierta en “un elemento de competitividad”. De forma que se genere más actividad y más empleo, y una mayor recaudación fiscal aunque los tipos sean menores.

 

¿No son éstas las cuentas que haría un padre o madre de familia para equilibrar ingresos, gastos y evitar despilfarros?

¿Es lo que propone Vox extremista, facha… o es de puro sentido común? ¿Son recetas ultraliberales o no son más que las cuentas que haría un padre o madre de familia para equilibrar ingresos y gastos, evitar despilfarros y llegar a fin de mes?

Al final, la libertad no se mide por proclamas retóricas o declaraciones bonitas sino en términos de dinero. O, mejor dicho, en la rendición de cuentas que le exigimos al Estado para ver cómo y en qué gasta nuestro dinero.

Lo dejó muy claro Margaret Thatcher: “Si el Estado quiere gastar más, solo lo puede hacer pidiendo prestado de tus ahorros o cobrándote más impuestos. No es bueno pensar que algún día vendrá otro a pagar. Ese otro eres tú. No existe tal cosa como el dinero público. Solo existe el dinero de los contribuyentes”.

Corresponsal de The Mises Report en México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas