Plan para rescatar a Pemex: Decepcionante

2
292

El pasado viernes 15 de febrero, el gobierno federal presentó su plan de fortalecimiento de Petróleos Mexicanos (Pemex), en el cual se describe una serie de medidas para contrarrestar el problema financiero de la petrolera el cual consiste en apoyos de un total de 107 mil millones de pesos, repartido en diversos rubros entre ellos: capitalización por 25 mil millones de pesos, 35 mil millones de pesos en monetización de pagarés de pasivo laboral (pago de obligaciones por pensiones), 15 mil millones de pesos en reducción de la carga fiscal y 32 mil millones de pesos esperados por el combate al robo de combustible (huachicoleo).

Cabe destacar que este apoyo convertido en dolares es un aproximado de 5,200 millones de dolares y la deuda total de Pemex es de 107 mil millones de dolares, lo cual este apoyo sólo representa el 5% del total aproximadamente.

Respuesta de los mercados.

A esto casi de forma inmediata la calificadora de riesgo Fitch que hace apenas tres semanas redujo la calificación crediticia de la petrolera respondió que las medidas son insuficientes y recalcó que la calificación permanecerá en CCC. CitiBanamex considera que es el segundo strike y que el gobierno no tiene el diagnostico adecuado, por su parte J.P. Morgan uno de los bancos más importantes a nivel mundial catalogó estas medidas como decepcionantes e irrisorias.

En general bancos y calificadoras mostraron su desacuerdo con estas medidas ya que solo resultan un paliativo temporal y no una verdadera solución estructural al problema. Los mercados esperaban un apoyo de al menos 300 mil millones de pesos, cifra que según CitiBanamex podría haber sido un buen inicio y suficiente para comenzar un rescate con el pie derecho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué es lo que debe hacer el gobierno?

Recordemos que el problema de Pemex se puede desglosar en dos partes, la primera es la deuda  excesiva y se encuentra como la petrolera mas endeudada del mundo, y la segunda es que la empresa es muy ineficiente y poco productiva, esto debido al atraso tecnológico y la poca re inversión de utilidades, en parte por la carga fiscal excesiva y por la holgura personal sindicalizado con grandes sueldos y prestaciones.

El gobierno debe enfocarse en resolver estos dos problemas antes mencionados primeramente con un buen plan de negocio que hasta el momento no lo han presentado, en el cual se base primordialmente en el flujo de constante de efectivo como podría ser enfocarse en la exploración y producción de aguas someras (profundidad de menos de 30 metros)  y no aguas profundas, ya que estás últimas se requiere una inversión mas considerable.

Buscar alianzas estratégicas con la inversión privada mediante contratos de utilidades compartidas (farmouts), recordemos que esto fue algo que se comenzó por primera vez con la reforma energética mediante rondas de licitaciones públicas y el presidente prometió echar atrás, cosa que al parecer se buscará retomar tras los problemas de Pemex. Ventaja de esto es que la empresa comparte riesgos con quien contrata y puede aumentar su capacidad productiva.

Riesgo sustancial.

Los riesgos de esta mala decisión técnica o la importancia que el gobierno le esta dando a este problema, es que se esta en riesgo de perder el grado de inversión soberano que es la segunda mejor economía calificada de latinoamerica despues de Chile, y el problema de Pemex estaría contagiando al país, lo que podría llevar a diversos problemas económicos y sociales.

La necesidad imperante de un apoyo mucho más fuerte a Pemex de parte del gobierno ya sea por una inyección de capital o una reducción de la carga fiscal más considerables podría llevar a no poder cumplir con la meta de un equilibrio en las finanzas públicas, recordando que el gobierno no sólo prometió no endeudarse más si no tener un superavit primario (un remanente antes del pago de impuestos) del 1% del PIB, cosas que podrían verse incumplidas si no se toman las medidas necesarias. Una reducción en el gasto público generaría un ínfimo crecimiento de menos del 2%.

 

Twitter: Alejandro Díaz

 

 

 

 

 

 

 

 

+ posts

Economista, Corresponsal de The Mises Report en México.

2 comments

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas