Alex Ocampo junio 14, 2018
Petro, peinadas y gracias por fumar

[ A+ ] /[ A- ]

Petro, peinadas y gracias por fumar

 

Hace varios años en mi época de izquierdista, recuerdo que vi una película que me encantó “Gracias por fumar” fue una experiencia única, a pesar de que en ese momento un ser como él, merecía todo mi odio, por el contrario logro mi simpatía y agrado, pero no fui el único otros amigos también de tendencias izquierdistas pensaban lo mismo del personaje.

Para entender un poco mejor entre las famosas peinadas de Petro y el film del que les estoy hablando les haré un breve resumen sin hacerles spoilers.

Nick Naylor es el representante de relaciones públicas de las industrias tabacaleras, quien usa el poder de su oratoria para evitar que el congreso ponga una pegatina en las cajetillas de cigarrillo, mientras lo hace, debe resolver sus problemas personales con su gran habilidad con la palabra. El protagonista logra siempre salir triunfante en cualquier debate, sea para defender las tabacaleras, como a sus asuntos personales, no hay situación desfavorable de la que no salga con su demagogia, es capaz de defender lo indefendible, como las consecuencias negativas de fumar.

Es por todo lo anterior que nos vuelve en fans de Nick: su manipulación de la palabra y de poner las situaciones adversas de su lado tan solo con su labia hace que se gane nuestro corazón. Es bastante inteligente y astuto, además que tiene todo un compendio de frases geniales como las siguientes:

Mejores frases de Nick:

  • A mí me pagan por hablar. No soy doctor ni abogado. Tengo una licenciatura en acabar con cualquier rival. ¿Conocen al galán que puede seducir a todas? Ese soy yo, pero a lo bestia.
  • -¿Si termino este ensayo en una hora, podemos no dormir esta noche? -Eso es negociar, no discutir.
  • No escondas la verdad, sólo fíltrala.
  • “Esa es la belleza de la discusión. Si discutes bien, nunca estás equivocado”.

Un par de diálogos entre el protagonista y el hijo:

-Este viaje puede ser muy instructivo y puedo conocer más a mi padre. Pero si me necesitas usar para canalizar tu frustración, contra el hombre al que ya no amas, lo entenderé.
-¿Cómo la convenciste?
-Fue una discusión, no una negociación.

 

-Yo nunca me equivoco.
-No siempre puedes acertar.
-Si tu trabajo es estar bien, nunca estás mal.
-¿Y qué tal si sí?
-Digamos que tú defiendes el helado de chocolate, yo, el de vainilla. Si yo digo que vainilla es el mejor sabor de helado, tú dices…
-No, es chocolate.
-Exacto. Pero no puedes ganar esa discusión. Entonces yo pregunto: ¿El chocolate es un sabor insuperable?
-Es el mejor. Yo no pediría otro.
-¿Tú sólo quieres de chocolate?
-Es el único que necesito.
-Pues yo necesito más que chocolate y más que vainilla. Necesitamos libre albedrío en cuestión de helados. Esa es la definición de libertad.
-No estamos hablando de eso.
-Yo sí estoy hablando de eso.
-Pero no probaste que vainilla es mejor.
-Probé que tú estabas equivocado, así que yo tengo razón.
-Pero no me convenciste.
-Pero tú no me interesas. Me interesan ellos. (SEÑALA A LAS PERSONAS ALREDEDOR)

El poder de la oratoria en política

No los voy a saturar más con sus diálogos y frases, no quiero arruinarles lo mejor de la película, la cual les recomiendo ver inmediatamente si no lo han hecho. De no haberla visto con lo leído anteriormente se pueden dar una idea del protagonista. Como podemos ver él no negocia, él discute y él nunca pierde una discusión, así sus fines no sean buenos. El poder de la palabra y la manipulación han sido los medios de muchos políticos para llegar al poder y ejercer su tiranía. Uno de los mejores oradores en política fue Hitler y ya vimos en que termino todo: en la guerra más cruenta que ha tenido la humanidad.

No me tomen a mal y crean que mi propósito es comparar a Petro con Hitler. Mi objetivo es mostrar que aunque alguien tenga un buen uso de la palabra y sepa siempre salir victorioso de las discusiones como Nick en la película, no es porque tenga razón, ni porque defienda lo correcto.

Petro y sus peinadas

El candidato por la Colombia Humana ha mostrado ser un gran orador en los debates, al igual que Nick, él no va a negociar, él va a discutir y ganar. La habilidad del ex alcalde de Bogotá con la palabra supera por mucho a sus rivales, en este caso solamente le queda Duque quien ha sido muy torpe en los debates con él, razón por la cual le ha huido a ellos en la segunda vuelta.

Duque puede tener mejores argumentos que Petro, pero evidentemente la demagogia del Ex alcalde es de un nivel muy alto, llevando siempre el ritmo de los debates y la batuta del mismo, por lo que se ha comido muy fácilmente al candidato del Centro Democrático y a los periodistas que lo han entrevistado. Situación que me recuerda mucho a la del Pablo Iglesias cuando estuve viviendo en España. Tanto Petro como Iglesias tienen muchas similitudes en su magistral uso de la palabra.

Pablo Iglesias es el Petro español

A pesar de que el español es mucho más joven, es el que le ha mostrado el camino al colombiano. Pablo Iglesias, quien es uno de los fundadores del partido político neo comunista (pero que niegan serlo a pesar de que sus fundadores han sido abiertamente comunistas) Podemos, se hizo un renombre en los medios de comunicación peinando a todo el que se le pusiera en frente, salvo unas pocas excepciones una cuando estaba empezando ante un historiador (Fernando Paz) y un periodista (Federico Jiménez Losantos ).

Como dije anteriormente el líder de podemos se convirtió en una estrella debatiendo al igual que el candidato de la Colombia Humana, se lo peleaban en los principales canales por tenerlo, sus discurso emotivo, su sagacidad y oratoria lo convirtieron en un Nick de carne y hueso, y lo mejor de todo que defendía fines nobles, al igual que los que defiende Petro, sin embargo los dos tienen el mismo problema, los medios a emplear para hacerlo que son muy similares, darle más poder al estado, elevar el gasto público y hacer todo tipo de piruetas económicas sin detenerse mucho en las consecuencias negativas.

Daniel Lacalle al rescate

Pablo Iglesias se convirtió en el rey de las tertulia,  hasta el día que se vio enfrentado a un economista de peso pesado, Daniel Lacalle. Quién le dio una peinada monumental al que parecía intocable. Por desgracia en Colombia no contamos con un economista de ese talante para que Petro no pueda usar sus habilidades demagógicas a lo Nick y quede expuesto su programa económico a lo que es: una lista de promesas infinanciables y medidas económicas contraproducentes. Pero para fortuna de muchos Lacalle escribió un artículo sobre el programa del Ex alcalde.  

 

Traigo a colación esta película debido a que hace poco un amigo que votará por Petro (como casi todos mis amigos) me decía que él era muy bueno debatiendo y por eso votaba por él, por las peinadas que da. Entonces le recordé precisamente este film. No todo el que gana discusiones siempre tiene la razón o buenos fines. En el caso de Petro le daré el beneficio de la duda y consideraré que sus fines son nobles y quiere lo mejor para Colombia, pero los medios que propone para lograrlo solo conseguirán el efecto contrario, amentar la miseria y la pobreza del país.

El criterio para votar por Petro no debe ser su oratoria ni como peina a sus rivales en debates, debe ser su plan de gobierno. Acaso amigo Petrista ¿usted votaría por Duque si él fuera el que peinara? Le puedo asegurar casi con total seguridad que no.

Es un liberal que fue de derecha y luego de izquierda, finalmente se toparía con el camino libertario. Aunque es ingeniero de profesión, es profundamente estudioso de la economía austríaca y política actual.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas