Alejandro Diaz febrero 4, 2019

[ A+ ] /[ A- ]

Calificación a la baja.

El pasado martes 29 de enero la agencia calificadora Fitch Ratings una de las tres calificadoras más importantes a nivel mundial, publicó una reducción en la calificación crediticia de Pemex en dos peldaños de BBB+ a BBB-, lo cual representa la peor calificación desde que la empresa es calificada (año 2000). Si bien es cierto que las calificadoras perdieron cierta credibilidad en 2008, son de los pocos instrumentos que existe para ver la situación financiera de una empresa o país.

El contexto de Pemex es incierto ya que su deuda financiera asciende aproximadamente a 107 mil millones de dólares, lo que la convierte en la empresa petrolera más endeudada del mundo. Para tener una idea de la dimensión de esta deuda, de cada barril de toda la reserva comprobada es decir todo lo que aun ni siquiera se ha extraído ya están comprometido en deuda aproximadamente 18 dólares por barril (el precio se encuentra alrededor de 54 dolares).

Cabe destacar que el perfil crediticio de Pemex está vinculado al Gobierno mexicano, si se tomara aparte sin este apoyo la calificación sería  de CCC.

Argumento por parte de Fitch.

La reducción de esta calificación en dos peldaños según la calificadora es debido a diversas situaciones que se vienen arrastrando por ya muchos años como es la transferencia continua de fondos de Pemex al gobierno mexicano, ya que estos recursos son una parte significativa de los ingresos públicos, un aumento continuo del endeudamiento y un deterioro notable en la producción.

El gobierno publicó para esto una serie de medidas para apoyar a Pemex como reducir las transferencias al Gobierno y una inyección de capital para usarse en exploración y producción de 25 mil millones de pesos. Sin embargo, esto según Fitch es insuficiente ya que para que Pemex pudiese aumentar su producción se requeriría de una inversión adicional muy importante.

 

Riesgo económico y social.

El problema de esta reducción de calificación es que, al ser evaluado como más propenso de incumplimiento de pago, cada vez sale más caro adquirir deuda o refinanciar la ya existente, al ser así, esta puede convertirse en “impagable”.

De seguir este problema con Pemex este asunto podría tener implicaciones en otros ámbitos, ya que podría verse afectado el suministro de combustibles líquidos por parte de Pemex, esto causaría un impacto social y económico de mucho mayor escala considerando que el año anterior el 70% de este fue importado. De igual manera, podría verse afectada la calificación soberana de México lo cual afectaría en gran medida a las inversiones, entre otras variantes de la economía y finanzas públicas del país.

 

¿Qué se debe hacer?

Uno de los anuncios de las últimas semanas fue la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, una medida para reducir el precio de los combustibles y no para remediar la situación de Pemex.

Lo que el gobierno debe hacer es mejorar la eficiencia de capital, esto significa invertir adecuadamente ese dinero en donde esta el negocio: por cada barril de crudo, Pemex obtiene más de 50 dólares y por refinar un barril, solamente 2 dólares. La recomendación sería serguir importando combustibles en el corto y mediano plazo mientras la situación de la paraestatal se estabiliza y posteriormente pensar en otro tipo de inversiones. La nueva refinería tendría un costo de 14 mil millones de dólares (poco más de un punto del PIB), una inversión sumamente costosa y que no traería beneficios visibles en el corto plazo.

Distinguir entre las cosas urgentes de las importantes es la clave. El gobierno debe tomar las mejores decisiones para revertir esta situación; el problema es delicado, pero aún no crítico.

No debe buscar una autosuficiencia en combustibles cuando resulta más barato comprarlo, las promesas de campaña y la vanagloria personal deben quedar a un lado, quedando siempre el país por delante.

 

Twitter: Alejandro Díaz

Economista, Corresponsal de The Mises Report en México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas