Nueva Zelanda y Sri Lanka: cuando los extremos chocan

0
182

 

Poco más de un mes separa dos tragedias que, a pesar de ser consideradas por muchos como fenómenos opuestos o distintos, poseen en ciertos aspectos más semejanzas que diferencias. El 15 de marzo del presente año, 49 personas murieron en diversas mezquitas de Christchurch (Nueva Zelanda) debido a un ataque terrorista por parte de un individuo con prejuicios anti musulmanes. 37 días después, una serie de atentados terroristas realizados por bombarderos suicidas islamistas le arrebatarían la vida a (actualmente) 359 personas.  

¿En qué se parecen ambos eventos? Lo que a muchos les parece obvio es que solo uno de estos estuvo motivado por cuestiones ideológicas mientras que el otro es un caso aislado. Son este tipo de premisas las que evitan observar con claridad las causas de estos fenómenos. La realidad es que ambos estuvieron motivados por cuestiones ideológicas; ya sean versículos del Corán y los hadices (hadiths) o “teorías” conspiracionistas sobre las “verdaderas” creencias de los musulmanes. Tanto los islamistas como los anti-musulmanes buscan imponer de manera formal o informal leyes que explícitamente violan el principio libertario de la no agresión (NAP). ¿Qué diferencia a un antimusulmán de un “islamófobo”? Como Maajid Nawaz lo explica en su ensayo The word ‘Islamophobia’ and its definition are not fit for purposeel gran problema del término islamofobia es que incluye dentro de su definición tanto críticas al islam como sistema de creencias al igual que prejuicios antimusulmanes 

Resultado de imagen para white muslim
Los prejuicios anti musulmanes más allá de ser creencias irracionales, ya que se componen de distintos ejemplos de la falacia de composición, son creencias peligrosas. Se calcula que entre 7,000 y 8,000 musulmanes perdieron su vida dentro la “limpia étnica” que fue el horrendo suceso del genocidio de Bosnia en 1995. En 2017 seis musulmanes murieron y diecinueve resultaron heridos tras un tiroteo en una mezquita de Quebec. Estos son algunos de los muchos ejemplos de crímenes violentos de odio hacía musulmanes. Semanas antes de la tragedia ocurrida en Nueva Zelanda, Maajid Nawaz fue por segunda vez en su vida víctima de un crimen violento de odio. Si bien existen personas que confunden yihadistas, islamistas, musulmanes conservadores y musulmanes liberales, también hay personas que consideran idénticos los términos árabe y musulmán. Esta es una conducta presente tanto en ciertos grupos de izquierda como de derecha. Los primeros al considerar que es racista cualquier crítica al islam y los segundos al considerar que todos los musulmanes son terroristas. La persona que agredió a Nawaz es un ejemplo de ello por múltiples razones: asumió por sus rasgos étnicos que Nawaz no era británico sino un migrante de Pakistán y, al igual que en otros crímenes de odio, el agresor probablemente relacionó tales características físicas con la posesión de ciertas creencias o práctica de ciertas tradiciones.  

Resultado de imagen para anti muslim assaults pew

Resultado de imagen para bosnian genocide

El islamismo por su parte incluye no solo atentados terroristas sino también la pena de muerte a todo ex-musulmán u homosexual, la existencia de leyes de blasfemia, entre otras acciones. Si bien el Corán posee versículos que promueven la tolerancia religiosa, también posee versículos como Q9:29 que reemplazan versículos anteriores que expresen lo contrario. Esto se debe la doctrina interpretativa del Naskh (abrogation). 

gsi2-chp1-9

Resultado de imagen para death penalty homosexuality

No obstante, si se combate el islamismo mientras se niega la existencia de prejuicios anti-musulmanes muchos considerarán que algunos medios violentos son necesarios. Si se combate la violencia anti-musulmana mientras se niega la existencia de violencia islamista, nuevas organizaciones yihadistas continuarán apareciendo y aumentará la frecuencia de tradiciones islamistas como lo es la mutilación genital femenina. Si se busca eliminar la raíz del problema es necesario identificarlo. En ambos casos es combatir la imposición formal o informal leyes que explícitamente violan el NAP. De no ser así, ambos grupos continuarán alimentándose de las atrocidades del otro, mientras que individuos que creen combatir la “verdadera” causa continuarán negando la existencia de la otra parte del problema. 

+ posts

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas