Alex Ocampo abril 24, 2017

[ A+ ] /[ A- ]

Para nadie es un secreto que la situación en Venezuela está bastante mal, hasta los mayores defensores del gobierno Chavista como Noam Chomsky o Petro en Colombia ya se están bajando de ese tren. Con el pasar de los días cada vez es más difícil defender el régimen de Maduro. Pero para desgracia de la justa causa de los venezolanos que están luchando por derrocarlo, ya salieron en Colombia  a decir que hay manipulación de los medios que se han ensañado contra el gobierno de Maduro, mientras callan los gestos buenos de esté mismo y ocultan la violencia de parte de los opositores. También ya salieron con argumentos ruines como decir que en Colombia pasan cosas peores, que el gobierno también les manda la fuerza pública a los campesinos cuando protestan mientras los medios colombianos no les dan la misma cobertura. Que Uribe también fue un autócrata y nos lo aguantamos y un sin fin de excusas como conspiraciones de los Estados Unidos y los países neoliberales. Las excusas para no condenar la tiranía del régimen que inició Chavez y perpetua ahora Maduro.

Según el principal argumento es que Colombia no puede criticar al gobierno de Venezuela hasta que no solucionemos los de nuestro país. Más absurdo no puede ser, debemos cerrarlos ante el mal que sufre nuestros vecinos. Tan poca empatía tienen, sin ya hablar de doble moral, debido a que muchos de los que defienden a Maduro, al mismo tiempo se rasgan las vestiduras hablando contra Uribe, contra los abusos de la fuerza pública de Colombia o contra los Paramilitares. El abuso de poder es condenable sin importar si lo hacen los de izquierda, centro y derecha. La violencia es condenable venga de donde venga, por desgracia es inevitable que se dé. En el estado de deterioro que está Venezuela es normal que haya violencia de lado y lado, la diferencia es que los que tienen las armas y el poder son el régimen y no los ciudadanos, es una batalla desigual.

En el país es común ver a muchos criticando que estamos obsesionados con Venezuela para no ver los males nacionales. ¿Acaso no podemos ser críticos por igual de la tragedia Venezolana y la mala situación de Colombia? – al parecer para algunos no. Pero esos mismos critican a Estados Unidos y otras potencias del mundo. Son incapaces de ser críticos al mismo tiempo en unos casos pero en otros sí.
bota pisando Ayn Rand

Para mí el caso de Venezuela se merece nuestra mayor atención, incluso por encima de Colombia. En Venezuela no es la primera vez que salen a las calles a poner fin al régimen que lleva casi dos décadas en el poder. En las anteriores los líderes políticos opositores apaciguaron la situación, salvando el pellejo al Gobierno, el cual no ha cumplido sus promesas y ha seguido aferrado al poder imponiendo su voluntad a los cuidamos. Los venezolanos al parecer han aprendido la lección y no se van a dejar engañar de nuevo. En Venezuela los ciudadanos están a punto de tumbar al régimen, a finales del siglo pasado empezaron su largo y tortuoso camino a la servidumbre del que advirtiera F.Hayek  hace más de medio siglo. Por eso estoy más pendiente de Venezuela que de mi país, ellos están en un punto de inflexión, están a punto de recuperar su país de la ruina. Es ahora o nunca como se suele decir. En este punto tan importante y crítico es normal que muchos estemos pendientes.

La segunda rezón por la que en Colombia deberíamos estar pendientes de Venezuela, es porque también afecta a nuestro país. No olvidemos que somos vecinos y somos socios comerciales importantes, entre más pobre sea Venezuela menos productos y servicios podrá comprar a nuestro país, y a su vez ellos tendrán menos que ofrecer al nuestro. También hay que recordar que muchos colombianos aún viven allí, que se fueron hace muchos años formando familias, las cuales no quieren abandonar y se aguantan la terrible situación en del país. Muchos venezolanos han venido a Colombia huyendo de su situación a competir por los salarios paupérrimos de Colombia, sin contar que Colombia es un país pobre y los recursos de los que disponen no son suficientes para ayudarles y ofrecerles suficientes oportunidades laborales. Ellos están ansiosos de volver a su país a reconstruirlo, pero eso no sucederá hasta que el Chavismo caiga.

Mi último argumento para estar con los ojos puestos en Venezuela, es que Colombia no está a salvo de recorrer el camino de servidumbre que Venezuela ha recorrido. En cualquier momento un gobierno de izquierda, derecha o centro nos puede llevar a lo mismo, ellos solamente buscan tener el poder y cuando están allí no lo quieren soltar. No quiero que en un futuro estemos como Venezuela o peor y que nuestros vecinos miren hacia otro lado, yo quiero que si ese día llega, Venezuela sea un país próspero al que podamos huir y nos dé una mano, que no sea cómplice de la tiranía.

Es necesario que Colombia de todo el apoyo que pueda  los ciudadanos que están luchando contra la tiranía de Maduro, por favor dejemos esos delirios de conspiración de que todo es orquestado por Estados Unidos y Europa que quieren apropiarse del petróleo de Venezuela. Recordemos que el mejor cliente de petróleo que tiene Venezuela es precisamente Estados Unidos, el cual paga siempre puntual, si les quisieran hacer daño realmente a Venezuela solamente tendrían que dejarles de comprarles petróleo y privarles de dólares que tanto necesita el régimen de Maduro. También dejen por favor de sacar las escusas de que los medios son unas marionetas del neoliberalismo que quieren sofocar la revolución bolivariana. Es absurdo que los medios de comunicación lo hagan, poco o nada van a ganar si Maduro cae. Para terminar dejen de lavar la cara de las fuerzas públicas de Maduro, si bien es cierto que ellos cumplen ordenes, también lo hicieron los nazis, eso no los exime de culpabilidad, no se dejen engañar por la foto de un policía del régimen cargando una anciana o un perrito, no sean cómplices de la propaganda del régimen que se quieren hacer ver como las víctimas.

Es un liberal que fue de derecha y luego de izquierda, finalmente se toparía con el camino libertario. Aunque es ingeniero de profesión, es profundamente estudioso de la economía austríaca y política actual.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas