No confunda el estatismo de derecha de Argentina con la libertad económica

0
397

Argentina está sufriendo de décadas de mala política.

Tan sólo el mes pasado, escribí acerca del oscuro panorama económico de Argentina y critiqué al presunto presidente de centro derecha, Mauricio Macri, por fallar en entregar algún programa significativo de liberalización económica.

Y la reforma es desesperadamente necesaria.

De acuerdo con Economic Freedom of the World, Argentina es una de las naciones más estatistas del planeta (las únicas naciones que están peor son Libia y Venezuela).

Para todos los fines y propósitos, Argentina está sufriendo de décadas de mala política.

“Argentina es un ejemplo aleccionador de cómo las políticas estatistas pueden convertir a una nación rica en un país pobre… Después de la Segunda Guerra Mundial, Argentina era una de las 10 naciones más ricas del mundo. Pero, entonces, Juan Perón asumió el poder e inició el descenso de Argentina hacia el gobierno grande, el cual erosionó la competitividad del país y obstaculizó el crecimiento.”

Para ponerlo suavemente, el país es una tragedia económica y debería ser una lección para todos los países acerca de la importancia de la buena política.

A pesar de lo anterior, ¿por qué estoy escribiendo de nuevo acerca de Argentina, después del análisis del mes pasado?

Porque una historia en The New York Times discute la próxima elección presidencial y lograr pintar una imagen grotescamente inexacta acerca de lo que ha venido sucediendo en el país. Se supone que debemos creer que Macri ha sido un fundamentalista enérgico de libre mercado.

“Desde que asumió el poder hace más de tres años, el presidente Mauricio Macri ha roto con el populismo que lleva a la quiebra los presupuestos, el cual ha dominado en Argentina durante gran parte del siglo pasado, al abrazar la nefasta aritmética de la ortodoxia económica.

El Sr. Macri ha recortado los subsidios… ‘Es un gobierno neoliberal… es un gobierno que no favorece a la gente.’ …las tribulaciones que se desarrollan bajo los techos que se desintegran de los pobres, son una dimensión predecible del alejamiento del Sr. Macri con el populismo del ala izquierda. El prometió encoger los déficits monumentales de Argentina, disminuyendo la dadivosidad del estado. …La presidencia del Sr. Macri… se suponía que ofrecía un escape de los escombros de un gasto desaforado.”

Y, también, se supone que nosotros creamos que sus fracasadas políticas de libre mercado están pavimentando el camino de un retorno al populismo del ala izquierda.

“Al acercarse la elección de octubre, el Sr. Macri está compitiendo con el prospecto creciente de un desafío de la presidenta que él sustituyó, Cristina Fernández de Kirchner… El regreso de ella resonaría como un rechazo a las reformas de Macri orientadas al mercado, a la vez que potencialmente lleva de regreso a Argentina a su dominio habitual: el populismo del ala izquierda.”

Por si sirve de algo, sospecho que la Kirchner ganará la próxima elección. Así que esa parte del artículo es correcta.

Pero, la parte acerca de las reformas de libre mercado es risiblemente inexacta.

Usted no tiene que tener fe en lo que digo. Echémosle una mirada a los datos de Argentina provenientes de Economic Freedom of the World. Tal vez estoy siendo dogmático, pero, pienso que difícilmente una mejora pequeña en el 2015, seguida de un retroceso en el 2016, califique como “disminución de la dadivosidad del estado.”

La conclusión es que Macri debería haber sido osado y llevado a cabo cambios profundos una vez que estaba en el cargo. Como Chile, después de que fue depuesto el régimen marxista de Allende.

Sin duda que esas reformas habrían desencadenado protestas. Pero, si ellas hubieran sido legalizadas, habrían producido resultados tangibles.

En vez de eso, Macri escogió un enfoque tímido y la economía ha permanecido estancada. Aun así, debido a que muchos votantes consideran que él adoptó reformas, le culpan a él y culpan a los mercados libres.

El resultado neto es que ellos probablemente voten por Kirchner, lo que, es de suponer, significa todavía más estatismo para el largamente sufrido pueblo de Argentina.

Post Data. Lo que está sucediendo en Argentina no es un ejemplo aislado. Es muy común que políticos supuestamente del ala derecha escojan malas políticas, que luego pavimentan el camino para victorias del ala izquierda. Vean las políticas estatistas de Bush , que creó las condiciones para una victoria de Obama. O cómo Sarkozy sentó las bases para Hollande en Francia. O cómo la irresponsabilidad de Theresa May en el Reino Unido puede conducir a una victoria de Jeremy Corbyn.

Este artículo de International Liberty se reimprime con el permiso.


Traducción por Jorge Corrales.

 

 

 

Author profile
Daniel J. Mitchell

Daniel J. "Dan" Mitchell es un economista libertario estadounidense y uno de los colaboradores principales del Cato Institute. Es un partidario del impuesto fijo, la competición fiscal, la privacidad financiera y la soberanía fiscal.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas