Raul Estudillo febrero 4, 2019

[ A+ ] /[ A- ]

México sufrirá dos dictaduras bajo la administración de Andrés Manuel López Obrador. Además de la dictadura socialista con la que Obrador busca someter a México, a lo lejos se acerca lo que parece ser otra igual de perniciosa.

Hablamos de la dictadura gay, trans, helicóptero y demás orientaciones sexuales e identidades de género que no tienen sentido. Me refiero, por supuesto, a la dictadura LGBT.

 

En otra columna, comentaba sobre el falso conservadurismo y cristianismo de López Obrador. En este caso, ¿Qué mejor que hablar de Claudia Sheinbaum y Televisa?

 

Junto a Olga Sánchez Cordero, Sheinbaum será uno de los pilares para el establecimiento de la agenda del marxismo cultural. Por si no era suficiente con el genocidio legalizado en la Ciudad de México, que se esconde bajo el eufemismo del “derecho a elegir sobre su propio cuerpo”, ahora nos encontramos con la descarada postura del gobierno de la Ciudad de México respecto a esta “comunidad”.

En campaña “La Sheinbaum” prometió la creación de una clínica especializada en la prevención de la salud de los sectores trans. Además de eso, los diversos -como me gusta llamarles- le pidieron “acabar con la discriminación” e impulsar la “inclusión en el mundo laboral”. Cosa que, no tiene ningún sentido, pues las empresas tienen el derecho de no contratar a alguien por la razón que sea, a menos claro, que la administración fascista de Sheinbaum presione a los empresarios para así cumplir con su agenda.

Lo que seguro hará, respecto a la “inclusión en el mundo laboral”, será abrir un espacio en el sector público, creando puestos de chocolate para tener contentos a estos grupos. Suena descabellado, pero ya los conocemos, ¿Para qué nos hacemos? eso terminarán haciendo. Después de ver la creación del protocolo policial para atender a la comunidad LGBTTTTIIIII, ya nada debería sorprendernos. Se vienen cosas feas.

 

Respecto a Televisa no hay mucho que decir, a la empresa más asquerosa de México, esa que nos trajo el horrible y corriente programa de “el chavo del 8”, no le ha importado y empezó a atacarnos descaradamente con toda la propaganda gay.

El nuevo programa de televisa en donde se busca normalizar estas desviaciones y que llena twitter con tendencias pagadas, es terrible. Representa una prueba más de que AMLO no es derechista. De serlo, sus aliadas las televisoras no avanzarían en la agenda del lobby LGBT.

 

Esta propaganda descarada en televisión, es una alerta para aquellos conservadores y verdaderos liberales que buscan defender a occidente de toda la porquería progresista y posmoderna. Debemos abandonar el conflicto izquierda vs izquierda en el que se encuentra México actualmente con AMLO -izquierda- y la “oposición” -en su mayoría, liberprogres-.

La situación en México es peor, porque aquí, la agenda de la nueva izquierda avanza velozmente mientras la gente -a diferencia de países como EEUU, Brasil o partes de América del sur- sigue sin tener una idea de lo que se nos viene encima.

Corresponsal de The Mises Report en México.

2 pensamientos a “México: La otra dictadura que viene

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas