Raul Estudillo enero 11, 2019

[ A+ ] /[ A- ]

Como ya es costumbre, una vez más usaré este espacio que Mises Report me concede para desahogarme y sacar mis traumas. En esta columna quiero hablares de lo que yo creo, es el peor mal de éste país (México). Se trata de la mentalidad mexicana, que termina siendo más peligrosa que el estatismo. Al final, los mexicanos somos más culpables de lo que creemos, respecto a la condición bajo la que se encuentra México, refiriéndome al subdesarrollo, claro está.

 

Dejando a un lado el resentimiento y la naturaleza chaira (izquierdista), la cual es, sin dudar, por antonomasia una característica del mexicano. En ésta columna en específico me encantaría tratar algo más profundo, un problema que viene de raíz y que, como ya mencioné, resulta peor que cualquier otra cosa, incluyendo el estatismo.

 

Hablamos de la mentalidad anticapitalista, la cual va ligada al resentimiento. Y es que, esa frase que dice “No hay peor enemigo para un mexicano que otro mexicano” es muy cierta. Para explicar mejor todo esto, déjenme ponerlos en contexto:

El día de ayer, me encontraba en casa de mi familia. Estábamos hablando de negocios mientras comíamos, de repente, se me ocurre una idea, a mi mente llegó la gran idea de negocio de incursionar en el negocio del transporte público. Mi idea consistía en crear nuestra propia ruta y poner a trabajar un vehículo. Mi alegría no duró por mucho tiempo, al instante, mis familiares me comentan que hacerlo no es fácil. Por mi cabeza pasan muchas cosas, entre ellas, la burocracia.

Enojado, me dispongo a contarles a mis familiares sobre las mieles del mercado, les explico cómo el gobierno no debería meterse en la economía y en lugar de eso, debería dejar fluir al mercado, permitiendo que sea éste el que se auto regule. En ese momento, me detienen y me explican: “El problema no es con el gobierno, el problema es con la gente”.

¡En ese momento me entero de una bomba! Resulta que las licitaciones para poder competir en el mercado no se hacen con el gobierno, se hacen con las otras personas que ya “compiten” dentro del mercado de transportes públicos.

Así es. Es eso en lo que están pensando, se trata de un cártel.

 

Resulta que, no puedes llegar y desestabilizar a la competencia, debes llegar presentarte y preguntarles si están dispuestos a competir. Cosa que evidentemente no harán.

Lo peor es que la gente no entiende nada, no comprenden la importancia de la competencia y el cómo esta les beneficia. El problema es muy grave, la indiferencia y el rechazo a la competencia va desde los que compiten, hasta los que consumen.

Me platicaron varios casos, y a medida que me exponían los casos, la cosa se ponía peor. Esto evidencia el problema de México, es decir, la mentalidad del mexicano. El mayor cáncer sin duda, no puede ser que el mayor obstáculo para emprender y generar riqueza, en este caso, no sea el estado, sino la gente. Y estoy seguro de que casos así hay muchos.

Es triste ver como la mentalidad anticapitalista, es decir, de resentimiento y odio, es tan profunda dentro de la sociedad mexicana.

 

Mientras el mexicano no abra los ojos, México seguirá en el agujero en el que se encuentra. Y lo peor es que, por primera vez, la culpa no es del gobierno (totalmente). Los mexicanos ya no pueden seguir culpando a los demás de sus problemas.

La situación de México es muy grave. Tanto así que puedo afirmar con total certeza que, aunque nacionalizáramos a Bolsonaro y lo hiciéramos nuestro presidente, no seríamos capaces de levantar a éste país.

Como escuché hace tiempo, “el problema de México es estar lleno de mexicanos, con una materia prima de esa calidad, ningún presidente puede hacer algo bien con este país”.

Corresponsal de The Mises Report en México.

1 pensamiento a “Mentalidad mexicana, peor que el estatismo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas