Más gente escapa de la pobreza

0
160

La región más pobre del mundo está alcanzando al promedio mundial a un ritmo más rápido.

POR TODO EL GLOBO, LA VIDA ESTÁ MEJORANDO

Debido a que, cuando trata de la nutrición, la esperanza de vida, las tasas de mortalidad infantil y de niños, y a la educación, se está logrando un enorme progreso en todo el mundo. Esto es especialmente cierto para los países pobres. En el África Sub-Sahariana hay mejoras absolutas en el bienestar humano, a la vez que también está disminuyendo el bache de calidad de vida con respecto al resto del mundo.

Según los últimos datos (data), la porción de la humanidad que vive con menos de $1.90 al día por persona, ajustado por diferenciales de poder adquisitivo, disminuyó de un 42.2 por ciento en 1981 a 10.7 por ciento en el 2013 (último año para el cual hay datos disponibles). Esa es una reducción del 75 por ciento durante un período comparativamente pequeño de 32 años.

De acuerdo con investigadores de la Institución Brookings (Brookings Institution), “una reducción de la pobreza de esta magnitud no tiene paralelo en la historia: nunca antes tanta gente ha salido de la pobreza en un período de tiempo tan corto.”

Esta caída de la pobreza extrema es aún más notable si se considera que la población del mundo aumentó (rose) en un 59 por ciento durante ese mismo período. Lejos de ser un problema, tal como alguna vez se creyó, esa población creciente ha venido acompañada de una prosperidad incrementada. La especialización y el intercambio, o globalización, aseguraron que un incremento en la población mundial se tradujera en un incremento en la productividad mundial. Como tal, el ingreso promedio per cápita real (real) también se incrementó en un 59 por ciento entre 1981 y el año 2013.

ALIMENTACIÓN, ESPERANZA DE VIDA Y MORTALIDAD INFANTIL 

La mayor reducción de la pobreza extrema sucedió en Asia Oriental (de un 81 por ciento a un 3.7 por ciento) y en el Sur de Asia (de un 55 por ciento a un 15 por ciento). Los datos acerca del África Sub-Sahariana están incompletos. Se estima (estimated) que en 1990 el 54 de la gente vivía allí en condiciones de pobreza absoluta. La pobreza llegó a un máximo del 59 por ciento en 1993. Desde ese entonces, se ha reducido hasta a un 41 por ciento. Así que, en términos de reducción de la pobreza absoluta, el África Sub-Sahariana se ha rezagado. Pero, en otras medidas de bienestar humano, el África Sub-Sahariano sobrepasa al promedio mundial.

Por ejemplo, el consumo diario de calorías por persona en el mundo se ha incrementado (increased) de un promedio de 2.550 en 1981 a 2.850 en el 2013 –un incremento del 12 por ciento. En el África Sub-Sahariana, el consumo de calorías se incrementó de 2.138 a 2.448 en ese período. Esto es, un incremento del 15 por ciento.

Para poner esas cifras en perspectiva, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos recomienda que un adulto activo consuma entre 2.200 y 2.800 calorías al día y que una mujer moderadamente activa consuma entre 1.800 y 2.000 calorías al día.

Entre 1981 y el 2015, la esperanza de vida global aumentó (rose) de 63.2 años a 71.9 años –un salto notable del 12 por ciento, lo que, sin duda alguna, está relacionado con ingresos crecientes y, en consecuencia, con una nutrición mejorada. En el África Sub-Sahariana, la esperanza de vida aumentó de 48.5 años a 59.9 años. Eso significa una mejoría del 24 por ciento (es decir, el doble del promedio global). La expansión del HIV/SIDA, que amenazó con diezmar la población de África, se ha disminuido en gran parte debido a la generosidad de los contribuyentes británicos y estadounidenses, quienes subsidian (subsidize) la distribución de drogas anti-retrovirales en el África Sub-Sahariana.

Veamos ahora las Metas para el Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, que miden el progreso humano durante un período menor. Según la ONU (UN), la tasa de mortalidad infantil se redujo (dropped) de 64.8 por cada 1.000 nacimiento vivos en 1990 a 30.5 en el 2016. Esa es una reducción del 53 por ciento. En el África Sub-Sahariana, cayó de 108 a 53 –una reducción del 51 por ciento. Durante ese mismo lapso, la tasa de mortalidad para niños menores de cinco años de edad declinó (declined) de 93.4 por cada 1.000 a 40.8 por 1.000. Esa es una reducción del 56 por ciento. Pero, en el África Sub-Sahariana la declinación fue aún más dramática –de 180 por 1.000 a 78 por mil (esto es, de un 57 por ciento).

MÁS EDUCACIÓN

Ha aumentado la matrícula en todos los niveles de educación. Globalmente, la tasa de conclusión de escuela primaria se elevó (rose) de un 80 por ciento en 1981 a un 90 por ciento en el 2015 –una mejora del 13 por ciento. En el África Sub-Sahariana aumentó de un 55 por ciento a un 69 por ciento durante el mismo lapso –una mejoría del 26 por ciento (es decir, el doble del promedio global).

La menor tasa de conclusión de la escuela secundaria en el mundo aumentó (rose) de un 53 por ciento en 1986 a un 77 por ciento en el 2015 –es decir, un incremento del 42 por ciento. En el África Sub-Sahariana se elevó de un 22 por ciento a un 42 por ciento –una mejora del 91 por ciento (esto es, más del doble del promedio mundial). Entre 1981 y el 2014, la porción de la población global y del África Sub-Sahariana que se matriculó en las instituciones de educación terciaria, se elevó (rose) de un 13 por ciento y un 2 por ciento a un 36 por ciento y un 9 por ciento, respectivamente. De nuevo, la mejoría en el África Sub-Sahariana fue mayor (un 350 por ciento) que en el caso del promedio mundial (un 177 por ciento).

El 17 de octubre fue el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Y, en efecto, había mucho por celebrar. La pobreza absoluta se ha reducido drásticamente en gran parte del mundo en desarrollo. Pero, incluso en lugares en donde persiste la pobreza extrema con niveles inaceptables, como en el África Sub-Sahariana, se ha logrado mucho progreso en otras áreas del bienestar humano. En efecto, la región más pobre del mundo está alcanzando al promedio mundial a un ritmo muy rápido.

Reimpreso de CapX (CapX).


Traducción Por Jorge Corrales.

+ posts

es analista de políticas públicas del Centro para la Libertad y la Prosperidad Global del Cato Institute y editor del sitio Web www.humanprogress.com

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas