Maradona, títere al servicio del comunismo

0
192

Un personaje glorioso para los argentinos y un ogro para toda la comunidad global

Como podemos recordar en el mundial de fútbol de 1986 celebrado en México, Diego Armando Maradona marcó la historia del fútbol en un día el cual no se sabe si es idóneo etiquetarlo como glorioso o aberrante para el fútbol mundial, pues a pesar de llevar a Argentina a la final del torneo con sus dos goles contra Inglaterra, el primero de ellos fue calificado como uno de los mejores goles del mundo, y el segundo como el robo más grande ‘Después de las Malvinas’. Luego de ganar el mundial de México 86 con semejante fraude contra Alemania, en Italia 90 volvería a la final con el mismo antagonista, sin embargo esa vez sí perdería., en 1993 sería suspendido por la FIFA por consumo de cocaína y volvería a jugar en el mundial USA 1994, donde del mismo modo fue suspendido por la misma causante. Finalmente, en 1997 colgó los botines con un triunfo de 2-1 contra River Plate en la bombonera.

Aparte de que fue un talentoso para el deporte rey pero a la vez un tramposo de segunda, le atrae la ideología comunista, tanto así que lo llevó a relacionarse mucho con Fidel Castro, Hugo Chávez, y a hacerle campaña ‘presidencial’ a Nicolás Maduro para su ‘reelección’ en unas elecciones donde el pueblo venezolano está sometido a un régimen dictatorial, por ello la abstención fue más del 70% a pesar de que el CNE de Venezuela dijera que fue del 54% cometiendo un fraude electoral.

Desde este panorama podemos ver a un astro del fútbol convertido en un asalariado con cierta pisca de hipocresía consigo mismo y con la comunidad, puesto que su ideología no solamente le ha dado otro status, sino que por medio de esta se da sus lujos, como bienes inmuebles en Dubái, automóviles de marca, viajes en aviones privados de clase ejecutiva, etc. Es decir, un Marx viviendo como un Rockefeller. Todo a costa de pintarse como ‘un camarada más’, como un defensor de derechos humanos a pesar de apoyar a un régimen que promueve la pobreza, la opresión, la censura y el maltrato a las mujeres y niños, es más, es muy sabido ya, que es un drogadicto.

Maradona sin lugar a duda es otro objeto generador de marketing político para equiparar la izquierda con el paraíso, puesto que a la mayoría de nosotros nos gusta el fútbol y lo único que esperamos de nuestros ídolos es que den ejemplo y una imagen positiva, eso es lo que intenta hacer Diego Maradona ‘apoyando la causa’, generando aún más engaños y más cortinas de humo a un pueblo que muere de hambre y pelea por un mejor país, cosa que ni Diego Maradona ni el régimen chavista logran.

Hoy Diego Armando Maradona ha pasado de ser un buen jugador moviendo la pelota, a bailar como un perrito de buseta moviendo la colita para hacerle campaña a un dictador ‘haciéndose la pelota’.

+ posts

Estudiante de leyes en la Universidad de Ibagué.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas