LOS VERDADEROS FASCISTAS SON LOS MARXISTAS:

1
401

La perversa ideología marxista según el “Libro Negro del Comunismo” se llevó alrededor de 120 millones de vidas, en las distintas revoluciones y ocupaciones de los regímenes comunistas. Sin duda es la doctrina más asesina de todos los tiempos, que se impuso a través de la fuerza y el terror. Pero lo anterior, no sirvió para enterrar este cuerpo de ideas, que tantas tragedias trajo a la humanidad. Esto se debe en gran parte a la manipulación histórica, como del lenguaje y la gran habilidad para instaurar un relato. Por consiguiente la izquierda se apodero de una falsa superioridad moral. Ellos son benefactores que están del lado de las causas más nobles y justas de la humanidad y quien los contradiga o enfrente es un antiderechos, ultraderechista y fascista. Por supuesto que esto último visto desde la utopía y del alejamiento de la realidad característico del catecismo marxista. Así se va generando en el oponente un gran efecto psicológico. Se siente desprestigiado y sumamente rebajado. Debe dar explicaciones que no es un fascista y pierde su tiempo negando tales calificativos, frente a quien defiende el asesinato en masas. En consecuencia va ganando cada vez más terreno social, frente a su oponente ideológico que le da paso y lugar.

Me atrevo a decir que los verdaderos fascistas son los marxistas. En primer lugar el creador de esta doctrina  fue Benito Mussolini, quien a su temprana edad fue miembro del Partido Socialista y detenido en 1903, por ser un agitador marxista. Por lo tanto comenzó su formación política dentro del socialismo. En segundo lugar su máxima era  “todo dentro del estado, nada fuera del estado, nada contra el estado”, así vemos el carácter colectivista del fascismo, al igual que el marxismo. Si bien en el primero permite que exista la propiedad privada, esta es totalmente controlada por el Estado, invadiendo todos los ámbitos sociales y somete a las masas a la voluntad estatal. En tercer lugar ambas se imponen a través de la fuerza e instauran verdaderas dictaduras. El líder toma el poder y se convierte en la figura central e indiscutible, casi como un mesías salvador. Mussolini, Hitler, Lenin o Stalin son un ejemplo de ello.

En síntesis los regímenes fascistas tienen la característica principal de ser un socialismo nacionalista, es decir, a puertas cerradas. En cuanto al marxismo se caracterizó por ser internacionalista y por lo tanto busca expandirse fuera de sus fronteras, como lo fue en su momento la Unión Soviética y los países satélites que conquisto. Pero en definitiva ambas doctrinas giran en torno al Estado, donde filosóficamente comparten muchos aspectos, teniendo algunas diferencias externas o en su aplicación práctica. Lo expresado hasta aquí demuestra que el calificativo fascista utilizado por los marxistas para desprestigiar a sus opositores, sería más propicio para autodenominarse a sí mismos. Pero esto no es así, ya que debieron ubicar a las doctrinas fascistas en el polo opuesto para diferenciarse y no quedar marcados a posterioridad. Esto muy bien supo hacer la izquierda para reinventarse y no morir como su socio ideológico.

En la actualidad la subversión cultural marxista busca demonizar a todo opositor que no pertenezca a la facción izquierdista. Para ello vive instaurando leyendas negras e intenta salvaguardar su nombre bajo la idea de que luchan por las causas más nobles y justas del género humano, asumiendo solamente, el eterno papel de víctimas. Por otro lado viven culpando a los demás por sus propios errores y fracasos. Jamás discuten de historia al ser legos de la misma o porque pierden rotundamente frente a la realidad de los hechos. En suma a través del aparato propagandístico instauraron un relato que hizo sobrevivir a la izquierda hasta nuestros tiempos, cuando debería estar totalmente proscripto del imaginario social, por todas las desgracias humanitarias que causo.

En nuestros días la izquierda lleva la delantera en el plano cultural, su actual refugio. Ademas posee bastos recursos estatales, ya que, el progresismo se implanto en la agenda de los gobiernos. En este sentido hay un temor generalizado de enfrentar a la izquierda, para no asumir los calificativos y las injurias frente a la colectividad que esta sesgada por la falsa moralidad que representa el marxismo en la actualidad. La nueva izquierda instaura una tiranía de apariencia institucional a través de las modernas causas sociales como el feminismo, la ideología de género o el aborto, donde la sensiblería izquierdista ha cautivado corazones por medio de falsas modas progresistas. Para ello utilizan gran cantidad de artimañas, como la manipulación de datos para darle dramatismo a las causas.

Pero en definitiva estamos delante de un movimiento ideológico, cuyos objetivos son políticos y por ende la búsqueda del poder. Por otra parte en el pasado el régimen fusilaba a sangre fría a todo aquel que se le opusiera. Hoy la táctica es diferente, puesto que, el fusilamiento es mediático, a partir, precisamente de esta polarización que utiliza la izquierda para denigrar al oponente llamándolo fascista, ultraderechista o antiderechos. Esta manipulación dialéctica del lenguaje es el mayor recurso que tiene la izquierda para poseer la hegemonía cultural en nuestros tiempos. Detectar esto es de suma importancia para dar combate directo en el plano de las ideas.  Por lo tanto no hay que defenderse dando explicaciones de lo que uno no es, sino acusar al marxismo de lo que verdaderamente es: una doctrina que se ha cargado millones de vidas en tan solo unas cuantas décadas en el trascurso del siglo XX.

En conclusión no debemos dejar que el fundamentalismo izquierdista siga ganando terreno. Porque callar frente al marxista es asentir la mentira y omitir la verdad. Así la tiranía cultural sigue sometiendo voluntades, mediante artimañas para quedarse con todo, mientras seguimos en silencio por el temor a ser desprestigiados por quienes defienden las ideas más genocidas de la historia.

 

FUENTE CONSULTADA:

http://www.outono.net/elentir/2017/12/17/los-mas-de-100-millones-de-muertos-que-causo-el-comunismo-divididos-por-paises/

+ posts

1 comment

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas