Monopolio Walter Block

Los monopolios son imposibles en el Libre Mercado

0
320

Los siguientes son fragmentos traducidos del Paper Market Monopoly Is Apodictically Impossible, escrito por el profesor Walter Block como crítica a un fragmento del libro How Capitalism Save America del profesor Thomas DiLorenzo quien usó la teoría  neoclásica del Monopolio en ese escrito, la cual es contrastable con el punto de vista austríaco.

Se traducen estos fragmentos para que los futuros investigadores académicos que no manejan el idioma Inglés, puedan encontrar más fácil esta información.

Abstract:

De acuerdo al análisis económico estándar, el nivel de competencia puede ser calculado por el número de competidores en una industria. En el punto de vista alternativo austríaco, solo puede haber presencia o ausencia de competencia, pero no grados de competencia; la competencia existe si no hay barreras legales de entrada y deja de existir si llegase a existir alguna.

Keywords: monopoly, competition, price fixing, merger, antitrust

Libre Entrada

Competencia significa libre entrada. Y eso es todo. Si nadie entra a determinada industria, aún así sigue siendo libre entrad; la competencia, no el monopolio, prevalece. Una sociedad donde no exista espíritu emprendedor, pero que me permita la libre entrada es aún competitiva. No hay “unidades de competencia” o “emprendimiento” que permitan determinar cuál sociedad es más competitiva; si ambas permiten la libre entrada, ambas sociedades son competitivas.

Libre competencia es la aplicación de la libertad a la esfera de la producción: la libertad de comprar, vender y transformar tu propiedad sin interferencia violenta de un poder externo.

Libre empresa o ausencia de la libre empresa

Para Murray Rothbard, el asunto del “monopolio” estaba claro. De un lado, había libre empresa y del otro la ausencia de dicho sistema. El el primer caso, no puede haber tal cosa como “monopolio”, ya que un “monopolio” es un privilegio estatal y bajo un capitalismo laissez faire, lógicamente no puede haber nada parecido a la existencia de un monopolio.

Los precios “arreglados” son solamente un acuerdo entre dos o más vendedores para mantener ciertos niveles de precios. En palabras de Nozick: “es un acto capitalista consensuado entre dos adultos”. Si el precio es manipulado demasiado alto o demasiado bajo, los emprendedores responsables por dichas decisiones tenderán a enfrentar la bancarrota. Solo los precios óptimos sobreviven en el Mercado, lo cual es cierto aún así no exista arreglos entre vendedores en ese aspecto. No se puede comparar un “precio manipulado” o “arreglado” con un “precio monopolístico” el cual implica un privilegio especial dado por el gobierno, lo cual no puede ser reconciliado con la libre competencia.

Los monopolios son imposibles en el libre mercado

Mientras no exista una ley que prohíba la entrada de competencia, es imposible que exista un “monopolio”. La combinación o unión de dos empresas que están en el mismo negocio no puede significar amenaza alguna de “monopolio” mientras no exista una ley impidiendo la entrada de competidores. Así las cosas, siempre existirá una competencia potencial independientemente de que entren más firmas o no.

Puede darse el caso de tener un “solo vendedor” (OJO, leer orígenes de la palabra Monopolio link1 y link2), pero nunca darse el caso de “privilegio estatal” en una economía de libre mercado. Es lógicamente imposible.

No puede haber tal cosa como “monopolio” en un mercado libre. Una firma privada no puede empezar tal actividad a menos que cuente con un privilegio estatal y debido a esto, aún así no aumente o disminuya los precios tratando de perjudicar la competencia, es un monopolio.

+ posts

Vladimir Gutiérrez Fernández, es Economista de la universidad Santo Tomás de la ciudad de Bucaramanga, especialista en Gerencia de Exportaciones, diplomado en Mercado de Capitales, certificado como Auditor de Calidad, actualmente se desempeña como emprendedor y es docente en la universidad UNICIENCIA de la misma ciudad.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas