Los jóvenes se equivocan acerca socialismo

0
146

El aniversario cien de la Revolución Rusa es ocasión apropiada para recordarnos las atrocidades humanas cometidas por los regímenes comunistas. Pero, también se debería tomar tiempo para reflexionar acerca de progreso que ha ocurrido desde la caída de la Unión Soviética y su sistema económico socialista en 1991.

Una encuesta reciente (poll) hecha a mileniales encontró que el 51 por ciento de ellos identificó al socialismo como su sistema socioeconómico favorito, con un 7 por ciento adicional identificando al comunismo como su sistema predilecto. Sólo el 42 por ciento favoreció al capitalismo.

EL SOCIALISMO MATA, SIEMPRE

La mayor parte de los mileniales que he conocido -y al ser profesor universitario he conocido a muchos de ellos- son gente bastante amable. La mayoría no desea ver sufrir a su prójimo. Lo cual me deja la conclusión de que no tienen una apreciación de cómo es que en el mundo real funciona el socialismo.

Los regímenes socialistas -por medio de ejecuciones, hambrunas intencionales y campos de prisioneros para trabajos forzados- asesinaros a más de 100 millones de sus propios ciudadanos durante el siglo XX. En lugares como Cuba, Corea del Norte y Venezuela continúan las atrocidades.

Tales atrocidades no son accidentales. La naturaleza de una economía centralmente planificada reduce a los humanos a insumos de trabajo, que deben ser obligados a llevar a cabo una parte del plan económico de alguien. Si a la gente se le permite efectuar sus propias elecciones, ningún plan económico es posible. Naturalmente, un sistema socialista selecciona a líderes deseosos de ejercer la coerción, para que vea que los planes se lleven a cabo.

El historial económico del socialismo es tan deprimente como su registro de derechos humanos. Pero, para que lo vean no necesitamos dirigir a los mileniales a los libros de historia para que lo vean. Sólo basta con que miren lo sucedido en los antiguos países socialistas durante sus propias vidas, al irse esos países alejando del socialismo hacia el capitalismo.

LA LIBERTAD ECONÓMICA CONDUCE A MEJORES RESULTADOS

El Reporte Anual de Libertad Económica en el Mundo (Economic Freedom of the World Annual Report) brinda la mejor medición del grado en que un país es relativamente capitalista o socialista. El índice descansa, por supuesto, en la disponibilidad de datos confiables. En consecuencia, regímenes socialistas, como Cuba y Corea del Norte, no aparecen en la clasificación, debido a la carencia de tales datos. Pero, el índice nos permite evaluar los cambios en las antiguas naciones socialistas desde que abandonaron al socialismo.

Por ejemplo, en 1995 Rusia obtuvo sólo 4.3 en un índice con una escala de 10 puntos, cuando fue calificado por primera vez. Desde entonces, ha mejorado su récord en un 52 por ciento y ahora califica entre el 50 por ciento más alto entre todos los países incluidos en el índice.
Otros países del antiguo bloque soviético se han movido hacia el capitalismo más rápidamente. En las evaluaciones de 1995, Estonia obtenía un 6.2 y Letonia un 5.7, calificando como el número 57 y el 75, respectivamente. Desde ese entonces, Estonia ha subido en las calificaciones hasta el lugar 17 y Letonia dio un salto desde la posición 75 de ser la economía más libre en el mundo, al lugar 26.

Fuera del antiguo bloque soviético, China empezó su alejamiento del socialismo en 1978, justo antes de que nacieran los primeros mileniales. La primera calificación de China fue de 3.6 en 1980. Desde ese entonces, China ha mejorado en un 76 por ciento e incluso esta mejora subestima las reformas de China, en cuanto a que las zonas empresariales especiales dentro de China son mucho más libres que el país como un todo.

Pero, las calificaciones no cuentan la historia completa. El resultado del movimiento hacia el capitalismo ha sido una prosperidad incrementada: Las personas están mejor. Los ingresos promedio han aumentado en un 250 por ciento desde 1995. En las económicamente más libres Letonia y Estonia, los ingresos se han elevado en un 487 por ciento y un 461 por ciento, respectivamente. Y no son sólo los ricos quienes se están enriqueciendo. El porcentaje de la población que vive con menos de $5.50 al día, se ha reducido en un 23 por ciento en Rusia, un 19 por ciento en Letonia y un 22 por ciento en Estonia.

Los cambios en China son aún más impactantes. Los ingresos promedio son ahora 12 veces más altos que los de 1995. En aquel entonces, más del 90 por ciento de la población vivía con menos de $5.50 al día; hoy sólo un tercio de la población lo hace.

Quienes forman parte de los mileniales deberían hurgar en los libros de historia para aprender acerca de las atrocidades socialistas. Pero, también, deberían buscar los datos del mundo y ver cómo la prosperidad ha aumentado cuando los antiguos países socialistas empezaron a abrazar al capitalismo. Si ellos hicieran alguna de las dos investigaciones, dudo que encuentren a muchos países socialistas entre ellos.

Reimpreso del Independent Institute (Independent Institute)


Traducción por Jorge Corrales.

La mayoría de la generación de los mileniales tiene un punto de vista positivo del socialismo y del comunismo, pero no tiene los hechos.

NOTA DEL TRADUCTOR: Para utilizar los ligámenes de las fuentes del artículo, entre paréntesis, con letra en roja y subrayada, si es de su interés puede verlo en https://fee.org/articles/millennials…out-socialism/

+ posts

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas