Los derechos solo aplican al hombre y no al animal.

2
248

Mucho se ha hablado en estos días sobre los derechos de los animales a raíz de una decisión de la corte suprema que sentencia que los animales no son seres de derechos; pero, ¿Qué significa eso?, pues que los animales no pueden ser poseedores de derechos porque no pueden gozar de ellos y mucho menos son conscientes de que los tienen.

Empezamos diciendo que el hombre tiene 3 derechos naturales: Vida, Libertad y Propiedad Privada. Pero estos derechos son reconocibles en el nivel que nosotros los exigimos y que los usamos al momento de interactuar con nuestros semejantes, no así con los animales, puesto que estos seres son irracionales y actúan bajo su naturaleza instintiva. El lobo caza a las gallinas no por hacer el mal o perjudicarlas per sé, sino porque su instinto le dice que esas gallinas son su alimento, y los animales comen cuando tienen hambre y no porque se antojen de comer gallina y al día siguiente cambien de plato por una ensalada, o visto mas salvajemente, por el heno que proviene de los árboles y pinos que lo puedan rodear en su ambiente.

Los defensores de los derechos de los animales arguyen que los animales al ser seres sintientes, pueden gozar de derechos tales como la libertad, puesto que su estado de animo varia si está en cautiverio o está en libertad. Pueda que en esto tengan razón, pero no por este simple hecho se le puede dar derechos, además que ellos, ni nadie, son quienes para andar repartiendo derechos a su antojo o como su moral lo quieran dar y obligar a través del uso de las leyes a que la gente acepte su forma de ver el mundo especista. Esto pasa por ejemplo con las corridas de toros, cabe aclarar que estoy en contra de ellas y que no gusto de dicho espectáculo; sin embargo, no soy yo quien para imponer mi pensamiento y moral sobre aquellos que gustan de asistir a las corridas de toros, puesto que esas personas lo hacen en pleno uso de su libertad. Ilógico sería que yo quisiera imponer algo por medio de las leyes, pero, cuando algún gobernante hiciese lo mismo conmigo no gustara yo de esa actitud.

El tema se ha vuelto viral a razón de la petición de un grupo de animalistas solicitando la liberación de un oso de anteojos del zoológico de Barranquilla, puesto que según para ellos se le estaría violando el derecho a la libertad del oso, pero la corte falló en contra de ellos alegando que el oso por su propio medio no podría sobrevivir en su ambiente natural. Cabe resaltar que, si bien un animal exótico debería estar en libertad, hay que ver que existen personas inescrupulosas que se convierten en cazadores furtivos, y que dicha actividad podría llevar a la extinción de una especie determinada. Es por eso que los parques zoológicos y los acuarios se han catalogado como preservadores de las especies del planeta; una forma de contención a la extinción de algunas especies, y eso se puede lograr gracias a que los animales son propiedad privada de los zoológicos, y al ser propiedad gozan de protección legal.

En el 2009, un grupo de personas viajaron a Australia con el fin de lograr conocer y grabar una especie de murciélago que se encontraba en vía de extinción, el murciélago se le conocía como Murciélago de la Isla de Navidad. Después de varias noches de intento lograron captar a uno de ellos en su habita natural y después de ese suceso, no se volvió a ver ejemplar alguno de esa especie. Sí tan solo una pareja de murciélagos hubiera estado en propiedad de algún zoológico o algún amante de la preservación animal, existirían aun más ejemplares de dichos murciélagos y no se hubieran declarado extintos. Esto probablemente no los sepan las personas que hoy claman por los derechos de los animales, puesto que ellos solo les interesan aquellos animales que puedan ser domesticados o bonitos a sus ojos. ¿Quién quisiera tener a un murciélago de mascota? Pero ese es otro punto. Aquellos que claman por los derechos de los animales curiosamente tienden a tener perro o gatos o hámster o loros, o cualquier otro animal de mascota bajo el pretexto que ellos aman a los animales y le tienen mucho cuidado a su disposición para darles una buena calidad de vida, pero si hablásemos de derechos de los animales e intentáramos darles los mismos derechos que gozan los hombres ¿no se catalogaría esa vida como mascota un tipo de secuestro?, esto porque al momento de que uno de estos animales saliera de la casa, los dueños irían pronto a su captura para entrarlos bajo la excusa de que se perderían, pero ¿no se trata de eso la libertad, de ir por cualquier parte del mundo sin tener dueño alguno?

Esto que acabamos de hablar solo es sobre el derecho a la libertad, pero, ¿Qué podemos decir con respecto al derecho de propiedad privada? Hans-Hermann Hope habla específicamente de este problema, Hope dice que: “los humanos poseemos unos derechos de propiedad sólo porque podemos argumentar. La propiedad privada -y, consecuentemente, los derechos de propiedad- nacen de la argumentación. Y esto solo lo podemos hacer los seres humanos.”  Recuerdan que decíamos al principio que ¿los seres humanos gozaban de racionalidad y los animales no porque actúan por su instinto?, Pues aquí es donde lo podemos ver expresado, no es que los animales no puedan gozar de derechos, es que no saben que los tienen porque no razonan y por ende no pueden argumentar sus derechos.

Con esto no estamos justificando el maltrato animal, porque para eso ya existen leyes que castigan dichos comportamientos; sin embargo, si hablásemos del derecho a la vida, tendríamos que clausurar todos los mataderos y negocios ganaderos, puesto que estaríamos violando el derecho a la vida del animal, esto en caso tal de que decidiéramos darles derechos a los animales. Pero esta afirmación también se puede desmontar, y es que en el reino animal, y como ya lo había hablado en el anterior ejemplo, el lobo mata al cordero o gallina por instinto, el guepardo mata a la gacela por instinto y así sucesivamente con los demás animales; es decir, que entre los mismos animales se estaría violando el derecho a la vida, algunos dirán: “Pero es lógico, puesto que son animales carnívoros y su instinto se lo pide”, pero es aquí donde dichos defensores de los derechos de los animales irían en contra de su argumento al aceptar que son animales irracionales y actúan por instinto, y que por ende no podrían ellos demandar el cumplimiento de sus derechos animales, a la par que lo hacen los hombres que si somos racionales. Claro, la persona que desee hacerse vegano o vegetariano para respetar la vida de los animales lo podrá hacer, pero es por decisión voluntaria y libre, pero no pueden obligar a que todos lo hagan. Ahora, hay muchos que son creyentes y que hablan de los derechos de los animales, pero ¿no es en la biblia dónde encontramos que los animales se nos fueron dados para ser dominados por nosotros? Genesis 1:26 “Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.” Por ende, no es lógico que el creyente ande tampoco diciendo y defendiendo dichos derechos de los animales.

En resumen, vimos como desde los 3 derechos naturales que tiene el hombre no cabe el argumento de darle derechos a los animales, no solo porque no son racionales, sino porque ni siquiera son consciente de su propia existencia, o por lo menos no son conscientes de dichos derechos. Aclaro que tampoco es que este alegando o defendiendo el maltrato animal.

Reconoceremos los derechos de los animales apenas ellos lo soliciten.

Author profile

Administrador Financiero con una amplia experiencia en el sector fiduciario, pensiones y banca.

2 comments

  1. Carlos Palacios 15 febrero, 2020 at 21:09 Responder

    Completamente en desacuerdo. Es una falta de respeto en mi opinión el siquiera sugerir que los animales no tienen derechos. ¿Por qué? Responderé a ello con una pregunta simple ¿Cuanto tiempo tiene el homo sapiens sobre la faz de la tierra? Unos 100 mil años a lo mucho? Quizá 200. Por otro lado ¿Cuantos años tienen sobre la tierra todas las demás especies? Muchas de ellas son millones de años más antiguas que nosotros, cambiaron, evolucionaron y de repente entre todos esos cambios llegamos nosotros. Basado en ello ¿Qué derecho tenemos nosotros de decir que las demas especies no tienen ningún derecho? ¿Solo por el hecho de que somos la especie dominante del planeta y racional? Además, decir que no tienen derecho es como decir que podemos hacer con ellas lo que queramos y al ser así, se abre la puerta a la destrucción de la naturaleza, lo cual nos llevaría a un colapso del ecosistema por los cambios tan profundos causados. Por tanto, nuestra propia extinción. Es estúpido siquiera sugerirlo. Y voy MAS ALLA al decir que debería haber control poblacional del ser humano, por el simple hecho de que el planeta en cierto punto ya no podrá aportar los recursos para sostener tal número de personas. Demasiada gente puede y VA A HACER DEL PLANETA un lugar inhabitable.

    Es pretensioso y arrogante que nosotros como especie queramos limitar o reducir a las demás especies. Siendo nuestro número ya grosero sobre la tierra, dando como lugar una constante invasión de los hábitat naturales de dichas especies de las cuales nos servimos para nuestra subsistencia. Yo propondría en su lugar, RESPETAR el lugar que cada cual ostenta en el ciclo de la vida y hacer de la realidad presente lo más agradable posible para todas las especies, incluyendo la nuestra.

    Se habla de las corridas de toro como si fuera decisión personal de cada quien asistir o no, lo cual es cierto. Pero ¿Qué hay de la voluntad del toro de asistir o no? Los boxeadores asisten voluntariamente a un Ring a darse golpes para entretener y ganar prestigio y dinero. Los animales ¿Qué ganan? La burla y la muerte dolorosa ante espectadores sedientos de sangre. Es una falta de respeto a la inteligencia y al valor y respeto que como especie inteligente DEBERIAMOS tener a la vida y a la naturaleza. La misma naturaleza que en más de una ocasión nos ha barrido de la faz de la tierra. Y que tarde o temprano lo volverá a hacer. Entonces no habrá DERECHOS que nos salven a nosotros de nuestro destino. Un poco más de humildad y un poco más de respeto a la naturaleza que nos provee cariñosa y abundantemente. A los animales inocentes e instintivos.

    No estoy en contra de los mataderos, no estoy en contra de comer carne, no estoy en contra de tener mascota. SI ESTOY EN CONTRA de las corridas de toro, porque alimenta la alevocía, la maldad, el uso de especies inocentes para el entretenimiento personal. Supongamos por un momento que llega una especie extraterrestre que RECLAMA para si el derecho a la racionalidad superior y por tanto su derecho a usarnos para todos los fines que deseen incluyendo ponernos a morir para su diversión. ¿Ya no sería divertido cierto? Empatía.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas