¿Los consumidores somos manipulados por las empresas?

0
81

Hace unos días estuve en una conferencia muy interesante sobre la Historia de las Ideas liberales Clásicas, dictada por el profesor Glenn Cripe director del Languaje of Liberty Institute, entre los asistentes se encontraba alguien, muy amigable por cierto, que preguntó “¿cómo podíamos ser libres si estaba comprobado que a través de los medios digitales, las grandes compañías disuadían a los consumidores de comprar sus productos?”; la respuesta del profesor Cripe fue que dicho intento por persuadir a los compradores para que compren uno u otro producto no es nuevo y se ha practicado a través de la historia, respuesta que probamente no fue satisfactoria para quien preguntaba y la razón fue mayoritariamente por la barrera del idioma. Sin embargo, durante la misma conferencia estuve analizando la pregunta y tuve una pequeña conversación con quien se cuestionaba ese problema de la libertad de escoger.

El planteamiento que hacia quien preguntaba, se basaba en investigaciones en las que se determinó que finalmente los seres humanos nunca escogemos, sino que somos “victimas” de lo que nos muestran o nos venden a través de las redes sociales, en otras palabras, consumismo puro. En ese sentido, expuse que la idea de la libertad que tanto apasiona al ser humano no puede ser concebida apartándola de la idea de la responsabilidad; así pues, le indiqué a aquella persona que somos libres cuando nos hacemos responsables de lo que elegimos, sea esto un error o no, si compramos un producto que al final no nos sirve o resulta ser una moda pasajera, nosotros debemos asumir la responsabilidad de gastar nuestro dinero en eso y por lo tanto las consecuencias. Tal cual lo expresa André Baechler “Dejar atrás la senda de la masa para trazar nuestro camino requiere asumir las consecuencias de las decisiones que tomamos, y comportarnos, por tanto, como un ser responsable. No existe pues libertad alguna para el ser irresponsable. Volar con nuestras propias alas solo puede ser un acto responsable. Libertad y responsabilidad son las dos caras de una misma moneda.”

En otras palabras, nunca se es tan libre como cuando nos hacemos responsables de lo que escogemos, cosa que para algunos resulta chocante, pero que es en la practica la razón por la cual, quienes se hacen responsables, piensan detenidamente antes de escoger una u otra cosa.

Una vez le exprese eso a mi interlocutor, se quedó pensando asintiendo como si dicha posibilidad pudiera ser cierta, no obstante, antes de salir del recinto insistió en que los estudios están y deben ser revisados, agregando que debía existir alguna entidad que regulara la situación, con un cordial estrechón de manos se despidió sin darme lugar a decirle que es contradictorio pensar que la mejor manera de contrarrestar un supuesto control que ejercen las compañías sobre nuestras decisiones para comprar productos es pasarle el control a otra entidad, por lo general “estatal” (la persona no lo dijo, pero quien más realizaría ese control, ¿otra compañía?).

Resulta irónico quejarse de que nos controlan, buscando la solución en el control de otro, es decir, no se asume responsabilidad alguna de lo que se elige, o es culpa de las grandes compañías, que al ser sustituidas por el estado es éste quien asume la culpa, nunca el individuo, ¿acaso no es eso dependencia total?, casi esclavitud, Hayek escribía “los hombres, en vez de tratar de mejorar el conocimiento y aplicación de aquellos principios básicos, se han dado, más a menudo a buscar órdenes sociales sustitutivos”.

Hay personas, como mi interlocutor, que caen en el error de aceptar los preceptos de estudios o intelectuales que concluyen, en nombre de la libertad, que los controles estatales son el adalid de los hombres libres, gran error cometen tanto quienes lo aceptan como los intelectuales que lo promueven, “en una sociedad que avanza, cualquier restricción de la libertad, disminuye el número de posibilidades que se intenta lograr, con lo que se reduce el índice de progreso” (Hayek, 2006), no es el Estado, ni un líder, quien nos da la libertad, nacemos libres y lo que elegimos para nosotros, para nuestros hijos es lo que nos hará libres o los hará libres a ellos, además el asumir y enseñarles a ellos a asumir las consecuencias de esa elección con responsabilidad los (nos) hará aún más libres.

En la actualidad, donde las personas creen que por cada necesidad hay un derecho, quienes piensan así, están entregando su libertad y la de los demás a otro, sea éste el estado o un líder, ¿consideran ustedes que ese debe ser el futuro?

Author profile

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas