LO QUE SE VIENE, POST PANDEMIA.

0
193

                                                                      

Parece recogido de la ficción, pero es el futuro inminente post pandemia. El “Gran hermano” es la Inteligencia Artificial, con Big Data y el complejo sistema de Smart-Dust o redes inteligentes con sensores que pueden controlarlo absolutamente todo, para lograr la supremacía y dominación de los países que dependerán holísticamente de esta supra-tecnología 5G, controladora y global, en un futuro cercano.

Al ritmo del avance mundial en la informática podemos atisbar que, muy pronto, los puestos laborales en derecho, y ciencias serán reemplazados por robots, que garantizarán más eficiencia y productividad en los servicios.  Japón, ya cuenta con “robots-anfitriones”. Singapur desinfecta hospitales con robots. Y en Estonia, Los “jueces-robot” “fiscales-robot” y “abogados de oficio-robots” se encuentran listos y se analiza prontamente su instalación, desplazando a abogados humanos en el Sistema Nacional de Justicia. Por ello, las partes dotarán de información de los casos penales en un umbral cibernético, donde la Inteligencia Artificial tomará decisiones “Smart” con calidad de sentencia. Estos “juristas-robots”, realizarán funciones legales como búsqueda de jurisprudencia, recomendaciones con variables, hipótesis y con info-data en legislación internacional.

La gran ventaja es que, estos “ciber-doctores”, no harán huelgas en el Poder Judicial.

Toda esta tecnología se levantará después de los devastadores efectos de la pandemia del coronavirus. Luego, avizoramos una grave crisis económica con recesión internacional.  Los Colegios y Universidades tendrán indudablemente, enseñanza virtual. Los negocios masivos seguirán cerrados. El Fútbol, los deportes y espectáculos no tendrán espectadores. Los turistas viajarán digitalmente.  Las campañas y mítines políticos serán reemplazados por tele-discursos y tele-demagogia digital y la vanguardista técnica del holograma con tele-presencia simultánea en diferentes lugares hará omnipresente al candidato presidencial. Tal vez el peligrosísimo voto electrónico se implemente masivamente en el planeta, con el consiguiente peligro de manipulación del voto ciudadano con programas de software.

Los velorios y funerales del futuro serán online, con plañideras dando el pésame desde casa y tomando café.

La recesión económica postpandemia traerá consecuencias similares o peores a la gran depresión mundial de 1929. Se aplicará un poco de keynesianismo, es decir, apelar al gasto público para incrementar la economía, aunque ello implique un desequilibrio presupuestal. Aparecerán Al Capones dentro y fuera de los Estados, habrá quiebra de empresas, aumento del desempleo y solicitudes de préstamos internacionales como en botica.

En la ola futurista que comentamos, vendrá la abolición de billetes y monedas para desaparecer el riesgo de contagio al manipular dinero en efectivo. Los bancos querrán deshacerse de monedas y billetes porque resulta muy cara la emisión y el transporte y quieren eliminar el efectivo para mayor flexibilidad y transacciones electrónicas más rápidas.

Hay empresas que quieren beneficiarse de la mayor cantidad posible de Big Data, para tener el manejo del comportamiento de los consumidores y lograr el control total de la política monetaria internacional. Una especie de policía del pensamiento, de George Orwell. Con esta tecnología, los ciudadanos podrían verse sometidos a un control económico y tributario casi absoluto por parte de instituciones gubernamentales internacionales y eso es peligroso. 

Por ello, con una pulsera, una marca, un tatuaje, o un microchip se podrá vender, comprar y alquilar cualquier cosa y con ese mismo dispositivo se podrá detectar cualquier tipo de enfermedad crónica o degenerativa en el ser humano. Quien sabe si para la futura vacuna coronavirica nos impongan un chip, telesalud. La plataforma para el nuevo orden mundial se acelera rápidamente en la próxima década perdida para la economía mundial.

El coronavirus parece diseñado para alterar y castigar el hedonismo de la gente. Desde el Teleencierro universal, hasta el término de la pandemia, vendrán cosas nuevas.

Es lo que se viene, después de la crisis.

+ posts

Abogado. Analista Político y Comunicador. Estudió Desarrollo Económico en Israel . Columnista en medios de comunicación y Analista en Digital TV Mundo y BHTV. De Lima.

alberto.bajak@gmail.com

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas