La policía argentina arresta a 10 personas por asistir a misa contra las directivas de coronavirus

0
96

La policía en Argentina arrestó a diez fieles por asistir a una misa a pesar de las órdenes de quedarse en casa en el área. Entre los presentes en la misa celebrada por el sacerdote José Mendiano, de 79 años, había dos ex policías.

Según Crónica , Enrique Miranda, abogado, dijo a los medios de comunicación después de su arresto: “Hay que decirlo de una vez por todas. Este es un gran circo, no hay pandemia aquí ”. La provincia de San Luis, con una población de casi medio millón de personas, reportó solo diez casos confirmados de coronavirus hasta ahora, así como tres casos sospechosos.

“Oramos por las personas que murieron de coronavirus y por la salud de los infectados”, agregó. “Todo esto es una gran mentira, una farsa. Este es un arresto domiciliario impuesto al pueblo de San Luis por el gobierno local y el gobierno nacional “.

Hizo hincapié en que “la ley puede estipular lo que quiera, pero en materia de fe es competencia exclusiva de la Iglesia Católica”. Miranda dijo que el gobierno nacional “está equivocado si cree que vamos a postrarnos ante él”.

El obispo local Pedro Daniel Martínez Perea trató de minimizar la importancia del evento. “Es lamentable lo que ha sucedido. A nadie le gusta que lo saquen de una iglesia, ni a las autoridades les gusta sacarlos de ese lugar ”, dijo.

El obispo no defendió a su sacerdote por hacer que varias personas participaran en su misa, ni al parecer protestó por las órdenes de cuarentena del gobierno.

“Lo que me llama la atención es que en la carta pastoral les pedí que celebraran misas sin los fieles”, explicó Martínez. “No puedo explicarme a mí mismo cómo esto podría haber sucedido de manera diferente a lo que la diócesis había previsto”.

El obispo Martínez se acercó tanto al sacerdote como a los fieles después del incidente. Elogió a la pequeña congregación por su “buena intención” al observar las medidas de distanciamiento social, pero los llamó por romper “una regla objetiva”.

“Todos estamos haciendo un esfuerzo, tanto católicos como no católicos, para respetarnos”, dijo.

Como informó Crónica , los vecinos habían alertado a la policía después de notar “movimiento dentro de la capilla”. Temían que “algo le había pasado al sacerdote porque es diabético, tiene problemas con la presión arterial y sufre de sordera”. Nunca imaginaron que se celebrara una misa allí ”.

Recientemente , el Arzobispo Carlo Maria Viganò, en el contexto de la prohibición de las Misas públicas, dijo que “los fieles tienen el derecho y el deber de ayudar en la misa, confesarse y recibir los sacramentos: este es un derecho que les llega como miembros vivos del Cuerpo Místico en virtud de su Bautismo “.

“Por lo tanto, los pastores tienen el deber sagrado, incluso a riesgo de su salud y de la vida misma, cuando sea necesario, de cumplir con este derecho de los fieles, y para ello tendrán que responder ante Dios, no ante el presidente de la [ Conferencia de los obispos italianos] ni al presidente ”, enfatizó el ex nuncio apostólico a los Estados Unidos.

Hizo hincapié en que los católicos, especialmente los miembros de la jerarquía, no deberían permitir que “las libertades de la Iglesia estén limitadas por la excusa de una supuesta epidemia”.

La obediencia, dijo Viganò, no es una excusa para el servilismo. “Si nuestra fe se basara solo en la obediencia, los mártires no habrían tenido que enfrentar el tormento al que la ley civil los condenó: hubiera sido suficiente obedecer y quemar un grano de incienso ante la estatua del Emperador”.

+ posts

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas