La izquierda le lava la cara a sus asesinos

4
1165

¿Qué tiene en común un revolucionario comunista cubano nacido en Argentina ejecutado en la jungla boliviana hace 45 años con un pequeño pueblo en la costa oeste de Irlanda? Aparte de las conexiones ancestrales tenues, la respuesta es nada. Los intentos recientes, sin embargo, de fabricar una asociación de este tipo han proporcionado otra ilustración de la determinación en curso de la Izquierda de blanquear la historia.

En febrero, el Ayuntamiento de Galway anunció planes para construir una estatua del Che Guevara para “honrar a uno de los suyos”. (Una de las abuelas del Che nació en Galway.) Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que varios líderes empresariales irlandeses periodistas , y eventualmente el presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes expresaran su indignación por la decisión del consejo. ¿Por qué, se preguntaban, erigiría Galway un monumento a alguien que había matado personalmente a varias personas sin siquiera pretender juicios? ¿Por qué honrarían a un hombre que supervisó uno de los períodos de opresión más brutales del régimen de Castro, incluidos los encarcelamientos arbitrarios y las ejecuciones sumarias?

La reacción inicial de la izquierda irlandesa fue negar estos hechos y lanzar ataques ad hominem. Cuando eso falló, produjeron extraordinarias racionalizaciones que bordeaban lo absurdo. Un columnista, por ejemplo, escribió: “Sí, el Che fue despiadado y fanático y, a veces, asesino. ¿Pero fue un asesino? No, no en el sentido de un asesino en serie o un asesino de pandillas. Era una de esas raras personas que están preparadas para superar las limitaciones éticas, incluso su propia conciencia, y lograr un mayor bien haciendo cosas terribles “.

Aparentemente, el asesinato no es realmente asesinato si está justificado por “un bien mayor”.

Sin embargo, no debemos sorprendernos ante tales respuestas. Estas reflejan un patrón.  Cuando la izquierda se enfrenta a la historia del comunismo vienen los insultos, silencios hoscos y débiles excusas. En 1997, varios intelectuales publicaron El libro negro del comunismo. Este texto detalla de manera exhaustiva cómo los movimientos y regímenes comunistas han encarcelado, torturado, matado de hambre, experimentado, esclavizado y exterminado a millones de personas en todo el mundo a lo largo del siglo XX.

Aunque algunas almas zurdas valientes admitieron la evidencia condenatoria del libro, la respuesta general de la Izquierda siguió el habitual libro de jugadas: ataques a la credibilidad de los autores, disputa arcana de números exactos muertos (como si un millón de menos aquí o alguna diferencia significativa) a la tesis general), afirma que Stalin representó una “distorsión” del marxismo, e incluso sugerencias extrañas de que tales crímenes no deberían distraernos de los “logros genuinos” del comunismo.

En general, la izquierda ha sido notablemente exitosa en distorsionar el conocimiento de la gente sobre el historial del comunismo. Todos saben hoy sobre los crímenes indecibles de los nazis. Sin embargo, ¿alguien duda de que muchos menos saben mucho acerca de las atrocidades ordenadas por Lenin, Castro, Mao y Pol Pot? ¿Aquellos manifestantes que agitan banderas rojas de hoz y martillo entienden realmente qué significan esos símbolos para aquellos que soportaron el comunismo?

Pero mientras que la respuesta de la izquierda a tales preguntas incómodas no cambiará, la pregunta sin respuesta es por qué tantos políticos e intelectuales inclinados a la izquierda juegan a estos juegos.

Parte de la respuesta es la reticencia humana de que alguien reconozca el lado oscuro de los movimientos con los que tiene cierta empatía.

Sin embargo, la magnitud de la negación entre los progresistas sugiere que algo más está sucediendo. Creo que se debe mucho al reclamo de la izquierda al monopolio de la mentalidad moral.

Cualquiera que lea los escritos de los progresistas pronto descubre que usualmente afirma estar trabajando para liberar al resto de nosotros de todo tipo de opresión. Normalmente, el objetivo final es introducir una utopía secular. Karl Marx, por ejemplo, describió su particular fin de la historia como un mundo en el que sería posible que todos “hagan una cosa hoy y otra mañana: cazar por la mañana, pescar por la tarde, criar ganado, Y criticar después de la cena, tal como me plazca “.

La afirmación de la moral alta, por supuesto, permite a la izquierda desestimar a sus críticos por ser poco éticos, falsos o peligrosos. En muchos casos, se ha invocado la misma justicia propia para justificar el uso de medidas feroces por parte de la izquierda contra sus oponentes, reales e imaginarios.

Buscando, por ejemplo, legitimar el Reino del Terror durante la Revolución Francesa, su arquitecto Maximilian Robespierre afirmó: “La primavera de … el gobierno durante una revolución es la virtud combinada con el terror … El terror es solo justicia rápida, severa e inflexible; Es entonces una emanación de la virtud “.

Desafortunadamente para los progresistas, las distancias a las que algunos izquierdistas han ido realizando para realizar sus objetivos ponen en duda extrema sus pretensiones de autoridad moral. Después de todo, ¿quién en su sano juicio asociaría la virtud con la guillotina en la Place de la Révolution? ¿No se supone que son los reaccionarios los que hacen cosas tan espantosas? ¿Realmente podría ser que el mismo Santo Che una vez dijo:

Para enviar a los hombres al pelotón de fusilamiento, la prueba judicial es innecesaria. Estos procedimientos son un detalle burgués arcaico … Un revolucionario debe convertirse en una máquina de matanza en frío motivada por el odio puro“.

Como regla general, los conservadores generalmente no están en utopías. Desde la época de Edmund Burke, han subrayado la falibilidad humana y la locura , por no mencionar la arrogancia , de tratar de crear el Cielo sobre la tierra.

Para la izquierda, sin embargo, cualquier reconocimiento de tales verdades acerca de la condición humana compromete severamente su razón de ser . Esa misma autocomprensión también significa que deben librar una guerra de rechazo y racionalización contra todo lo que contradiga sus mitologías, como algunos hechos muy poco románticos sobre figuras no tan angélicas como el Che.

En última instancia, la verdad histórica suele triunfar sobre la mera ideología. Las mentiras tienen una forma de desintegrarse desde dentro. Pero como Alexis de Tocqueville escribió una vez: “Cuando el pasado ya no ilumina el futuro, el espíritu camina en la oscuridad”. Los conservadores olvidan ese consejo a su propio riesgo.


 

+ posts

4 comments

  1. Roberto Castro 17 noviembre, 2018 at 11:20 Responder

    En el caso de México “la izquierda” y “la derecha”, han demostrado ser la misma porquería, LO ÚNICO QUE HA COMPROBADO SER LA SOLUCIÓN REAL A CUALQUIER TIPO DE PROBLEMA QUE CONSIDEREMOS PLANTEAR, ES EL AUTÉNTICO Y REAL AUTOGOBIERNO, TAL Y COMO LO INSTAURÓ CHERÁN EN EL 2011, resolviendo todos los problemas que antes ningún “Partiducho o Politiquillo”, siquiera se le había “ocurrido” resolver, …ahora en el último Municipio que lo busca hacer, el cual es Nahuatzen, estamos teniendo que “luchar” de manera “muy intensa” EN CONTRA DEL CORRUPTO GOBIERNO DE SILVANO AUREOLES, ya que no permite la instauración de dicho Autogobierno, …PERO NO NOS DESANIMAMOS, A GRADO TAL QUE A QUIEN LE LLEGUE A INTERESAR YA REALIZARLO EN SU COMUNIDAD, CON TODO GUSTO LOS PODREMOS ASESORAR Y APOYAR EN LA IMPLEMENTACIÓN DE TAL PROCESO DE DICHO AUTOGOBIERNO, por Mensaje Personal al correo-e castrotavizon@yahoo.com, será posible que verifiquemos los detalles! Saludos.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas