De la ficción al anarquismo

0
149

Todos aquellos que tenemos un conocimiento mínimo de la ideología Libertaria nos imaginamos cómo sería la vida del individuo sin ningún tipo de Estado que intervenga en la vida de cada persona,  ya que el sistema de más Estado, como tal, no da un resultado consistente. Se pueden palpar los grandes errores que los gobiernos cometen demostrando así su ineficiencia y el gran fiasco que son. Cuando pensamos en la vida sin ese parásito de la sociedad llamado Estado, se nos vienen a la mente cosas como: ¿el hombre cómo solucionaría sus conflictos?, ¿quién haría la infraestructura?, ¿quién manejaría las empresas públicas?, ¿quién crearía las leyes?, etc.

Estas cuestiones son difíciles de imaginar ya que nacemos bajo el poder del Estado, sin embargo, eso no evita que podamos pensar en situaciones paradisiacas, hechos que quizá nunca viviremos. Hoy ya parecen muy lejanos y difusos los precedentes que exponían una sociedad Anárquica, los pocos ejemplos cercanos parecen no arrojar resultados positivos, tal vez,  por el hecho de que el hombre solo ha tenido la opción de vivir bajo el sometimiento de otros hombres, los gobiernos.

Desde los inicios siempre el hombre se ha encontrado con otros hombres, individuos sobresalientes, personas con capacidad de ser líderes, dirigir un grupo X que les permita demostrar su liderazgo, empero, este no es el problema, la situación está en que el líder sobresaliente se ideo la forma de tener el poder para dirigir y entrometerse en la vida de otros individuos, engendrando la política, la herramienta de los líderes que quieren poder.

Es cuando en algún momento de la historia el hombre empiezan a mal utilizar esta herramienta, convirtiéndola en el eje central donde todo gira, entonces vemos como por medio de la política los Estados se inmiscuyen cada vez más en la vida de los individuos, de esta forma, nace por medio de la gobernabilidad, la idea de que tus ingresos hay que pagarlos como ofrenda al grupo de dirigentes para que ellos costeen sus funciones que no pediste y redistribuyan tu riqueza a su parecer, así pues, los impuestos se anteponen a la política y se convierten en el eje para poder manejar todos los hilos del poder, el deseo de más poder y control finalmente termina en dictadura.

Estas situaciones han hecho que los individuos se vuelvan incrédulos  a la institución del Estado, por esta razón han venido creciendo las corrientes anarquistas, los individuos están creyendo más en sí mismos, están tomando confianza y la pésima gobernabilidad ha ayudado a que los individuos descrean, por cualquier cantidad de motivos; corrupción, burocracia, intervención estatal, etc. Lo anterior ha vuelto la mirada de interés al anarquismo, tanto que, han salido series de televisión reforzando esta posición donde presentan al mundo en catástrofes, gobiernos que caen por su propio peso, incidentes que los llevan a guerra o propagación de enfermedades ante las cuales los gobiernos centrales no pueden dar solución y acaban con la nación completa, como se diría en términos bíblicos, el mismo Apocalipsis. En estas situaciones la preocupación de los individuos ya no es la política, ni la gobernabilidad, ni el Estado, sino, la sobrevivencia, y vemos entonces el nacimiento espontáneo de una sociedad anárquica, estrictamente contractual y voluntaria donde existen lideres circunstanciales (primus inter pares) producto de su inteligencia y astucia que toman el mando en diferentes situaciones, donde se asocian en grupos por iniciativa individual para contrarrestar la epidemia zombi, así es como sucede en “The Walking Dead”.

En la serie The Walking Dead, una enfermedad contagiosa se propaga por el mundo y lo destruye la infraestructura, la institucionalidad, dando la muestra de una de las tantas posibilidades de cómo puede llegar a existir un orden social en anarquía. Allí podemos apreciar muchas cualidades, para empezar, el derecho legítimo a la defensa propia muestra como los individuos en su afán por vivir, recurren a la acción de la autodefensa, desesperados por sobrevivir se arman, siendo la expresión más grande donde el individuo se preocupa por él y su vivir dándole espacio a las libertades, sin embargo, también hay una oportunidad para que los liderazgos busquen imponerse sobre otros hombres, notándose así, el vicio de unos por tener el poder, e incluso, el vicio de otros por tener un gobernante, este comportamiento podría decirse que es intuitivo debido al hecho de llevar generaciones teniendo un gobernante, enseñados a ser gobernados, por tal situación, es difícil deshacerse de un solo golpe de lo que se formó por generaciones y hace parte de nuestra genética pre establecida, en otras palabras, parece ser que el gen de la servidumbre hace parte de nosotros.

El instinto de seguir líderes y a la manada ha generado una Estado dependencia, un vacío en los hombres cuando no tienen caudillos que cada año les digan cuanto se van a ganar, que intereses deben pagar por las deudas, a qué edad se deben pensionar si es que pueden lograrlo y de qué forma, qué salud es la que deben tener, o que productos deben consumir y el precio que fija para ellos. Debe ser una situación de shock el hecho de no tener quien les diga que hacer.

Pero no es tan cruel como se pensaría, si bien, en algún momento de la evolución el hombre sintió la necesidad de ser gobernado, no quiere decir que no se puedan intentar otros modos de organizar el orden social, ya sabemos que la institución del Estado no funciona para ninguno de los propósitos que busca lograr, con todo, vale la pena prestarle atención a la anarquía expuesta en algunas series de TV y a los sedientos de poder como Negan, es necesario ahora un cambio de conciencia para dar inicio gradualmente al desmantelamiento del Estado y ¿por qué no? Un avance hacia un Estado Mínimo (Minarquista) con poderes limitados, reducidos, controlados y posteriormente a una sociedad de derecho privado (Anarcocapitalismo) donde todas las relaciones sean estrictamente voluntarias y pacíficas, donde no existe la política ni el Estado, solo un floreciente mercado ofreciendo todos los bienes y servicios que anteriormente eran manejados por el Estado.

Debemos cambiar el chip, evolucionar, pensar que las decisiones que toma el individuo son las más certeras y si no lo son y se equivoca, podrá aprender asumiendo los costes y responsabilidad para no repetirlo en el futuro. Solo cada individuo sabe cómo manejar su vida, en cambio, el Estado se ha equivocado constantemente en tomar decisiones colectivas dañando y perjudicando a los individuos que finalmente debe asumir las pérdidas de las acciones de los administradores de nuestras vidas…

Author profile

nació el 24 de junio del 1979 en Bucaramanga Santander, administrador de empresas de la Universidad Simón Bolívar, de Barranquilla, Diplomado en Gerencia estratégica, actualmente se desempeña como empresario independiente,dueño y gerente de un restaurante, Maestro cervecero autodidacta en fabricación de cerveza artesanal, esta idea lo motivó a centrar su pensamiento e ideología política con sentido libertario,ya que se vio inundado de carga impositiva e intervención estatal, innecesarias para montar su propio negocio de cerveza, se ha empeñado en divulgar e incentivar que es posible de hacer cerveza en casa, dictando cursos y seminarios a bajo costo para promover la cultura de cerveza artesanal, saliéndose de los monopolios; promoviendo el emprendimiento la empresa y el libre mercado.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas