La evolatría, la nueva religión en Bolivia

1
51

A finales de junio del año 2006, Evo Morales anunció que haría una evaluación de sus primeros seis meses de gestión. Orinoca, lugar de nacimiento de morales, fue el sitio elegido para la más «histórica» de las sesiones de gabinete. Las cámaras de la televisión estatal de Bolivia transmitieron el acto, que no fue una reunión de gabinete, sino un «ritual andino», donde Edgar Patzi, ministro de educación, y David Choquehuanca, canciller,  hicieron el papel de sacerdotes. Al sacrificio de una llama, le siguió la declaración de «sagrada» a la casa de Morales, pero bautizar a Orinoca como el «centro energético» de los Andes -fue lo más singular de ese día-.

En realidad, ese espectáculo que dejó emocionados a muchos hippies de clase media, era sólo parte del paquete ideológico del Socialismo del Siglo XXI, que a diferencia de las anteriores versiones, este tiene un ropaje místico y espiritual. Por ejemplo, en su libro Los brujos de Chávez, el periodista David Placer manifiesta lo siguiente: “Los militares hacían ritos de iniciación en La Habana, los altares en los lugares públicos se multiplicaron, y los santeros tenían lugares de honor en el alto mando militar venezolano” (Placer, 2015, pág. 23).

Evo Morales estaba siguiendo el mismo patrón, pero en una versión «aymara» -aunque los aymaras desconocían estos rituales-.

Pero ¿Qué ganaban esos tiranos imponiendo una religión de ese tipo?

Tradicionalmente, en nuestra América, existen tres instituciones que son custodias y transmisoras de cultura: a) la familia, b) las organizaciones educativas y c) la iglesia. Morales y Chávez sólo estaban siguiendo al pie de la letra las instrucciones de Antonio Gramsci y Nestor Ceresole. El primero recomendó atrapar la cultura para que la sociedad caiga como «una fruta madura», y el segundo dejó los pasos para construir un triángulo político entre el caudillo, el ejército y el pueblo. Y para eso, había que dominar por completo la educación, someter a la familia y acabar con la iglesia.

El extraño ritual montado por Morales, Choquehuanca y Patzi sería el comienzo de una guerra contra las iglesias evangélicas y católica. Verbigracia, Patzi catalogó de «oligarcas», «latifundistas» y «colonialistas» a varios jerarcas católicos. Lo peor de todo fue que esos adjetivos fueron repetidos por el propio Morales. Al final, el socialismo impuso su agenda, la enseñanza religiosa de tradición cristiana fue quitada de los colegios fiscales. Los colegios privados no tuvieron mejor suerte, ya que estos fueron obligados a introducir la materia de «cosmovisión andina» -un subterfugio para adoctrinar a los pequeños-. ¿Cree que exagero? Pues no, recuerde las palabras de Álvaro García Linera:

«Papá, mamá, no lo abandones al presidente Evo, no lo dejes solo. No lo abandonen, el presidente Evo si tiene apoyo construye colegios, si no tiene apoyo regresarán los gringos, regresarán los vendepatrias, regresarán los asesinos y a las wawas les van a quitar todo y no va a haber destino. Va a haber llanto y el sol se va a esconder, la luna se va a escapar y todo va a ser tristeza para nosotros, no se olviden» (Pagina Siete, 2015)

Si observamos el grado de fanatismo con el cual muchos jóvenes de las áreas rurales defienden la nefasta gestión de Morales, podemos afirmar, y sin temor a equivocarnos, que su política fue todo un éxito. Total, para la izquierda es un éxito que todos sean ateos, socialistas y pobres, es fácil controlarnos por el hambre o por la mente.

Que el Movimiento Al Socialismo se encuentre en terapia intensiva, no significa que no sea peligroso, y mucho menos que hayamos derrotado al socialismo. Para eso se necesita un cambio de modelo económico – debemos apuntar al libre mercado, a la inversión extranjera y tener menos impuestos- y una total limpieza del sistema educativo –no adoctrinamiento, sino educación-. Eso solo es posible con una nueva fuerza política que sea conservadora en lo cultural y capitalista en lo económico.

Trabajos citados

Pagina Siete. (15 de Noviembre de 2015). paginasiete. Obtenido de García Linera asegura que si Evo se va, el sol se esconderá y “todo será tristeza”: https://www.paginasiete.bo/nacional/2015/11/25/garcia-linera-asegura-escondera-todo-sera-tristeza-78126.html

Placer, D. (2015). Los Brujos de Chavez . Caracas: Amazon .

Author profile

HUGO BALDERRAMA ES ECONOMISTA MASTER EN ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS Y PHD. EN ECONOMÍA

1 comment

  1. Jorge Alameda 25 noviembre, 2019 at 15:13 Responder

    En la cultura andina se ha conocido por mucho tiempo la leyenda de Inkarri que se refiere a el renacimiento de los Incas, este fue el motivo por el cual Evo Morales se disfrazo de Inca e hizo un ritual inventado con un supuesto curaca (que despues termino preso por narcotrafico) para su toma de mando, lo hizo en las ruinas de Tiahuanaco, en otras palabras se adueño de la mente de sus seguidores

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas