La democracia es el gobierno de los tontos

1
659

Jason Brennan, filósofo de 40 años, en su libro “Contra la Democracia”, propone un sistema donde las personas estén capacitadas para votar, le llama, epistocracia:

“Del mismo modo que una persona que está borracha no debe conducir, creo que las personas que no saben lo que están haciendo no deberían votar, porque nuestro voto tiene un impacto en otras personas”, dijo el filósofo en una entrevista reciente con el periódico español La Vanguardia.

El autor, que ha estado estudiando el comportamiento del votante y la ética de la votación durante años, argumenta que los ciudadanos más competentes, aquellos con más conocimiento político, deberían tener más poder político que los menos competentes.

Para corregir esta situación, Brennan propone como someter a los votantes a una especie de prueba, para que puedan demostrar si son competentes o no tienen idea de la política. Un sistema en el que el votante debe responder primero un cuestionario con información demográfica y preferencias, y luego otro para verificar sus conocimientos básicos sobre política. Por ejemplo, habría preguntas como: ¿Quién tiene la mayoría en el Congreso? ¿Qué leyes se han promulgado en los últimos meses? ¿Cuál es la tasa de desempleo nacional y otros eventos económicos recientes?

Brennan clasifica a los votantes como Hobbits, Hooligans y Vulcanianos.

Los hobbits son ciudadanos mal informados con un bajo nivel de participación política, los hooligans saben mucho sobre política, pero tienen ideas muy sesgadas y se comportan como tribus, y los vulcanianos son una minoría de votantes: racionales, bien informados y sin lealtades inadecuadas, pero prácticamente no existen, explicó a La Vanguardia.

Para hacerse entender mejor, da un ejemplo: “Imagine que soy de Boston: es parte de mi identidad ser un seguidor del equipo de Boston y odiar a los equipos de Nueva York, por lo que en política lo mismo funciona. Si somos católicos de origen irlandés que viven en Boston, se supone que debes votar por los demócratas, apoyarlos en todo lo que hagan, sea quien sea el líder, porque solo quieres que ganen, esos son los hooligans, y son la mayoría de los votantes: votan por su partido y les importa muy poco quién sea el líder “, dijo en una entrevista con el periódico español El Mundo.

En conclusión: Brennan argumenta que el “problema de la democracia es que le da mucho poder a la gente mientras que cada persona individualmente tiene muy poco poder. Por lo tanto, como los votos individuales cuentan muy poco, la mayoría de las personas no tienen incentivos para estar informados y usar su voto con cuidado “.

Author profile
Emma R.

Corresponsal de Mises Report en Francia.

Ir a la barra de herramientas