Introducción a la Libertad

Estoy cansado de que me llamen “fascista, neoliberal e imperialista”, de permanecer en completo debate con amigos y compañeros debido a la defensa de la libertad. Es por esto, que decidí escribir este artículo en función de todo aquel que deseé entender y conocer en términos muy sencillos y muy elementales la filosofía liberal, este artículo seguramente no lo va a convencer de hacerse liberal, además, no tiene ese propósito, pero sin duda, dejará en su mente el deseo de conocer en profundidad la gran tradición del pensamiento liberal.
Cuando se habla de “libertad” vienen a la mente diferentes definiciones de lo que es, y cuando se escucha hablar en defensa de la misma, se logra visualizar cómo se rompen cadenas de esclavos, esa imagen tan clara, pero a su vez tan confusa, no transmite completamente el significado profundo que quienes nos definimos liberales defendemos. Más aún, teniendo en cuenta que la palabra “libertad” se encuentra completamente banalizada, ya que en muchos lugares se escribe en defensa de la misma o se pregona su importancia, esto lo vemos en los himnos, escudos y centros académicos donde el epíteto “libertad” está escrito con otra palabra hermosa, ejemplo de ello es: “Libertad y Orden” (Banco de la República de Colombia, s.f.), “Igualdad, Fraternidad, Libertad” (République française, s.f.) y “Dios, Patria, Libertad” (República Dominicana, s.f.). De allí, que sea necesario responder a las siguientes preguntas: ¿Qué es “libertad”? y ¿Qué implicaciones tiene para la vida social, económica y política de un país?
Si usted desea comprender la forma de pensar de un “libertario” e introducirse al pensamiento liberal este artículo pese a la simplicidad básica que maneja, logrará darle un vistazo a lo que se ha llamado “tradición liberal” (Hayek, 1973, págs. 122-151).

1. ¿Qué es la libertad?
Desde la antigüedad el ser humano ha buscado formas de controlar otros seres humanos, por ejemplo, la “fuerza-bruta” fue la regla para obtener el control humano en la Prehistoria. Más adelante, en la Edad Antigua, la Edad Media y principios de la Edad Moderna, con el nacimiento de agrupaciones humanas y “organizaciones sociales”, quien gobernaba la relación lo hacía por el uso de la “fuerza-poder” y era quién definía las reglas y el horizonte de vida de los súbditos. En ese escenario eran libres quienes no dependían en absoluto de la voluntad de otro ser humano.
Diferentes escritores han dado definiciones dogmáticas de la palabra libertad. Sin embargo, manifiesto que el concepto libertad tiende a entenderse como “la ausencia de obligaciones que otro ha impuesto sobre un tercero”. En ese escenario, es libre la persona que tiene completa autonomía para decidir cómo vivir, dónde vivir, con quién vivir y que hacer de su vida. De allí, que pensadores del siglo XXI definan el liberalismo como el “respeto irrestricto al proyecto de vida del prójimo” (Milei & Giacomini, 2019).
En últimas, la libertad es aquel principio que consiste en comprender y defender que cada ser humano tiene como derecho inherente a su naturaleza vivir según su propia voluntad, es decir, usted vive como se le ocurra, ella, él, y todos con ese mismo derecho. Y no se consiente ninguna razón “moral”, “legal”, “filosófica”, “religiosa”, “metafísica” o “científica” que pretenda argumentar que un ser humano determinado puede definir como debe ser el proyecto de vida de otro ser humano, como resumen diríamos: “La libertad es el derecho natural de vivir como se nos dé la voluntad de vivir” (libre albedrío).

2. ¿Tiene límites la libertad?
La libertad tiene tres (3) límites, “demarcaciones” con los que comparte armónicamente y coopera para un entero desarrollo, y para no transigir la línea que separa la libertad del libertinaje. Estos tres son la libertad propiamente dicha, la vida y propiedad privada.
La libertad es entendida como la otra “cara” de esa “moneda” llamada libertad, límite consistente en no intervenir en la libertad de otro ser humano, por lo cual, nadie puede decidir vivir de determinada forma si con ello, destruye la libertad de otro. Ello implica implícitamente que su actuar no puede romper la vida y propiedad de sus semejantes. Por ejemplo, yo puedo decidir “si contraigo o no matrimonio” pero no puedo obligar a otro hacerlo, tengo que respetar la libertad de ese otro individuo de decidir si quiere “contraer matrimonio o no” conmigo, esto es: Libertad de otro, como límite a la libertad propia.
Segundo, la vida como límite a la libertad, ya que no se permite romper el equilibrio existencial de un tercero. En este caso, cualquier persona tiene la libertad de hacer con su vida lo que desee, pero sin que ponga en peligro la vida de otro ser humano. Un ejemplo de ello es el porte y uso de armas, se cree que todo individuo tiene derecho a portarlas y utilizarlas en caso de necesidad, pero su uso está limitado en tanto a que dichas armas no puedan destruir la vida de otro con excepción de la legítima defensa, por el simple hecho de que, al perderse una vida sin consentimiento, rompe la libertad del asesinado de decidir cómo vivir y hasta cuando vivir, esto es: Libertad existencial de un tercero (vida), como límite a la libertad propia.
El tercer límite a la libertad es la propiedad privada, en esta ocasión, se defiende la idea de concebir la libertad dentro del parámetro donde tengo absoluto control. Es decir, puedo hacer lo que se me dé la voluntad de hacer con los objetos que son de mi propiedad, siempre y cuando con ello no rompa el equilibrio de vida existencial ni la propiedad de otro, esto es: propiedad privada como límite a la libertad.

3. ¿Qué es el liberalismo?
Entonces el liberalismo es la concepción de comprender que una sociedad civilizada se desarrolla a partir de la defensa de la libertad, la vida y la propiedad privada de todos los individuos. Por lo cual, el liberal se dedica con su vida y ejemplo, a construir argumentos sociales, científicos, económicos, políticos, morales, metafísicos y legales para la defensa de dichos principios.
El liberalismo es una forma de vida, que busca eliminar cualquier forma de concentración de poder que en cualquier sentido destruya los postulados en defensa de la vida, la libertad y la propiedad privada. Lo anterior implica que nos opongamos a los monopolios (concentración de poder comercial), al Estado (concentración de poder político), y a la Iglesia no como institución sino en contra de postulados religiosos que restrinjan la libertad de credo (concentración de poder dogmático). Por lo cual, defendemos las siguientes instituciones sociales: división tripartita del poder del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), un Estado laico, separación del Estado y la educación, separación del Estado y la economía y el establecimiento de una constitución que deje claro que los entes del Estado no puedes intervenir en ningún sentido en la vida, libertad o propiedad privada de un individuo.
A continuación, se esquematiza, la separación de poderes dentro del Estado y así como la separación entre el Estado y las otras instituciones sociales antes mencionadas.

4. Algunos conceptos liberales.
4.1. LIBERAL: Se entiende por liberal todo aquel individuo que comparta los postulados del liberalismo, que los defienda, los pregone, los promulgue en su ámbito social y profesional.
4.2. LIBERTARIO: Es un sinónimo de la palabra “liberal”, sin embargo, en la actualidad la mayoría de “liberales” se autodenominan “libertarios”, para separarse conceptualmente de todos aquellos grupos y partidos políticos y sociales que se llaman liberales, pero que no defienden los principios del liberalismo.
4.3. DIVISIÓN DE PODERES: Como liberales o libertarios, se concibe que el Estado es la forma más arbitraria de manifestación de poder coercitivo, por lo cual, entre más controlado y limitadas estén las funciones de quienes ocupan cargos públicos, menos riesgo se presenta de abuso de poder, por consiguiente, se defiende que el Estado debe estar dividido en tres poderes: el legislativo, el ejecutivo y el judicial.
4.4. SEPARACIÓN DEL ESTADO y LA IGLESIA: En concordancia con la libertad, se preserva la libertad de pensamiento y la libertad religiosa entonces el ejercicio del Estado no debe estar legitimado para intervenir en la forma de pensar o en la creencias o dogmas religioso de sus ciudadanos. En ese sentido, el Estado debe prestarse para garantizar la convivencia dentro de la libertad religiosa y en ningún caso promover alguna creencia y/o religión.
4.5. SEPARACIÓN DEL ESTADO y LA EDUCACIÓN: Ya que la educación es uno de los pilares más poderosos de adoctrinamiento o preparación ideológica, se defiende el postulado de separar el Estado de la educación. No se concibe que el Estado diseñe planes académicos determinados para educar de cierto modo la población, en este caso, la educación en los primeros años de vida del individuo debe estar definida por los padres del educando, y en los años superiores, por el interés personal de cada persona. En ocasión a lo anterior, el Estado debe separarse del direccionamiento de la educación.
4.6. CONSTITUCIÓN LIBERAL: Los liberales ponen en primer lugar los principios del liberalismo, estos son la vida, la libertad y la propiedad privada. Ninguna manifestación de poder puede intervenir dentro de los derechos del individuo, es decir, se pretende que el Estado no use su legítimo poder para fracturar dichos derechos. Ni siquiera una decisión judicial puede romper los derechos “naturales” del individuo. En este caso, la función legítima del Estado es dar seguridad a sus ciudadanos, seguridad física (garantía de la vida) y seguridad jurídica (garantía de libertad y propiedad privada) cosa que debe quedar claro en la constitución fundadora del Estado.
4.7. SEPARACIÓN DEL ESTADO y LA ECONOMIA: El liberal concibe la economía como “el estudio del empleo de los recursos escasos que tiene usos alternativos con ocasión al comportamiento y deseo humano” (Sowell, 2012, pág. 7). Por lo cual, se comprende que el único sistema válido para redistribuir los recursos del planeta se debe dar a partir del “sistema de precios” que nace con ocasión a la demanda y oferta, según la voluntad de los individuos, por lo que el Estado en lo sumo posible no debe definir las políticas económicas, ni tampoco intervenir en el “mercado”.
4.8. MERCADO: Es la interacción voluntaria entre los individuos o acción humana en función del intercambio (Mises, 1980, pág. 21), por medio de la cual, una persona de forma autónoma y sin ningún tipo de arbitrariedad traslada de su patrimonio a otro individuo determinado bien o servicio, quien, a su vez, traslada al primero un pago o compensación por el bien o servicio que recibió. Todo lo anterior, bajo la voluntariedad y libertad de ambos individuos. En últimas, ese entramado de relaciones de intercambio en sentido general se llama mercado y funciona en ocasión al “sistema de precios”.
4.9. SISTEMA DE PRECIOS: Forma de funcionamiento del mercado que se basa en considerar que el precio de determinado producto se da en ocasión, al menos, por tres factores: 1) La cantidad de bienes reales que haya en el mundo (oferta), 2) La cantidad de personas que deseen el producto o servicio (demanda), y 3) el valor que estén dispuestos los compradores a pagar por determinado bien o servicio, según su necesidad y percepción o interés individual (teoría subjetiva del valor).

5. Grados de liberalismo:
Dentro del liberalismo, existen divisiones o formas de ver el futuro de la sociedad, en este caso, todos los liberales o libertarios defienden los principios básicos de la libertad, pero con diferencias mínimas respecto al orden de importancia de los mismos, o en ocasión a la naturaleza existencial del Estado.
Por un lado, algunos liberales conciben que el orden de importancia de los derechos es: 1) Vida, 2) Libertad y 3) Propiedad Privada; otros consideran que la importancia de los derechos es: 1) Libertad, 2) Vida y 3) Propiedad Privada. Son discusiones mínimas pero que en últimas determinan la postura de cada libertario respecto, por ejemplo, al aborto.
Los primeros pensadores liberales y que dieron inicio a la construcción del pensamiento liberal, aquellos del siglo XVIII, XIX e inicios del XX son denominados “liberales clásicos”. Algunos libertarios creen que el Estado debe existir, pero tener funciones mínimas y limitadas, estos se autodenominan “minarquistas”. Por otro lado, otros libertarios creen que el Estado no debería existir y que las relaciones de los individuos se deben dar solo por el funcionamiento del mercado, por lo cual, se autodenominan “anarcocapitalistas”.
6. ¿Qué implicaciones tiene para la vida social, económica y política la libertad?
El pensamiento liberal trae muchísimas implicaciones en la sociedad, porque ello determina la constitución de la forma de vida de los individuos. En este caso influye si un Estado es autoritario o no, democrático o no, respeta las libertades de pensamiento o no, opta por una libertad de empresa, cuánto interviene el Estado en la economía y así sucesivamente. En realidad, el ser liberal depende en absoluto de una percepción completa del Estado, las relaciones sociales y la misma sociedad.

7. CAPITALISMO vs. COMUNISMO.
Cuando un Estado interviene nada o lo menos posible en la vida social y en los derechos naturales de los individuos (vida, libertad y propiedad privada), se habla de un Estado liberal o de libre mercado. Para algunos el término apropiado es “Estado capitalista”. En contraste, cuando un Estado interviene mucho en la vida social y limita los derechos naturales del individuo y regula la economía, se habla de un Estado No liberal, para algunos el término apropiado es “Estado Socialista” (políticas estatistas). Por último, cuando el Estado interviene absolutamente en la vida social, política, comercial e ideológica de sus individuos se denomina “Estado Comunista”.
Según el grado de intervención de las políticas definidas por los Estado, estos o están más cerca de ser un Estado Comunista o están más cerca de ser un Estado Capitalista o de libre mercado.

8. Neoliberalismo.
Cuando un economista o pensador contemporáneo trae postulados liberales de antiguos pensadores, se le tacha de “neoliberal”. Sin embargo, válgase resaltar que ningún pensador liberal se ha autodenominado “neoliberal”, más bien, es una palabra que utilizan los economistas e ideólogos que se oponen al liberalismo o que son neutrales y que optan por el “Estatismo” o “Socialismo”. Por lo cual, todo aquel que usa el término “neoliberal” o “neoliberalismo”, en su mayoría de veces, es un autor que comparte postulados académicos con pensadores opuesto al liberalismo, tales como Carlos Marx, Federico Engels, etc. Desde el punto de vista liberal, tanto el comunismo como el socialismo, y el mal llamado “neoliberalismo” fracasan porque el único sistema técnicamente viable social y financieramente es el Capitalismo.
Cualquier sociedad entre más esté intervenida por el Estado económica y socialmente hablando, más rápido y más profundas crisis tendrá tanto sociales como económicas, y la sociedad que menos intervenida esté por el Estado, menos rápido y menos profundas son sus crisis. La solución es la NO intervención del Estado en economía y en la vida social de sus individuos.

9. Pensadores liberales.
A continuación, se hará una lista de 31 pensadores liberales, que defendieron los derechos naturales del hombre y que contribuyeron desde sus países y desde sus ámbitos profesionales a perfeccionar el pensamiento liberal. La lista está compuesta por pensadores liberales ya fallecidos. ¡Loor en sus tumbas!
1. John Lilburne (1614-1657), militar y político inglés.
2. John Locke (1632-1704), filósofo inglés.
3. Bernard Mandeville (1670-1733), escritor satírico anglo-holandés.
4. Voltaire [François – Marie Arouet], (1694-1778), escritor francés.
5. David Hume (1711-1776), filósofo, economista, sociólogo e historiador escocés.
6. Adam Smith (1723-1790), filósofo y economista escocés.
7. Adam Ferguson (1723-1816), teórico social escocés.
8. Thomas Paine (1737-1809), político, escritor, filósofo estadounidense.
9. Nicolás de Condorcet (1743-1794), filósofo, científico y matemático francés.
10. Thomas Jefferson (1743-1826), líder revolucionario estadounidense.
11. Jeremy Bentham (1748-1832), filósofo, economista, pensador y escritor inglés.
12. Dugald Stewart (1753-1828), filósofo y matemático escocés.
13. Benjamin Constant (1767-1830), filósofo, escritor y político suizo-francés.
14. Wilhelm von Humboldt (1767-1835) erudito alemán.
15. Frédéric Bastiat (1801-1850), teórico político francés.
16. Richard Cobden (1804-1865), industrial y político inglés.
17. Alexis de Tocqueville (1805-1859), jurista, político e historiador francés.
18. John Stuart Mill (1806-1873), filósofo y reformador inglés.
19. John Bright (1811-1889), político británico.
20. Herbert Spencer (1820-1903), antropólogo y filósofo inglés.
21. Carl Menger (1840-1921), PhD en Derecho, economista.
22. Ludwig von Mises (1881-1973), economista, historiador, filósofo austriaco.
23. Michael Polanyi (1891-1976), polímata húngaro–británico.
24. Friedrich A. Hayek (1899-1992), teórico político anglo-austriaco.
25. Ayn Rand (1905-1982), novelista y moralista ruso-estadounidense.
26. Isaiah Berlin (1909-1997), filósofo letón-británico.
27. Milton Friedman (1912-2006), economista estadounidense.
28. James M. Buchanan (1919-2013), economista estadounidense.
29. Murray N. Rothbard (1926-1995), economista, historiador estadounidense.
30. Elinor Ostrom (1933-2012), politóloga estadounidense.
31. Robert Nozick (1938-2002), filósofo estadounidense.

10. Conclusión.
Este documento, no pretende en lo mínimo resumir siquiera el 10% de lo maravilloso que es el pensamiento liberal, solo busca introducir a nuevos individuos a la tradición liberal del pensamiento. En este ámbito, define el concepto libertad, los limites que son los derechos naturales (vida, libertad y propiedad) y, por último, explica una concepción respecto al abuso de poder y uso legítimo del poder del Estado y trae definiciones básicas y elementales sobre la forma de pensar de los libertarios. Sin embargo, se resalta que para comprender en profundidad los postulados filosóficos, morales, económicos y políticos del liberalismo, el lector debe acudir a las obras completas de los pensadores liberales que fueron referenciados en el ítem anterior.

¿Quieres conocer más? Escríbeme: dmarin@eslibertad.org
Por: Mauricio Dillinger.

Referencias
Banco de la República de Colombia. (s.f.). Red Cultural del Banco de la República de Colombia. Obtenido de El Escudo de Colombia: https://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-139/el-escudo-de-colombia
Hayek, F. A. (1973). Liberalismo. Roma.
Milei , J., & Giacomini, D. (2019). Libertad, Libertad, Libertad. Buenos Aires: Galerma.
República Dominicana. (s.f.). Visira República Dominicana. Obtenido de Escudo de República Dominicana: https://www.visitarepublicadominicana.org/escudo-de-republica-dominicana
République française. (s.f.). Francie Diplomatie. Obtenido de Libertad, Igualdad, Fraternidad: https://www.diplomatie.gouv.fr/es/venir-a-francia/conozca-francia/simbolos-de-la-republica/article/libertad-igualdad-fraternidad

Author profile

Mauricio Dillinger abogado de profesión, economista de corazón. Es un joven libertario, estudiante de último semestre del programa de Derecho de la Universidad la Gran Colombia, de derecha, liberal clásico y capitalista. Le fascina el debate de las ideas. Su slogan de vida es: “Amen a Dios, valoren su familia, respeten al prójimo, cuiden el planeta y no lastimen corazones”.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas