Hay dos formas de enriquecerse: la económica y la política

0
155
El 30 de marzo marca el aniversario del nacimiento de alguien quien introdujo una distinción crucial para entender la realidad política –el sociólogo Franz Oppenheimer. En The State [El Estado], él contrastó a los “medios políticos” con los “medios económicos”.

“Hay dos formas fundamentalmente opuestas por las cuales el hombre… es impelido a obtener los medios necesarios para satisfacer sus deseos. Estos son el trabajo y el robo, el trabajo propio y la apropiación forzada del trabajo de otros… Yo propongo… llamar los “medios económicos” al trabajo propio y al intercambio equivalente del trabajo propio por el trabajo de otros… mientras que serán llamados los “medios políticos” a la apropiación no correspondida del trabajo de otros.”

Oppenheimer dirigió su distinción hacia el desarrollo de la teoría del estado como conquista.

“Toda la historia del mundo… muestra… una contienda… entre los medios económicos y los políticos… El estado es una organización de los medios políticos… impuesta por un grupo de hombres victoriosos sobre un grupo derrotado, con el único propósito de regular el dominio del grupo victorioso sobre el vencido.”

Oppenheimer derivó algunas conclusiones importantes acerca de la relación entre la naturaleza de la sociedad y la naturaleza del Estado.

“[E]n su esencia el Estado es siempre el mismo. Su propósito… los medios políticos… Su forma… el dominio.”

“Siempre que surja la oportunidad, y que el hombre posea el poder, él prefiere a los medios políticos sobre los económicos.

“Por ‘Estado,’ yo no doy a entender la agregación humana… tal como apropiadamente debería ser. Doy a entender… que la sumatoria de privilegios y de posiciones de dominio que son llevadas a su existencia por un poder económico… digo, por la Sociedad… todas relaciones e instituciones puramente naturales entre hombre y hombre…”

“El ‘estado’ son los medios políticos plenamente desarrollados; la sociedad los medios económicos plenamente desarrollados… en la ‘ciudadanía de los hombres libres,’ no habría ‘estado’ sino sólo ‘sociedad.’”

“El ‘estado’ del futuro será la ‘sociedad’ guiada por la autonomía.”

Las ideas de Franz Oppenheimer fueron particularmente influyentes sobre Albert Jay Nock. Específicamente, en Our Enemy the State [Nuestro Enemigo el Estado], Nock amplió con base en ellas, al afirmar que el Estado (en contraste con los acuerdos voluntarios que la gente hace para vivir en conjunto, a lo cual el llamó gobierno) estaba basado en el robo, de forma que “el estado es fundamentalmente anti-social.”

“El Estado le ha dicho a la sociedad… confiscaré tu poder y lo ejercitaré para que me favorezca.”

“Los intereses del Estado y los intereses de la sociedad… son oponen directamente.”

“El Estado… tal como lo dijo Madison, invariablemente ha convertido cada eventualidad en una fuente para reducir el poder social y ampliar el poder del Estado.”

“Sólo hay dos métodos… para satisfacer los deseos y necesidades del hombre. Uno es la producción e intercambio de riqueza… la vía económica. El otro es el reparto de la riqueza ajena sin dar nada a cambio… la vía política.”

“El Estado… es la organización de los medios políticos… primordialmente un distribuidor de ventajas o excepciones económicas y ser árbitro de la explotación… una agencia irresponsable y todopoderosa, siempre lista para funcionar al servicio de los intereses económicos de unos contra otros.”

“El Estado no es… una institución social administrada de una forma anti-social. Es una institución anti-social.”

“El poder estatal tiene un historial imbatido de ser incapaz de hacer la cosas con eficiencia, con ahorro, con desinterés y honestidad; sin embargo, cuando surge la más ligera insatisfacción ante cualquier ejercicio del poder social, se pide inmediatamente la ayuda del agente menos cualificado.”

“Bajo un régimen de individualismo real, de libre competencia verdadera, de un sistema de verdad basado en el laissez-faire… sería prácticamente imposible un serio o continuado abuso del poder social.”

La distinción entre los medios económicos (voluntarios) y los medios políticos (coercitivos) les ofrece a los individuos una herramienta poderosa para entender a la sociedad. Tal como escribió Nock, “En el tanto en que el Estado hace de la apropiación de la riqueza un asunto de privilegio legalizado, en ese tanto la disputa por ese privilegio continuará.” Por tanto, limitar el poder del Estado es esencial para la sociedad, debido a que “entre más débil sea el Estado, menos poder tiene para cometer el crimen.” Habiendo transitado a lo largo del camino equivocado, reconocer esa idea se hace cada vez más importante.

Traducido por Jorge Corrales Quesada; la fuente original se encuentra aquí.

+ posts

Es el editor general The Mises Report y el anfitrión del podcast de the Libercast's show.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas