¿Es México neoliberal?

0
183

Desde hace años el actual presidente Andrés Manuel López Obrador se ha mostrado sumamente crítico del “neoliberalismo” y los “neoliberales”. En días recientes esto se hizo nuevamente visible cuando culpó a esta supuesta ideología de la corrupción existente dentro de ciertas estancias infantiles. Ante el uso constante de este término por distintos personajes de izquierda es necesario preguntarnos ¿qué es el neoliberalismo? ¿Es México neoliberal?

Si bien existe aún cierto debate sobre el origen del término, es innegable que en la actualidad este ha sido utilizado en su mayor parte por sus críticos para referirse a los defensores del capitalismo y el libre mercado. Dentro de este grupo encontramos diversas variantes: anarcocapitalistas, minarquistas, liberales clásicos, conservadores fiscales, libertarios que no se identifican con ninguna de las identidades políticas anteriores, entre otras. La existencia de tal diversidad, al igual que la popularidad de estas identidades políticas, muestra que el porcentaje de defensores de tal capitalismo y el libre mercado que se autodenominan “neoliberales” es casi inexistente. En la actualidad, su uso como identidad política se encuentra sumamente limitado a algunas excepciones como la autodescripción del Instituto Adam Smith (la cual fue modificada en años recientes) y un texto escrito por Axel Kaiser. Debido a ello, y la existencia de sesgos cognitivos tribalistas, el neoliberalismo se ha ido poco a poco convirtiendo en una falacia de hombre de paja. Ejemplo de ello son las supuestas refutaciones de la “teoría de la copa” o “derrame”, que, como mostró Thomas Sowell en “Trickle Down” Theory and “Tax Cuts for the Rich”, no existe un académico liberal serio que defienda tal argumento.

Según sus críticos esta supuesta ideología tuvo su origen en los años 70s a partir del pensamiento de economistas como Friedman, Hayek, Mises, entre otros. No obstante, esto es falso por diversas razones: desde una defensa formal del liberalismo décadas antes por parte de Mises (1927) hasta el hecho de considerar idénticas la escuela austríaca y la escuela de chicago. Las cuales se distinguen fundamentalmente en sus posturas con respecto a la naturaleza de las proposiciones económicas verdaderas (si son analíticas o sintéticas). Lo cual implica que jamás hubo una transición entre el liberalismo y el “neoliberalismo”. Incluso si se tomara a la revolución marginalista como prueba de ello, el surgimiento del “neoliberalismo” en tal fecha (70s) sigue siendo falso, ya que la revolución marginalista inició desde finales del siglo XIX.

Incluso utilizando como premisa falsa la existencia del “neoliberalismo”, México sigue sin ser “neoliberal”. Esto se debe a que este país cuenta con estructuras jurídicas sumamente intervencionistas: desde imposibilidad de derechos de propiedad plenos (ver artículo 27° constitucional) hasta la existencia de empresas estatales deficitarias o la gran cantidad de universidades públicas gratuitas. México no sólo no es “neoliberal” sino que también está lejos de ser líder en libertad económica. Dentro del índice de libertad económica 2019 de la Fundación Heritage, México ocupa el lugar 66°; mientras que en el ranking de libertad económica 2016 del Instituto Fraser su calificación es aún peor: 82°. Si bien estos índices toman en cuenta variables como derechos de propiedad, integridad gubernamental y efectividad judicial, también es posible únicamente evaluar su desempeño dentro de otras libertades económicas como la libertad laboral o financiera (ambas libertades negativas).

En materia de libertad empresarial, laboral, financiera y de inversión, México se encuentra por debajo de países como Chile, Estados Unidos, Canadá y Suiza en el índice de la Fundación Heritage. Si bien México ha experimentado diversos procesos de liberalización económica, este país está muy lejos de ser “neoliberal”.

+ posts

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas