Alex Ocampo junio 22, 2018
El salario mínimo no debe bajarse

[ A+ ] /[ A- ]

El salario mínimo no debe bajarse

En Colombia hay revuelo por las polémicas declaraciones de Alberto Carrasquilla al aconsejar bajar el salario mínimo. Cada año siempre hay peleas por cuánto debería subir; Debido a que se considera que se sube muy poco y no cubre las necesidades básicas de los trabajadores. Este tema es bastante sensible, ya que se involucra la mucho el sentimiento, se trata de que los trabajadores puedan vivir bien y quién no quiere eso para sí mismo y los demás. El salario mínimo no es un juguete para subirlo o bajarlo al antojo de políticos y / o sindicatos.

El salario mínimo es una medida de control de precios, en este caso es el precio de la fuerza laboral. Los controles de precios no funcionan porque las fuerzas de la oferta y la demanda dejan de ser efectivos, llevando inevitablemente a resultados negativos: el principal efecto: genera desempleo. Pero debido a la arrogancia de políticos, que se han erigido como nuestros salvadores con su fatal arrogancia; creen que pueden subir los salarios por decreto sin ninguna consecuencia adversa. Sé que muchos no lo visualizan; es normal debido que parece que quitar el salario mínimo es condenar a los trabajadores a la explotación. Para evidenciar le efecto negativo del salario mínimo: haré 3 ejemplos prácticos, para que veamos que tener salarios por decreto no sirven y por el contrario perjudican.

¿Explota el capitalismo a los trabajadores? | El Liberalismo NO es Pecado

Ejemplo 1

Supongamos que la masa monetaria total de la que disponen los empleadores para contratar a 10 trabajadores al año es de $ 120.000 unidades monetarias (UM). Al mes el gasto en pagar empleados sería de $ 10.000 UM. Supongamos que el salario mínimo al mes es por decreto es de $ 1.000 UM; esto permitiría contratar a las 10 personas que son las vacantes necesarias a llenar por los empleadores, habría pleno empleo.

Ahora imaginemos el mismo escenario excepto que el salario mínimo por decreto es de $ 2.000 UM; ahora solamente se podrían contratar a 5 personas, debido al alto valor que representa cada empleado. Sola,ente se escogerán a los 5 primeros; posiblemente por el elevado costo les exigirán más para compensar el sueldo que les pagarán. Los 5 que no fueron contratados posiblemente no tenían la experiencia ni la preparación de los que sí lo fueron; debido a esto, fueron condenados a no tener trabajo ni poder adquirir experiencia que les permitiera aspirar a mejores trabajos y sueldos.

 

En el tercer caso, todo se conserva, pero ahora el salario mínimo es  de $ 500 UM. Al ser menor que los empleadores pueden pagar, todos podrán ser contratados. Los más productivos, mejor preparados y con más experiencia podrán ganar más; mientras los que no; gracias a que no se han quedado por fuera del mercado laboral podrán acumular experiencia, mejorar su experticia y con el tiempo ganar como los primeros.

Conclusión: el salario mínimo por decreto cuando es alto, genera desempleo y cuando es bajo no genera ningún impacto positivo.

 

Ejemplo 2

Una persona decide montar un negocio, alquila un local, invierte en mercancía para vender; además contrata a una persona por un salario mínimo (también debemos recordar que lo que paga el empleador por un trabajador es mayor al sueldo que recibe el empleado).  Esta persona hace un cálculo de lo que le cuesta al mes tener ese negocio; es decir lo que le vale pagar proveedores, amortización de la inversión inicial, arriendo, servicios e impuestos, lo cual le suman $ 5.000 UM. El empleado al empleador le cuesta $ 1.200 UM, de los cuales el trabajador percibe $ 900 UM, lo cual es lo que el gobierno decreta que el empleador debe pagar como salario mínimo.

Bajo estas circunstancias para que el negocio no se quiebre, las ventas que el trabajador haga deben ser de $ 6.200 UM, delo contrario incurrirá en perdidas, de ser muy grandes llevarán al cierre y a la pérdida del puesto de trabajo. Si el trabajador no logra esa meta el negocio no solamente no será rentable será una máquina de perder dinero.

Resultado

Si el empleado del ejemplo anterior genera beneficios por ventas inferiores a los $ 6.200 UM; se convertirá en un problema para el negocio e inevitablemente esa situación provocará la quiebra. Una forma de evitar esta situación es que ante la imposibilidad de poder bajar gastos de arriendo, servicios públicos impuestos y demás costos, es que el salario del trabajador sea menor al estipulado por el salario mínimo hasta que él logre mejorar las ventas y haga posible pagarle los $900 UM; inclusive  hasta más si sus ventas logran ser excepcionales.

La otra alternativa que le quedará al empleador es despedir a ese trabajador y contratar a alguien que si pueda generar beneficios superiores a sus costos de contratación. En este caso se le estaría privando al menos capacitado adquirir las habilidades y experiencia necesaria para obtener un mejor salario, por el contrario se le estaría privando de ganarse la vida honradamente.

 

Ejemplo 3

Un emprendedor o grupo de emprendedores quiere iniciar con un negocio; ya han hecho un estudio de lo que deben invertir (bienes de capital, impuestos y licencias) para ponerlo en marcha. Para llevarlo a cabo deben contratar a 5 personas que no sean de alta cualificación; ya que serán tareas relativamente sencillas. Al sumar lo que deben invertir y lo que les va a costar tener 3 empleados pagándoles el salario mínimo decretado por el gobierno no les alcanza el presupuesto.

Ante el dilema de no poder acarrear el salario de 5 personas; tienen como opciones: abandonar el proyecto y perder la oportunidad de generar ingresos y dejar de crear 5 puestos de trabajo, o en vez de contratar a 5, contratar a 2 personas y sobrecargarlas de trabajo repercutiendo en la productividad de la empresa y en el bienestar del trabajador.

No hay texto alternativo automático disponible.

 

El salario mínimo crea desempleo e informalidad

Los que defendemos la eliminación del salario mínimo no somos unos desalmados que queremos que las personas trabajen por sueldos de hambre mientras sus empleadores se llenan de dinero; por el contrario queremos evitar que las personas terminen trabajando en la informalidad sin ningún tipo de protección legal.

Yo cuando paso por centro de la ciudad veo constantemente personas vendiendo chicles o cualquier otro producto; además de caminar todo el día expuestos al sol y la lluvia, inclusive sin comer. En una ocasión un señor que pasaba con una carretilla de naranjas y su hijo, el cual le decía que tenía hambre, a lo cual el señor le respondió que si vendía algo le compraría el almuerzo. Son precisamente estos cuadros tan tristes los que queremos evitar; estas personas estarían mejor con un trabajo en el que recibirán un sueldo inferior al mínimo, pero en el cual pudieran tener una entrada mensual, con unos horarios mejores y con protecciones y beneficios que da trabajar formalmente. Yo prefiero ver a esas personas con trabajos menor remunerados pero que les permiten ganarse la vida honradamente, protegidos y alejados de la dura vida del rebusque de las calles.

Por desgracia muchos con su arrogancia y odio a los empleadores prefieren ver a las personas sufriendo del desempleo o de vendedores ambulantes; que trabajando para alguien por debajo del salario mínimo. Prefieren ver a alguien en la pobreza y la informalidad con tal de que algún empleador no obtenga ganancias. Cuando nos llamen monstruos a los que defendemos acabar con el salario mínimo; piénselo bien que tal vez el monstruo es usted y no lo sabe.

 

 

 

 

Es un liberal que fue de derecha y luego de izquierda, finalmente se toparía con el camino libertario. Aunque es ingeniero de profesión, es profundamente estudioso de la economía austríaca y política actual.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas