El salario esta determinado por la escasez no por el “valor” humano

0
203

La gente es mucho más que su ingreso.

Dentro de pocos meses, mi esposa y yo enviaremos a nuestro segundo hijo a la guardería infantil. Como para todos los padres, nada es más valioso que nuestros niños. Así que, es sorprendente que a la gente a la que los padres les confían el cuido de sus hijos -trabajadores de la guardería infantil y maestro de preescolar- se les pague una mediana de salarios de sólo $22,290 y $28,990 al año.

Eso parece ser más que injusto. Parece perverso. ¿Por qué a la gente a la que se le confía el cuido de los infantes y bebés durante 40 a 50 horas a la semana, se le paga lo mismo que quienes sacan perros a pasear y a conserjes? ¿Por qué gente que tiene un trabajo tan importante se le paga tan poco?

SU INGRESO ESTÁ DETERMINADO POR LA ESCASEZ DE SU CONTRIBUCIÓN

Hay una enorme percepción popular que tiene que ver con que alguna gente hace más dinero que otros. Más recientemente, la representante Ocasio-Cortez, citando el “valor del mérito humano”, tuiteó confusión acerca de por qué la gente se resiste a un salario mínimo de $15, cuando un cangrejo [croissant] en un aeropuerto cuesta $7. Esa confusión surge de la teoría del valor-trabajo marxista, una teoría que los economistas han desacreditado totalmente.

Es comprensible la percepción equivocada popular de cómo se determinan los salarios, pues incluso la explicación en el curso introductorio de economía de la “productividad,” no ayuda mucho. “Los trabajadores más productivos obtienen una paga mayor” es un enfoque apropiado para un aula, pero, en última instancia, es incompleto para las comparaciones entre manzanas y naranjas que a la gente le gusta hacer. ¿Son las personas que cuidan a sus hijos realmente tan productivas como quienes pasean perros y los conserjes?

He aquí una explicación mejor, una que explica esencialmente a todas las diferencias de ingresos:

Su ingreso está determinado por la escasez de su contribución.

Así es. Aquí no hay truco, ni gimnástica intelectual por realizar. Esta es la explicación aterrizada de por qué alguna gente gana más que otros. Si usted quiere entender la desigualdad del ingreso o si simplemente quiere ganar mucho, esta es la explicación que siempre deberá tener en mente.

LOS TRABAJADORES DEL CUIDO INFANTIL SENCILLAMENTE NO SON TAN ESCASOS

De nuevo, considere el cuidado infantil. Cuidar una habitación llena de niños agota. Como todos los trabajos, no es inherentemente agradable, razón por la cual usted tiene que pagar gente para desempeñarla. Pero, ciertamente, es más atractiva que la mayoría de los empleos. No hay trabajo que hay que llevar a la casa ni tampoco calificar tareas. Los horarios son los normales y, si el clima es agradable, el trabajo es al aire libre. Muchos encuentran ese trabajo como significativo.

No es solo un trabajo relativamente agradable, sino que las habilidades requeridas para desempeñarlo son relativamente fáciles de adquirir. La evolución demanda que la mayoría de la gente esté en capacidad de desempeñar de educadores de una infancia temprana. Los solicitantes de trabajo no siempre tienen las credenciales, pero sus elementos esenciales no son un misterio. La mayoría de la gente tiene mucha experiencia práctica con sus propios hijos.

Aun cuando el trabajo de cuidar niños es increíblemente valioso, los trabajadores calificados son relativamente abundantes. El pago va de acuerdo con eso, pues los salarios no están determinados tan sólo por el valor o la disponibilidad. Los salarios también son determinados por la escasez.

LOS SALARIOS, COMO TODOS LOS PRECIOS, MIDEN LA ESCASEZ

Los salarios (o la compensación total, para incluir los beneficios) son los precios del trabajo y, como todos los precios, los salarios miden la escasez. Aquí, escasez es la palabra importante. Escasez no es tan sólo un asunto de cuánto hay de algo (la oferta), sino que, también, considera qué tanta gente quiere algo (la demanda). Entre mayor es el precio, mayor es la escasez. Entre menor sea el precio, menos es la escasez.

Por ejemplo, mucha gente quiere agua, pero, si hay mucha disponible, el precio del agua es bajo. Al mismo tiempo, si yo hago una escultura que sería la única que existe, pero que nadie la quiere, su precio también sería bajo. Honestamente, el precio sería cero: incluso una original de David Youngberg sería muchas.

Los mercados de trabajo son como cualquier otro mercado, y los salarios son como cualquier otro precio. Para ilustrar, considere qué tan cruciales son los cajeros en cualquier supermercado. Aunque el auto cobro ha reducido en algo su necesidad, la mayoría de las tiendas absolutamente requieren de cajeros. A pesar de lo anterior, los cajeros ganan apenas $10 por hora, y su paga era baja incluso antes de que hubiera el auto cobro, cuando una tienda literalmente no podía funcionar sin ellos.

Ahora, compare a los cajeros con cualesquiera otros trabajos en los supermercados. Los floristas, los carniceros y los panaderos no son tan críticos para la tienda, pero la mediana de su paga está entre $12 y $15 la hora. Usted no necesita tener una venta de flores, o una delicatessen o una panadería, para vender la mayoría de los otros alimentos, así que, ¿por qué a los cajeros se les paga tan poco?

La razón es la escasez. No es sólo acerca de cuántos trabajadores quieren contratar los patronos (la demanda), sino de cuánta gente está disponible para ser contratada (la oferta). Cualquiera puede hacer el trabajo de cajero, como lo evidencia la proliferación de auto cobros. Los floristas, los carniceros y los panaderos requieren de un entrenamiento mayor y un grado más alto de esmero. Si bien un cajero es más “productivo,” otros trabajadores son mucho más escasos y son pagados según ello.

NO TODO INGRESO ES GANADO JUSTAMENTE

La explicación de “los ingresos como escasez de contribución” es tan sólo descriptiva; no es un comentario acerca de la justicia de los resultados. La suerte puede hacer que súbitamente sea inútil una habilidad relevante o que una habilidad apreciada sea redundante. Ello es desafortunado, incluso hasta injusto, para la gente que está en la situación afectada por dicho cambio, pero, es así como funciona el mundo. No hay forma de evitar la realidad subyacente de las presiones competitivas del mercado.

Con mayor frecuencia, el nivel de escasez es manipulado políticamente. Los carteles que son los que dan permisos para operar, crean barreras a la entrada, haciendo que empleos como estilistas y diseñadores de interiores sean más escasos de lo que serían de otra manera. Otras regulaciones elevan los salarios de proveedores en actividades como el cuido de la salud y el derecho. Los subsidios a empresas, incluyendo subsidios agrícolas, elevan la demanda y artificialmente aumentan la escasez. Tan sólo porque el ingreso está determinado por la escasez de la contribución, no significa que todos los niveles de escasez sean naturales.

“CONTRIBUCIÓN” NO SIGNIFICA TRABAJAR DURO O SU “VALOR” COMO PERSONA.

La contribución es un concepto totalmente diferente de trabajar duro. Algunos trabajan mucho haciendo actividades de bajo valor y otros pueden crear valor con poco esfuerzo. Hay una correlación entre esfuerzo y contribución, pero no es clara. Lo señala el dicho: trabaje más inteligentemente, no más duramente.

Ni es su “valor” como persona lo mismo que su ingreso ̶ probablemente ni siquiera están correlacionados. “La contribución” describe sólo la actividad de mercado. Mucha gente agrega mucho valor a la sociedad, que va desde padres que permanecen en el hogar a voluntarios y a muy buenos amigos. Que ellos no sean pagados por esa contribución, sólo significa que ellos son más de lo que hacen para ganarse la vida. Son valiosos en un sentido más amplio, pero usted es pagado tan sólo por la actividad en el mercado. La gente es mucho más que su ingreso.

Este último punto es el más difícil de internalizar. Hay mucha gente que hace contribuciones relativamente tan abundantes, que pasa momentos difíciles para comprar sus necesidades básicas. Es fácil caer en una trampa de que el mundo piensa poco de ellos debido a su ingreso.

El bajo salario de los maestros de preescolar, de conserjes y de cajeros sólo nos dice que, lo que ellos contribuyen a la actividad económica, no es tan escaso. No dice nada acerca de su valor como personas. Cuando usted entienda que los salarios son tan solo mediciones de escasez, derivadas de diferencias naturales en el trabajo y en la gente, el absurdo de aumentos de los salarios mínimos por el gobierno surge evidente.

David Youngberg es profesor asociado de economía en el Montgomery College en Rockville, Maryland.


Traducido por Jorge Corrales Quesada. La fuente original se encuentra aquí.

 

+ posts

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas