Raul Estudillo marzo 14, 2019

[ A+ ] /[ A- ]

Ayer nos enteramos que Claudia Ruiz Massieu, dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ve con buenos ojos las intermedias de 2021.

Realmente yo no entiendo el porqué, y estoy seguro que no soy el único. Nadie entiende su optimismo.

El pasado primero de Julio del 2018 el PRI tuvo una derrota aplastante. Quedó en tercer lugar y hasta el PAN, con todo y su pelea interna, quedó en segundo. Básicamente, fue el PAN quien llevó a Ricardo Anaya al segundo lugar. El PRD y Movimiento Ciudadano no aportaron nada de votos a la candidatura de Anaya. De cualquier manera, ese es tema para otra columna.

Si esta afirmación hubiera salido de Marko Cortés (dirigente nacional del PAN), entendería a la perfección. De cierta manera están más en forma para competir contra Morena. Viniendo de Ruiz Massieu no logro entender, ¿será que ya tienen dinero para comprar votos?

«El peje» quiere meter mano en las internas del PRI, los gobernadores que les quedan se ponen de tapete frente al presidente, y para terminar, lo peor… La bancada del PRI se unió a Morena para aprobar la creación de la Guardia Nacional. Así como se unieron, seguro vendrán más alianzas PRIMOR, lo que, inevitablemente terminará por sepultar al revolucionario Institucional.

Triste que un partido que hace unos años parecía medianamente fuerte, hoy está casi igual de muerto que el PRD. Aunque realmente todos lo veíamos venir, se lo ganaron.

La única salida que le queda al PRI es hacerse de derecha, como dijo un «influncer» priista hace unos días en Twitter. Viendo las tendencias es obvio que el PRI será parte de esta «nueva derecha». Porque, seamos honestos, serán corruptos y repugnantes, pero los priistas no son tan tontos. Seguro ya han visto que tienen un nicho de mercado creciendo a toda velocidad.

Corresponsal de The Mises Report en México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas