El planeta sí resistirá más

0
193

“Debéis saber que el mundo se ha hecho viejo y no mantiene su antiguo vigor. Él mismo da testimonio de su propio declinar. Las lluvias y el calor del sol están disminuyendo; los metales están prácticamente agotados; el agricultor fracasa en los campos, el marinero en los mares, el soldado en el campo de batalla, la honradez en el mercado, la justicia en las cortes, la armonía en las amistades, la habilidad en las artes, la disciplina en la moral. Esta sentencia dada al mundo, que todo lo que tiene un inicio perece, que las cosas que llegan a la madurez envejecen, la fortaleza se debilita, lo grande empequeñece, y después de la debilitación y el empequeñecimiento viene la disolución”.[1]

El ser humano por su propia constitución natural, está predispuesto a ser siempre negativo sobre el mañana, así que no extraña por qué los medios de comunicación solo muestran lo mal que va el mundo y tendemos a pensar que todo tiempo pasado fue mejor.

Por sorprendente que parezca, la cita antes expuesta fue escrita en el año 300 D.C. y no difiere mucho de las predicciones de hace 300 años que decían que el carbón se iba a acabar, ni de la catástrofe por falta de alimentos anunciada por Malthus, ni de lo que actualmente graznan los alarmistas ambientales, diciéndonos que debemos actuar ahora, que estamos en el punto de no retorno para salvar el planeta.

Todas estas predicciones apocalípticas desconocen un hecho fundamental, a saber, la genialidad del ser humano, el poder de su mente para comprender, dominar y modificar el entorno, para hacer nuevos descubrimientos e inventos que mejoran la productividad y la calidad de vida de todos. En la actualidad, una bulldozer hace mucho más de lo que hacían mil hombres con picas y palas.

Esto es lo que vemos que pasa y seguirá pasando en el futuro. El hombre recurriendo a nuevas fuentes de energía, creando nuevos procesos para tratar el agua, nuevos métodos para producir alimentos, entre otros.

Contrario a la eco-histeria inducida por los ambientalistas, nunca antes en la historia de la humanidad habíamos estado mejor, nunca antes habíamos tenido la calidad de vida, ni la estatura, ni el promedio de vida actual, ni los bajos índices de pobreza o analfabetismo, y nunca antes teníamos a nuestra disposición tantos bienes y servicios.

La vida, antes del desarrollo económico y científico producto del capitalismo y la ilustración era tosca, corta y embrutecida.


[1] En W. T. Jones, The Medieval Mind, volumen 2 de A History of Western Philosophy (New York: Harcout, Brace, and World. 1969) p. 6.

+ posts

Es el editor general The Mises Report y el anfitrión del podcast de the Libercast's show.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas