El mercado como bien público

0
168

Esa estructura espontánea y dinámica de acuerdos voluntarios de intercambio que comúnmente se denomina, con desdén, como mercados es la base esencial que permite la satisfacción de diversas necesidades a partir de la cooperación social voluntaria y pacífica. (Gomez, 2017)

Cuando se habla de gobernabilidad y gobernanza se refiere a la capacidad del gobierno en satisfacer demandas y del confluir de los diferentes actores e involucrados en determinado asunto. Lo que tiene como objetivo una cosa. “La sociedad civil” como la política es la que le sirve a los demás, la que trata de hacer lo posible, hacer que las cosas pasen, la sociedad civil en la que estamos todos excepto el gobierno.

Las autoridades deben comprender que están al servicio de la sociedad civil donde se encuentra el conjunto de la empresarialidad con propósitos morales pues no están medidos por la fuerza o el fraude, sino por la concurrencia de ofertantes y demandantes en el espacio público del mercado fundamento de la estructura cooperativa desde la cual se desarrollan las sociedades.

 “La sociedad civil puede definirse en sentido amplio como el conjunto de asociaciones naturales y voluntarias que se dan en la sociedad.” (Boaz, 2013)

La sociedad civil se puede entender como asociaciones coercitivas y voluntarias, pues todas atienden necesidades diferentes, Boaz desde Hayek explica que las asociaciones dentro de la sociedad civil se crean para alcanzar un objetivo específico pero que la sociedad civil no tiene un único propósito es simplemente el resultado de todas esas asociaciones deliberadas las asociaciones que se forman con otros componen la denominada sociedad civil, familias, iglesias, escuelas, clubes, fraternidades, consorcios de copropietarios, grupos vecinales y las innumerables formas de sociedades comerciales, como alianzas, corporaciones, sindicatos y asociaciones comerciales. (Boaz, 2013, págs. 72-73)

Es la sociedad civil entonces la que satisface las necesidades, Jorge Gómez explica desde Menger el economista austriaco, que los bienes no son solo los que generan satisfacción inmediata, sino que también aquellos que permiten hacerlo de manera indirecta, que finalmente es el mercado como estructura espontánea y dinámica quien permite generar los diferentes bienes y servicios y por tanto satisfacción, un mercado competitivo es en sí mismo un bien público, pues los individuos pueden entrar y salir libremente y más si se asocian en el marco de las instituciones. (Gomez, 2017, pág. 16) Explica que con base al consenso básico y al proceso legal como soporte de acuerdos, sin instituciones fuertes formales se perdería legitimidad, donde aparece la injerencia estatal. Donde cabe hablar de democracia.

La democracia como siempre se ha entendido como el poder del pueblo, en cuanto a los “acuerdos coercitivos” y la democracia del mercado en cuanto a los “acuerdo voluntarios” en competitividad y cooperación. Desde Hume, Jorge Gómez reflexiona sobre el derecho de propiedad y la justicia que son producto de la asociatividad y la empresarialidad, “En otras palabras, es el dinamismo del intercambio económico lo que favorece la evolución e innovación institucional constante, dando paso al surgimiento de reglas generales e impersonales de interacción pacífica, cada vez más complejas, que permiten superar la condición de mera subsistencia primaria.” (Gomez, 2017, pág. 6) El llamado bien público de capital seria entonces la multiplicidad de acuerdos económicos en sí, la complejidad de un entramado de acuerdos económicos voluntarios lo que constituye a la sociedad.

Desde (Sen, 2000) en “desarrollo y libertad” las libertades políticas y los derechos humanos se refiere a las necesidades económicas y las libertades políticas. Entonces surge la pregunta; ¿Que solucionar primero las necesidades económicas o las libertades políticas? y es la libertad política la que brinda información sobre las necesidades económicas, pues dónde hay libertad económica hay satisfacción de necesidades. Las necesidades económicas surgen de reconocer las libertades políticas y Sen menciona tres consideraciones; La importancia directa en la vida humana relacionada a las capacidades, incluida la participación política y social, el papel instrumental en la mejora de las posibilidades de los individuos para expresar y defender sus demandas de atención política y por último, el papel constructivo en la conceptualización de las necesidades, incluida la comprensión de las necesidades económicas en un contexto social.

“…hay una lista general de «útiles medidas» sobre la que existe bastante acuerdo y en la que figuran la apertura a la competencia, la utilización de los mercados internacionales, la presencia de un elevado porcentaje de personas que sepan leer y escribir y de un alto nivel de educación escolar, la introducción de fructíferas reformas agrarias y la provisión publica de incentivos a la inversión, la exportación y la industrialización”. (Sen, 2000, pág. 188)

Se trata de encontrar la relación entre libertades políticas y satisfacción de necesidades económicas, de reconocer el mercado como bien público en la garantía de los derechos políticos y humanos lo que además brinda la oportunidad de llamar la atención sobre las necesidades y las demandas de adopción de medidas y el ejercicio de los derechos políticos y la ejecución de medidas referentes a la garantía de libertades económicas lo que significa capitalización, el mercado como bien público.

@Ferreira_Group

+ posts

Gestor organizaciónal.
Administrador publico, internacionalista y politólogo.
Conservador de espíritu libertario.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas