El hombre que aún puede liberar a México

En alguna parte, entre un tercio y la mitad de las economías mundiales son más libres que la de México.
0
149

De acuerdo con la edición del 2019 del Índice de Libertad Económica de The Heritage Foundation, la economía de México está en el lugar 66 como más libre en el mundo  ̶ anémico, pero, aún así, por arriba de los promedios regional y mundial. En el Reporte Mundial de la Libertad Económica del Instituto Fraser de Canadá, México calificó en un grado marginalmente menor, obteniendo el lugar 82.

LA OBRA MAESTRA DE MISES

En alguna parte, entre un tercio y la mitad de las economías mundiales son más libres que la de México. Si los líderes y los intelectuales del país hubieran seguido el consejo de un distinguido visitante de hace casi 80 años atrás, México bien podría estar hoy entre los 5 más altamente calificados  ̶ allá arriba, al lado de Suiza y Singapur. Algunos políticos mexicanos incluso hoy podrían estar pidiendo un muro en la frontera, para mantener alejados a aquellos de California que vendrían en busca de empleo.

¿Quién fue ese visitante distinguido quien les dio tan buen consejo a los mexicanos en enero y febrero de 1942? Nada más que Ludwig von Mises. Su obra maestra, La Acción Humana, hizo su debut en la escena mundial hace 70 años, en esta misma semana, en1949 -siete años después de su primera visita a México- pero, para 1942, él ya tenía más de dos prolíficas décadas tras sí, como pensador esclarecido de reconocimiento internacional. Desde mi punto de vista, Mises:

“continúa siendo no sólo el economista sobresaliente de la escuela austriaca, sino también una figura destacada dentro de la propia ciencia económica. Es un descuido trágico que el premio Nobel nunca estuvo en su camino, en tanto que el premio a menudo ha sido otorgado a individuos con menos ideas y un impacto menor. Si sólo el mundo hubiera apreciado qué tan brillante y completamente demolió al socialismo hace casi un siglo, millones de muertes prematuras y una miseria incalculable se podría haber evitado en las décadas subsiguientes. Cincuenta premios Nobel serían insuficientes para honrar apropiadamente al hombre, pero el mundo que conocemos difícilmente es justo.”

Si todo sale de acuerdo con el plan, Mises tendrá una película documental que él se merece, cuando Mises la Película haga su estreno a fines del 2020. (Usted puede ayudar al proyecto con una contribución financiera.) Preparándome la semana pasada para una entrevista con los autores de la película, volví a leer el libro de 1976, My Life with Ludwig von Mises, de la esposa del gran economista, Margit. Un pequeño capítulo titulado “Dos Meses en México” capturó mi atención, en una forma como no la hice cuando lo leí por primera vez hace más de 40 años, probablemente a causa de mis intereses más recientes en América Latina y a mi involucramiento con la excitante nueva iniciativa, FEE en Español.

Cuando la embestida de Hitler engulló a una nación tras otra en el verano de 1940, Ludwig y Margit von Mises salieron de Europa. Ellos tenían abundancia de razones para huir, dada la hostilidad de los nazis hacia la estatura mundial de Ludwig como defensor de las ideas liberales clásicas y, por supuesto, por su judaísmo étnico.

LA HISTORIA DE MONTES DE OCA

El invierno siguiente en Nueva York, la pareja se reunió con un caballero de la Ciudad de México, a quien ellos llegaron a apreciar con afecto intenso. Su nombre era Señor Luis Montes de Oca, prominente funcionario bancario y anterior secretario de Hacienda (1927 a 1932) bajo tres presidentes de la república. Margit escribió acerca de él con admiración.

“Aunque pequeño de estatura, era un hombre grande y se comportó como tal. Tenía un conocimiento que abarcaba toda la política, economía y asuntos mundiales, hablaba cuatro idiomas con fluidez, era muy leído y conocedor de todo lo que Lu había escrito. Él inmediatamente invitó a Lu y a mí para que fuéramos a México para dar una serie de conferencias en la universidad, que él patrocinaría.”

En su libro del 2016, Los Orígenes del Neoliberalismo en Mexico: La Escuela Austriaca, Eugenia Romero Sotelo cita a prominentes mexicanos que conocieron a Montes de Oca personalmente, como “un enemigo de las intervenciones oficiales para influir en la economía nacional” y como “un hombre de una cultura extraordinaria”. Él se opuso fuertemente a los déficits del presupuesto gubernamental, a sabiendas de que  ellos agobian al país con su gasto y deuda cuestionables.

Él defendió con coraje a la libertad y al capitalismo y Mises era su héroe por hacer lo mismo. Montes de Oca creía que, en sus propias palabras, “la consecuencia inevitable” de la intervencionista planificación central era “la creación de condiciones preocupantes que no resuelven el problema que iba a ser remediado y, en vez de ello, da lugar a otros que complican y empeoran la situación.”

A partir de la descripción de Margit, Montes de Oca era el anfitrión perfecto. La vida en los Estados Unidos durante el primer año, más o menos, después de que ella y Lu llegaron a Nueva York, era difícil. Los espíritus de Lu estaban bajos. Él no sólo había perdido mucha de su propiedad personal, sino también a su Austria. Las finanzas eran difíciles. Después del alemán, su segundo idioma era el francés, no el inglés.

Pero, empezando con una recepción en el aeropuerto de la Ciudad de México que “casi se adecuaba a la realeza,” los casi dos meses que la pareja pasó en México marcaron un punto de inflexión. Fue una época maravillosa, con Lu dando muchas conferencias públicas y en universidades. Los Mises pasaron entretenidos, casi todos los días en conversaciones estimulantes, actividades culturales y excursiones de visitas a lugares. Margit posteriormente reflexionó:

“Siempre recordaré a Montes de Oca como uno de los mejores hombres que alguna vez conocí. Y siempre estaré agradecido con él por su hospitalidad y gran conocimiento, con el cual él hizo que avanzara el trabajo de Lu en México y América del Sur y, sin saberlo, ayudó a restablecer en Lu la confianza y el optimismo, después de nuestro intento de escapar de Europa.”

Montes de Oca le prometió a Lu que él haría arreglos para una edición en español del extraordinario libro de Lu de 1922, Socialismo. Casi un siglo más tarde, ese libro permanece hoy siendo tal vez el desafío más incisivo a los teóricos socialistas que jamás se haya escrito. Lanzó el gran debate acerca del “cálculo” en el que Mises categóricamente criticó al socialismo, como económicamente irracional  ̶ un ataque que esencialmente todavía está sin respuesta.

EL LEGADO DE MONTES DE OCA

Desafortunadamente, Montes de Oca no llegó a vivir para ver la aparición de la primera edición en español de Socialismo en 1961. Tras un período de mala salud, él murió en 1958. Merece ser recordado por su servicio a su país, su amor a la libertad y su extremadamente generosa relación con el mayor economista del siglo XX y su esposa.

He dicho poco aquí acerca de lo que Ludwig von Mises les dijo a sus audiencias mexicanas en 1942. Tal como aquellos familiarizados con el pensamiento misiano lo podrían esperar, habló elocuentemente acerca de un amplio rango de tópicos  ̶ socialismo, capitalismo, desarrollo económico y más. Para detalles, refiero a mis lectores a la conferencia de Eduardo Turrent, “Mises on Mexico,” publicada por la Fundación para la Educación Económica (FEE) en marzo de 1999. Es un tributo bien pensado hacia el hombre y sus ideas, de parte de un mexicano que aprecia profundamente a ambos.

El 14 de setiembre del 2019 marca el 70 aniversario de la publicación más destacable de Ludwig von Mises, La Acción Humana. La ocasión posiblemente será notada de diferentes formas por las muchas personas e instituciones influidas por este notable genio. La FEE, la que Mises consideró casi como se segundo hogar desde 1946 a su muerte en 1973, será una de ellas.

Entre tanto, sólo quería que nuestros lectores supieran -especialmente en México- que, gracias a un hombre llamado Montes de Oca, existe una historia y una tradición misiana en el vecino sur de los Estados Unidos. Y que nunca es tarde para que nuevas generaciones de mexicanos se familiaricen con él. Mantenemos la esperanza de que, en los meses y años venideros, FEE en Español ayudará a lograr ese propósito.

(El autor desea agradecer a los estudiantes de la Ciudad de México, Daniel Buenrostro y Edwin Arturo Portillo por su ayuda con este artículo y su buen trabajo en nombre de la libertad, los mercados libres y la FEE en México.)

PARA INFORMACIÓN ADICIONAL, VEA:


Traducción por Jorge Corrales. Si es de su interés puede verlo en inglés aquí.

Author profile
Lawrence W. Reed

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas