El fracaso de Macri, es el fracaso de socialismo light

0
114

El pasado domingo 11 de agosto, los argentinos votaron en las ‘Primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias’ (PASO). Los resultados oficiales sorprendieron a todos, inclusive a los kirchenistas, por la gran diferencia en favor del candidato opositor, lo que no se detectó en las encuestas.

El candidato presidencial opositor Alberto Fernández, que tiene como candidata a vicepresidente a Cristina Fernández de Kirchner, obtuvo el 47,66 % de los votos, frente al 32,09 % del presidente Mauricio Macri que busca la reelección. Este resultado, muestra, como afirma el columnista de La Nación de Buenos Aires, Joaquín Morales Solá, que «Solo un milagro, poco habitual en política, puede salvar ahora la presidencia de Mauricio Macri» («Una Argentina complicada e imprevisible», 12.08.2019). Lo que en verdad intriga es que la mayoría de los argentinos no pensó en que, con su voto, se trataba de elegir una opción que en su anterior paso por el gobierno tuvo escandalosos casos de corrupción, de matonaje, de condenable apoyo a la tiranía del chavismo y de soberbia. Es más: no se comprendió que la actual crisis económica tuvo origen en la era del gobierno de los Kirchner.

En 2015, también en las PASO, el candidato presidencial kirchenrista, Daniel Scoli, obtuvo el primer lugar. Sin embargo, en las elecciones generales triunfó el candidato opositor Mauricio Macri, interrumpiendo la corriente populista argentina. La esperanza de restaurar la maltrecha economía argentina, de terminar con los escandalosos casos de corrupción, el rechazo a los secretos acercamientos con el gobierno de Irán que se sabía que fue el responsable del sangriento atentado de la AMIA, el oscuro asesinato de un fiscal que se proponía denunciar estos casos y, por cierto, la demagogia, fueron determinantes para que la oposición, liderada por Mauricio Macri, volcara en su favor a los electores.

El kirchnerismo, ante la equivocada política gradualista del presidente Macri para superar la crisis, y fortalecido por un candidato presidencial menos resistido que la señora de Kirchner, se vio ante un ambiente propicio para el cambio. En fin, un nuevo motivo para que, luego, otra vez se pregunte –como lo hizo Mario Vargas Llosa– «¿Qué le pasó a la Argentina?»

Los pronósticos no son buenos. Un cambio en Argentina, agudizaría las contradicciones en América Latina. Se reavivaría la pugna entre el grupo que integran los países miembros de la ALBA, y los que propician una salida democrática en la atormentada Venezuela. Esto marcaría el futuro cercano de nuestra región.

Author profile
Marcelo Ostria

Es diplomático de carrera, ex-embajador y escritor.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas