Capitalismo vs imperialismo

El capitalismo y el imperialismo: dos filosofías diametralmente opuestas.

Constantemente en Latinoamérica encontramos reflexiones de lideres de izquierda que, sin el mas mínimo reflejo de vergüenza, hablan del imperialismo y el capitalismo como si se tratase pues de lo mismo.

Agregan, a ese discurso con tufillo de superioridad moral e intelectual, al neoliberalismo -otro elemento que, técnicamente hablando, dista bastante del libre mercado-: la receta perfecta para cautivar adeptos; una invitación a generar un odio de clases que sustenta el -en muchos casos- válido grito de desespero de personas en estado de vulnerabilidad económica y donde el libre mercado, EE.UU. o cualquier otro enemigo imaginario es la causa del fracaso socioeconómico y no las fallidas políticas estatistas.

 

Si bien, reitero, es el pan del día a día escuchar a líderes de opinión con sus discursos anacrónicos y anquilosados donde el capitalismo viene siendo igual, o por lo menos se encuentra intrínsecamente ligado, al imperialismo; la realidad es que filosófica y moralmente hablando se repelen: pues mientras el primero parte del libre albedrío de los involucrados, el segundo se fundamenta en la coacción.

 

El capitalismo surge en el siglo XVIII sustituyendo así al feudalismo. Si bien no es inventado por alguien, pues es la misma dinámica de la sociedad la que lo origina, podemos encontrar en Adam Smith con su libro La riqueza de las naciones, el primer texto económico que describe, entre otros, el “consumer capitalism”.

El capitalismo, entonces, requiere como elemento fundamental la libre cooperación de las partes involucradas. Su filosofía se basa en el libre intercambio de bienes y servicios entre individuos: de manera voluntaria, bajo el imperio de la ley y en un sistema de derechos de propiedad privada.

 

En contraste, el imperialismo surge de una relación de explotación donde un grupo privilegiado de individuos de una parte del mundo, respaldado bajo un poder político y militar, tiene la capacidad de extraer recursos desmerecidos de otro grupo de individuos en otra parte del mundo. Las relaciones, por consiguiente, son involuntarias.

Holanda, con la Dutch East India Company, y su explotación a lo que hoy en día es Indonesia o Inglaterra, con la British East India Company, por mas de 150 años con India, son un claro ejemplo de un grupo privilegiado de personas que cuentan con el respaldo militar de una nación. Por lo tanto, si bien es cierto que en dichos eventos hay compañías que generan utilidades a través de estos negocios, las mismas no surgen debido a la libre competencia ni al intercambio voluntario, sino a la coacción ejercida a través del monopolio de la fuerza (en palabras de Max Weber) del Estado que respalda a dichas compañías.

 

En conclusión y como consecuencia lógica, entre más alto sea el grado de capitalismo, más bajo debe de ser el del imperialismo y viceversa. El capitalismo y el imperialismo son, por lo tanto, excluyentes y no concurrentes, como varios tratan de insinuar.

 

 

 

Author profile

Es abogado de la Universidad del Rosario, cuenta con el International Business Law Program de Harvard Law School & Centro de Estudios Garrigues, además de la Maestría en Negocios Internacionales de Hult International Business School.
Tiene experiencia como abogado internacional y profesor de derecho en Colombia y Francia.

7 comments

  1. Fabián Baronzini 24 junio, 2018 at 18:19 Responder

    SISTEMA DE CAPITALISMO SOCIAL FABIAN BARONZINI:

    PORCENTAJE DE IMPUESTO A LAS GANANCIAS VARIABLE EN FUNCIÓN DE LA INCIDENCIA DEL COSTO DE LA MANO DE OBRA EN EL COSTO TOTAL DEL BALANCE. A MAYOR INCIDENCIA, MENOR IMPUESTO A LAS GANANCIAS.

    UNA POLITICA IMPOSITIVA SANA PUEDE SALVAR A NUESTRA SOCIEDAD.
    CON ESA HERRAMIENTA Y SEGURIDAD JURÍDICA GENUINA LAS PYMES PODEMOS EMPLEAR. PODEMOS ENCARGARNOS DE CAPACITAR Y DISMINUIR EL DESEMPLEO. SABEMOS LO QUE HACEMOS. TENEMOS CALLE Y TENEMOS FORMACIÓN.

    LE PODEMOS ACHICAR AL GOBIERNO EL DEFICIT QUE TIENE FRUTO DE ASISTIR A LOS DESOCUPADOS.

    ACTUALMENTE LA CANTIDAD DE DESOCUPADOS CRECE A MAYOR VELOCIDAD QUE LA CLASE MEDIA. SI NO APLICAMOS ESTO TERMINAREMOS EN UN COLAPSO INEVITABLE.

    CON ESTE SISTEMA GANAMOS TODOS. NADIE PIERDE.

    LOS EMPRESARIOS GANAN MÁS CUANTO MAS GENTE Y MEJORES SUELDOS PAGAN.

    EL GOBIERNO LLEGA A UNA CONDICIÓN DE SUPERAVIT POR SER MÍNIMA LA CARGA DE DESEMPLEADOS QUE DEBE ASISTIR, PUDIENDO CONCENTRARSE EN LAS FUNCIONES EXCLUSIVAS QUE JUSTIFICAN SU EXISTENCIA. TODAS LAS PYMES AYUDAN AL GOBIERNO DANDO TRABAJO A LA GENTE.

    LA GENTE PUEDE ELEGIR DONDE IR A TRABAJAR HACIENDOSE VALER POR LAS CAPACIDADES QUE VAYAN DESARROLLANDO.

    LOS QUE TRABAJAN ESTARÁN MEJOR QUE LOS QUE NO. LAS FAMILIAS VAN CONCIENTIZANDO A SUS HIJOS QUE TRABAJAR DA SUS FRUTOS. ESTO SERÁ GENUINO, FUNCIONARÁ, DEJARÁ DE SER UNA UTOPIA. CAMBIA LA IDIOSINCRACIA.

    SE LE PUEDE HACER FRENTE A LA PROBLEMÁTICA DE LA DISMINUCIÓN DE FUENTES DE TRABAJO POR EL AVANCE DE LA TECNOLOGÍA.

    LOS BANCOS Y SINDICATOS PUEDEN ESPECIALIZARSE A REALIZAR LAS ACCIONES GENUINAS QUE JUSTIFICAN SU EXISTENCIA.

    LAS EMPRESAS SE VEN OBLIGADAS A CONTINUAR MEJORANDO SUS PROCESOS HACIENDO EFICIENCIA EN LOS FACTORES QUE PERMITEN ESO. DE LOS 5 FACTORES DE PRODUCCION, SÓLO 4 PERMITEN MEJORAS DE EFICIENCIA:

    MATERIA PRIMA

    METODO

    MEDIO AMBIENTE

    MAQUINAS

    LAS EMPRESAS PERDERAN RENTABILIDAD SI HACEN EFICIENCIA AHORRANDO EN MENOS O MENORES SUELDOS. LA MANO DE OBRA DEJA DE SER UN FACTOR DE EFICIENCIA O VARIABLE DE AJUSTE.

    UN ESTADO QUE ATIENDE A UNA SOCIEDAD CON POCO DESEMPLEO PUEDE SER EFICIENTE EN EDUCAR, IMPARTIR JUSTICIA, CURAR, DESARROLLAR ZONAS CON CARENCIAS, ETC.

    TODOS LOS PROCESOS SOCIOECONÓMICOS SE ALINEAN ATRÁS DE ESTE SISTEMA TRIBUTARIO.

    SE ATACA A LA CAUSA RAIZ DE LA INFLACION.

    SE PUEDE APLICAR EN UN PLAN A 3 O 4 AÑOS SIN DESFINANCIAR AL ESTADO EN EL PROCESO DE MIGRACIÓN.

    Hay sistemas que son naturalmente POSITIVOS.

    SISTEMAS POSITIVOS:

    Los sistemas bien implementados generan cambios inesperados.
    -Un buen sistema de cámaras de seguridad permite dar seguimiento a cualquier delincuente prácticamente hasta su casa. Resultado: Baja la delincuencia. (En Argentina se pudo)

    -Un buen sistema de radares y foto multas detecta a los que cometen infracciones de velocidad. Resultado: Se cometen mucho menos infracciones. (En Argentina se pudo)

    -Un buen sistema de Scoring interconectado de las compañías aseguradoras, aumenta el costo de aseguramiento de los vehículos que comenten infracciones. Resultado: hasta el más transgresor se cuida de acumular multas para no malgastar dinero asegurando sus vehículos y bajan las infracciones de tránsito. (En Argentina se pudo)
    -El impuesto a los cheques podrá parecer muy regresivo. Pero si lo juzgamos a la hora de su efectividad para recaudarlo haciendo justicia para minimizar a los que quisieran evadirlo, es uno de los que más uniformemente reparte entre todos la necesidad de recaudar sin sobrecargar a los cumplidores. Es otro ejemplo de sistema que permite hacer que todos paguen y no sólo algunos.

    El impuesto a las ganancias y el impuesto IVA al valor agregado son 2 de los impuestos que recaudan la mayor parte de los ingresos que financian al estado.
    Mi propuesta de porcentaje variable del impuesto a las ganancias es otro caso de sistema positivo a la hora de lograr el efecto deseado.
    Veamos un ejemplo.
    Caso de 2 fincas de 100 hectáreas productoras de uva.
    Finca A: emplea a 300 personas
    Finca B: emplea a 5 personas porque se moderniza, invirtiendo en una cosechadora automática que reemplaza al trabajo de los 300 empleados que tiene la finca A.
    Ambas fincas venden la misma cantidad pero tiene costos diferentes. La B sustituye el costo de la mano de obra de la A por la amortización de su cosechadora, bajando esa parte de su costo total. A fin de año gana más que la A.
    En el actual sistema ambas fincas tributan el mismo porcentaje: 33%. La finca B tuvo mayor ganancia que la A y por ende el 33% que tributa al estado es mayor que el de la finca A.
    Aquí hago un paréntesis para recordar cual es el motivo por el que cobra impuestos el estado: Entre muchas cosas el estado recauda para dar educación, salud, infraestructura, seguridad, organizar el funcionamiento de la economía y ATENDER LAS NECESIDADES DE LOS DESOCUPADOS, SUBOCUPADOS, EMPLEADOS INFORMALES, ETC.

    En éste punto radica mi propuesta: ¿Por qué la finca A tributa el mismo 33% que la B si empleando a 300 personas colabora con el estado en una proporción mayor que la B?
    Ambas fincas gozan exactamente de los mismos servicios suministrados por el estado pero la finca A genera una actividad mucho más adecuada a las necesidades de todo el conjunto que la B. Mi propuesta consiste en cobrar un porcentaje de ganancias variable. Regido por una tabla de 2 columnas. La columna de la izquierda es el porcentaje de incidencia del costo de los sueldos pagados en los costos totales del balance. La otra columna es el porcentaje del impuesto a las ganancias a tributar.
    En el ejemplo la finca A podría estar tributando el 10 %, mientras que la B el 50 %.
    Ambas Fincas obtendrían montos similares de ganancias después de impuestos y podrían convivir compitiendo en igualdad de condiciones. A ésta altura muchos estarán pensando que esto es retrógrado llevándonos a la época de las cavernas haciendo todo a mano, negando el uso de la tecnología.
    Sin embargo, con éste sistema, una tercer finca C puede invertir en la tecnología de la finca B y conservar a los 300 empleados de la A, asignándoles nuevas funciones para mantenerse alto en la tabla de escalas de impuestos, redundando en un mayor beneficio final superando tanto a la finca A como a la B. EL SISTEMA PERMITE QUE SIGA EXISTIENDO LA COMPETITIVIDAD.

    Si hay algo que hemos desarrollado en estos últimos tiempos es nuestra capacidad como individuos de adaptarnos a las condiciones en que nos toca desenvolvernos comportándonos de manera de mejorar nuestras propias conveniencias.
    Imaginemos los efectos de implementar éste sistema impositivo:

    Los empresarios tienen una necesidad permanente de mejorar la eficiencia de todos sus procesos porque el precio de venta se los pone el mercado pero sus ganancias las obtienen reduciendo costos. A partir de éste sistema seguirán haciendo eficiencia en todos los factores menos en mano de obra (MOD), ya que mantener una mayor incidencia de la MOD le representará una ganancia neta de impuestos mayor.

    Las personas buscarán trabajar en las empresas que sean más eficientes que son las que le podrán pagar los mejores sueldos. Para ello buscarán capacitarse para lograr los mejores puestos de trabajo.
    Las familias verán que el trabajo es reconocido en la sociedad. Enseñarán a sus hijos que después del esfuerzo de una preparación viene un bienestar genuino representado por los mejores sueldos que se podrán obtener.
    La sociedad tomará conciencia que el trabajo genera un bienestar genuino como lo pensaba en los años 40, 50 y 60.

    Las escuelas serán creíbles cuando enseñen a desarrollar oficios y ocupaciones con el argumento de que son la salida para un mejor bienestar futuro.

    El estado tendrá en las empresas a sus aliados a la hora de atender las necesidades del bien común. A medida que disminuya el desempleo, podrán bajar la presión impositiva general, recuperando competitividad.

    Lo más notable de ésta propuesta, es la simpleza de su aplicación. Alcanza con anunciar un cambio impositivo y echarlo a andar. Por su puesto que precisará hacerse en etapas graduales para no desfinanciar el actual déficit del estado. Pero con pocos cálculos se pueden lanzar las tablas a aplicar en los próximos 3 o 4 años donde arrancan con un único 33 % actual, y terminan ampliando eso a una escala que podría estar entre un 5% y un 90 % permitiendo que todas las empresas produzcan con una nómina de personal acorde a las tecnologías reinantes y a lo que las competencias de cada rubro ejecuten.
    Pero siempre considerando a la Mano de Obra como una CONTRIBUCION y no como un COSTO.


    ¿COMO PUEDE EL ESTADO BAJAR LA PRESION TRIBUTARIA?

    SISTEMA DE CAPITALISMO SOCIAL FABIAN BARONZINI:

    PORCENTAJE DE IMPUESTO A LAS GANANCIAS VARIABLE EN FUNCIÓN DE LA INCIDENCIA DEL COSTO DE LA MANO DE OBRA EN EL COSTO TOTAL DEL BALANCE. A MAYOR INCIDENCIA, MENOR IMPUESTO A LAS GANANCIAS.

    Con mi propuesta el estado puede cobrar menos impuestos a las empresas que dan empleo.
    La recaudación actual no varía. En forma progresiva en 4 años el estado sigue recaudando lo mismo. Pero paulatinamente se le va reduciendo ganancias a los que emplean gente y encareciendo a las actividades con menor incidencia de la mano de obra en sus costos.
    Las empresas van tomando más empleados y/o pagando mejores sueldos porque les representa un mayor beneficio neto de impuestos.

    El estado empieza a tener menos déficit por cuanto se achica el desempleo.
    Y la sociedad toma conciencia que el trabajo genera un bienestar genuino.
    Al tener menos desempleo puede bajar presión impositiva.
    Mi propuesta se basa en diferenciar lo que tributa cada empresa en función de si da o no da empleo.
    Actualmente una empresa que importa un tractor en 8 millones y lo vende en 10 tributa lo mismo que otra que lo fabrica comprando materiales en 4, pagando otros 4 de sueldos y vendiendo el tractor en 10. Ambas empresas tienen ganancias brutas de 2 millones y tributan al estado 700.000 (35%).
    Pensándolo un poco es muy asimétrico que ambas empresas gocen de los mismos servicios del estado, lo financien con el mismo impuesto a las ganancias, pero una emplea a X trabajadores y la otra no.
    La que da empleo ayuda mucho más al estado que la otra empresa porque lo ayuda a que tenga que mantener a menos desocupados. Entonces es justo que deba tributar menos impuesto que el que importó.

    La propuesta no se trata de bajar impuestos a quien compre, emplee, y o gaste en lo nacional.
    La propuesta es solamente modificar la ley del impuesto a las ganancias. El resto son todos resultados. Es así de simple. Una simple tabla de relacionamiento de porcentajes:

    ACTUAL
    IMPUESTO A LAS GANANCIAS = 35% DE GANANCIAS BRUTAS

    PROPUESTO:
    IMPUESTO A LAS GANANCIAS : % SEGÚN TABLA:

    % INCIDENCIA MOD % IMPUESTO GANANCIAS
    90% 5%
    80% 7%
    70% 10%
    60% 15%
    50% 20%
    40% 35%
    30% 60%
    10% 70%
    5% 80%
    Donde
    % Incidencia de MOD es el porcentaje que representa en el balance de la empresa el total de sueldos pagados respecto del total de costos. Son datos que ya existen en la economía y de muy difícil evasión. (Los sueldos se deben declarar mensualmente en el aplicativo SICOSS de AFIP y al segundo día de retraso las multas son impagables. El costo total del balance también es un dato anual inevitable de declarar por cuanto es el parámetro del cálculo impositivo del impuesto a las ganancias que obligatoriamente se declara).

    %Impuesto a las ganancias es el nuevo porcentaje que cada empresa tributará basado en el porcentaje que representa en sus costos totales, los sueldos que paga.

    Los números de la tabla son a modo de ejemplos pero obviamente deben ser regulados de acuerdo a la evolución del país hasta llegar a un punto d equilibrio. Esto arranca con la posición actual donde todos tributan un 35% y en 4 años se puede migrar gradualmente hasta números parecidos a los de la tabla. Siempre velando por el no desfinanciamiento del estado durante la transición.

    En todo balance se declara las ventas totales y el costo total. Dentro del costo total está perfectamente discriminado cuanto se pagó de sueldos. Se calcula que porcentaje de esos sueldos son respecto del total de costos. Luego se entra en la tabla que en función de ese porcentaje determina cuál es el porcentaje de ganancias que debes tributar. A mayor incidencia de sueldos, menor impuesto a las ganancias. El resultado es que los empresarios ganan más, los empleados ganan más, el estado tiene menos desempleados que mantener y todo el sistema económico toma un rumbo positivo de crecimiento.


    FRONTERAS DE POSIBILIDAD DE PRODUCCION:
    ¿Es ésta propuesta impositiva un sistema regresivo que castiga al que invirtió en tecnología adecuándose a los tiempos modernos? ¿Es éste un sistema que multa al que se desarrolla con inversión moderna?

    Definitivamente NO. La libre competencia sigue funcionando en un ambiente sustentable.
    Cuanto más se invierte en tecnología más se gana, mayores son los beneficios. Ahí entra la creatividad de cada empresario en balancear cuanto más puede invertir para ser más competitivo que el resto de sus competidores y simultáneamente manteniendo una nómina alta de empleados que contribuyan a mejorar la calidad de los productos y servicios obteniendo una mayor ganancia neta de impuestos.

    ¿Es la inversión tecnológica una CONDICIÓN SUFICIENTE para la mejora de la eficiencia de un país?

    Definitivamente no. Es Condición NECESARIA PERO NO SUFICIENTE. Y es un error de concepto muy común que se repite con frecuencia.
    Que la innovación trae progreso es cierto pero eso no es suficiente para garantizarlo.
    La innovación amplia las fronteras de las posibilidades de producción. Pero para ser competitivo es necesario minimizar el desempleo.
    Pensemos en un país cuya población se dedica en su totalidad a producir sólo un bien.
    Pensemos en que todos los argentinos producen cereales y que el factor limitante es la cantidad de personas puestas a desarrollar esa actividad con la tecnología actualmente en uso. No hay límites de extensión de tierras, el límite es la cantidad de argentinos. Pongamos que los 40 millones pudieran producir 1000 millones de toneladas de cereales.
    Ahora pensemos en que se hace una inversión en tecnologías con maquinaria más eficiente que le permite a los 40 millones de argentinos ampliar la frontera de posibilidades de producción a 1500 millones de toneladas. Está claro que se logró un país más competitivo, eficiente, moderno, más productivo. No hay dudas.
    Ahora pensemos que ese país no está operando en la frontera de sus posibilidades. Pensemos que tiene 40 % de desempleo.
    Está produciendo sólo 600 Millones de toneladas. Podemos suponer que esos 600 millones de toneladas son suficientes para toda la población o que no lo son.
    Si no alcanzan para toda la población, es cuestión de bajar el desempleo y producir las que sean necesarias. Si son suficientes la productividad del país es la productividad resultante de producir 600 con un 60% produciendo, 40% desocupados y un costo total de 40 millones mantenidos por ese 60% que produce para todos.

    Vuelvo a la pregunta: ¿la inversión en tecnología es una condición SUFICIENTE para mejorar la competitividad el país? En principio las 600 millones ton pasarían con esa tecnología a 900. ¿Se producirán esas 900 o seguirán produciendo 600 con mayor desempleo? Para producir 900 alguien tiene que consumir ese nuevo volumen y alguien debe pagarlo. ¿Quién lo paga y quien lo consume? Buenos si antes las 600 eran suficientes es posible que se sigan produciendo 600 y lo único que habrá cambiado es un mayor desempleo con todos consumiendo las 600 y sobrecarga de los empleados que son menos para producir lo mismo que antes para los 40 millones.
    Si se producen 900 puede ser que el excedente de 300 sea para exportar y que las consuma y pague el mercado externo. La pregunta entonces es ¿en qué situación se encuentran los mercados externos? ¿hay alguna situación promedio del mercado externo diferente a la de nuestro país desempleado que permita pagarnos ese excedente? Mi respuesta es que en promedio el planeta en su conjunto tiene a la mitad de la población mundial fuera del sistema económico y si bien consume una mínima cantidad muy inferior a la que necesita, no está en condiciones de pagarla.
    Los números arrojan que hay 3000 millones de desocupados de un total mundial de 6000.

    El costo país siguen siendo los 40 millones de habitantes produzca lo que produzca con la tecnología que sea. Para que la inversión en tecnología aporte una mejora de la eficiencia es necesario en primer lugar tener una condición de cuasi pleno empleo. Es decir, primero necesitamos estar transitando por las fronteras de las posibilidades de producción y luego invertir en tecnologías más eficientes.
    Si amplias las fronteras con tecnología y el volumen de producción no aumenta, es porque aumenta el desempleo, luego aumenta la presión fiscal para alimentar a los desempleados y la supuesta mejora se desvanece. Lo que pasa en Argentina no es muy distinto de lo que pasa en todo el planeta con la mitad de la población mundial fuera del sistema.

    Alguien me comentó de una entrevista a Bill Gates de febrero 2017 donde decía que se debe gravar el uso de robots en la industria y de esa forma lo que no se recauda directamente tendría poder recaudatorio indirectamente.
    Otra solución sería la de reducir la jornada laboral para obligar a contratar más personas en nuevos turnos de trabajo de menor duración. Pero la cuenta macro que se debe hacer es la de cuanto produce el país en conjunto en función de cuantos habitantes tiene independientemente que todos trabajen o no.

    Pero insisto en que la mano de obra tiene que dejar de ser pensada como que solamente son para una empresa la suma de los empleados que tiene en relación de dependencia, sino también una proporción de desempleados que mantiene con presión impositiva. Porque su tendencia seguirá siendo la de disminuirla con el tiempo y eso nos lleva indefectiblemente al colapso.
    El costo de la mano de obra no es sólo los sueldos de los empleados en relación de dependencia sino el prorrateo de los desempleados, subempleados y empleados informales que conviven en toda la comunidad consumiendo lo que se produce y siendo mantenidos por las empresas productores bajo la figura de la presión tributaria.
    Que quede claro que sigue siendo muy necesario que siga habiendo inversión, tecnología, competencia y libertad de mercado para que todos busquen ser más eficientes mejorando costos.
    La propuesta no es exclusiva para que sea aplicada sólo en el área de productos sino también en el resto de las actividades generadoras de servicios.
    Para que se entienda mejor como se produce en la práctica el efecto deseado con la propuesta pondré el siguiente ejemplo:
    Supongamos que el dueño de una empresa nos puso como director pidiéndonos obviamente maximizar las ganancias. Supongamos que dicha empresa paga mensualmente anticipos del impuesto a las ganancias de 1.000.000 de pesos. Ahora siendo director me entero que con el nuevo sistema impositivo, si contrato a 10 personas más que me aumentan mi costo en 500.000 pesos mensuales, eso me permite posicionarme en la tabla de impuestos en una categoría que me hace tributar sólo 400.000 por mes de impuesto a las ganancias.
    El resultado es que el dueño de la empresa sale ganando 100.000 y hay 10 personas más en empleos privados. El estado tiene 10 familias menos que mantener. Y la financiación del estado queda cubierta por lo que pagan de más las empresas que emplean menos proporción de gente. Y eso es justo porque si esas empresas quieren usufructuar de la posibilidad e infraestructura que le brinda una sociedad en organizada y en funcionamiento de actuar y emplea poca gente, es justo que deba pagar un poco más que las empresas que si dan empleo.
    Y empleo hay de sobra, lo único es que no se lo puede pagar si se sigue con el actual sistema de presionar al que produce (productos o servicios) para financiar las necesidades de todos.
    Por ejemplo para certificar y mantener un sistema de calidad según ISO 9000 tenés que mantener en régimen unos 10 capítulos de la norma. Ahí nomás necesitarías tener a 10 personas encargadas de mantener cada una a uno de los capítulos en forma exclusiva. Aumentaría muchísimo la cantidad de empresas que podrían mantener un sistema así. Las pocas que lo logran por ahora son las grandes y algunas chicas a costa de mucho esfuerzo y sacrificio.
    En definitiva mi propuesta debería ser considerada como el medio que le permita a la sociedad entender que la mano de obra no es un costo sino una contribución.
    Fabián Baronzini.
    Celular 011-15-4051-4055

Ir a la barra de herramientas