¿Autos eléctricos? Argentina dice: no, gracias

0
125

Técnicamente la Constitución dice…malditas regulaciones.

Conforme el mundo avanza a pasos agigantados en tecnología, informática o algo tan simple como el dejar hacer y dejar pasar, en Argentina, una vez más y en un campo más de intromisión del Estado, los burócratas se las ingenian para seguir con la expoliación y renegando al progreso humano.

Tal y come vemos en la imagen, para ser precisos, el decreto 32/2018 que modifica el N° 779/1995 reza algunas regulaciones respecto a los vehículos automotores con capacidad para circular en la vía pública.

¿Qué quiero señalar con esto?  Pues bien, la CN de 1994 adhiere a pactos internacionales que eximen del pago de patentes a los vehículos eléctricos. Por tal razón no hay autos eléctricos en Argentina, la corporación política los prohibió para no quedarse sin el multimillonario y abusivo cobro de patentes. En Estados Unidos y Europa el pago de patentes de un auto nuevo equivale al 1% de su valor de mercado, en Argentina equivale al 10% y quién sabe con la inseguridad jurídica que nos caracteriza, tal vez más.

¿Qué pasaría si todo el parque automotor impulsado a nafta se pasa a vehículos impulsados a electricidad?  ¿Qué pasa si la mitad se pasa de nafta a electricidad?en el primer caso el Estado pierde la fortuna sideral que recauda en concepto de patentes, en el segundo pierde la mitad de esa fortuna. Y ¿Por qué no ponemos el mismo nivel de gravamen impositivo a los autos eléctricos que a los nafteros? Porque la CN del ’94 adhiere a pactos internacionales que, para favorecer a la ecología, impiden imponer gravámenes a vehículos eléctricos, ya que estos no contaminan el ambiente y los otros sí.

Eh aquí la ingeniería de la clase política argentina, imagino un diálogo entre ellos inexistente, pero de haber existido, sería así:

-Y ¿Qué hacemos?, nos quedamos sin el curro de las patentes?

-De ninguna manera,  es una fortuna sideral!

-Prohibimos los autos eléctricos?

-No, se nos van a venir todos encima! ningún país del mundo los tiene prohibidos…

-¿Y nos quedaremos sentados sin hacer nada mientras vemos cómo nos arruinan el negocio de las patentes?… Éso jamás!

-¿Qué hacemos entonces?

-Ya sé! promulguemos una ley que diga que están prohibidos en la vía pública todos los motores que superen los 15.000 watts de potencia, pero no prohibimos los autos eléctricos!

-Sos un capo! Compañeros, a trabajar.

Fin.

Para eso sí, son buenos. El tema es que con menos de 15.000 watts no podés mover un auto jamás.

ojeda.97.mariano@gmail.com | Web | + posts

Estudiante de Derecho y Economía.
Argentino.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas