Yorbis Esparragoza marzo 15, 2019

[ A+ ] /[ A- ]

En Venezuela, durante el apagón se dieron manifestaciones espontáneas del mercado como sucedió con la carga de teléfonos a 1$ por 10 minutos, con plantas eléctricas de particulares. Muchísima gente se volcó en contra de esta iniciativa ya que, la valoraron como “malvada” al aprovecharse de la necesidad ajena. Están equivocados y les explicaré el porqué:

Una cosa es la incapacidad de la gente para entender el mercado y otra es la solidaridad. Se reniega del capitalismo, cuando es el socialismo el que metió a Venezuela en el camino de servidumbre. No es ser un cerdo sin corazón, es tener sentido común, es comprender que existen necesidades cubiertas con intercambios previamente consensuados y que pueden ser  expresados en metálico, bienes, servicios o con un simple ¡gracias!


 

Por cierto, usted no necesita una ley que regule la carga de teléfonos con plantas eléctricas ¿va a seguir metiendo al Estado en asuntos privados?

“La pobreza de los países atrasados se debe a que sus métodos expoliatorios, su discriminatorio régimen fiscal y su control cambiario impiden la inversión de capital extranjero, mientras la política económica interna dificulta la formación del propio.”

Ludwig von Mises en La mentalidad anticapitalista

Comprenda que en Venezuela el único mal es el socialismo que eliminó su capacidad de generar riqueza. Nada es gratis en esta vida, nada. El que quiera cosas gratis que saque de su bolsillo para regalar, porque con bolsillo ajeno todos somos “solidarios”.

El liberalismo no es mezquindad, todo lo contrario, crea los mecanismos para que las personas sean solidarias con el prójimo. Mientras que el socialismo reparte la riqueza y nos trae muerte.

¡Oh! ¡Claro! vamos a seguir de resentidos castigando a la iniciativa privada, sabiendo que las empresas que de verdad podían hacer algo significativo con el apagón nacional están quebradas, gracias a los controles, o se fueron del país porque las iban a expropiar, saquear o extorsionar.

No es un tema moral. Cada quien hace con su propiedad lo que quiera. Quien se lucre con su planta eléctrica bien, quien regale su energía, exponiéndose a que se la roben y no pueda reponerla, también.

No es falta de empatía. Decir que no se tiene empatía es un argumento socialista. La caridad es voluntaria, no obligada. Y no todos actúan igual, algunos sí regalaron su energía.

Así es el mercado, duélale a quien le duela y el que no entiende esto es porque ama el hueco tercermundista en el que se encuentra Venezuela.

Lic. Filosofía. Analista político.

4 pensamientos a “El apagón en Venezuela y el negocio de vender la energía

    1. Los bachaqueros son consecuencia de la política económica socialista. No culpes al mercado negro, culpa al sistema que lo generó
      Debe tenerse foco, no es el mercado el culpable son los controles en la economía.

  1. Lo que trato de decir es que lo más probable es que tengas razón, que el mercado al dejarse actuar libremente tiende al equilibrio de los precios, promoviendo la inversión y la producción. Por supuesto, esto lleva a detener la inflación. Resultado: mejor calidad de vida. Sin embargo, no porque esto parezca una obviedad; que tamizada a través del gobierno nefasto venezolano, parece dar aún más la razón. Debemos cuidarnos de presentar la libertad de mercado como una entidad teosófica libre de riesgos y faltas que a modo de vara mágica solventa todos los problemas y es camino a la felicidad. No podemos confundir libertad de mercado con libertinaje. Recuerda la advertencia de Isaiah Berlin: “Cuando el mercado queda libre las minas se llenan de niños”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas