Yorbis Esparragoza marzo 8, 2019

[ A+ ] /[ A- ]

¿Quién es mejor un hombre o una mujer? Supongo que para responder, si es mujer, se valió de que ha luchado, trabajado duro y es mamá luchona; y si es hombre, recordó a sus hermosas mujeres: mamá, tía, abuela, esposa, a la madre tierra también y ambos dijeron: ¡LA MUJER! Con mucho orgullo y seguridad.

¿Por qué? Supongo porque le han metido en la cabeza toda su vida millones de datos sobre que la mujer es débil y necesita protección, ayuda, resguardo, trato especial y se encuentra en ese rango que apoya las leyes de protección contra la violencia de género y demás.

El apoyo a ideas feministas es también reforzar los sistemas políticos que necesitan enfrentar a lo femenino con lo masculino, para establecer el estatus quo del caos que se manifiesta con la desintegración de la familia, base de una sociedad para ser próspera. Estar a favor es también ampliar la brecha de la diferencia que ya por naturaleza existe. Es obvio que somos diferentes, pero justamente de allí es que nace la complementariedad y esto hay que entenderlo con mucha seriedad y compromiso. .

El 08 de marzo es un día que consigue el cometido de sembrar en la mente de muchos que la mujer es única ¿y el hombre? Hay día internacional del hombre en noviembre, pero ese no es tan valioso, no se alcanza el objetivo, una ley de protección al hombre es ridícula ¿verdad?

El hecho es que todos somos individuos únicos, por eso en la ley y ante la ley debemos ser iguales, para que haya justicia, con los mismos derechos y deberes propios de un ser humano libre y responsable. Los privilegios sólo traen conflicto.

Así como hay malos padres también hay malas madres, hombres y mujeres despiadados, hombres y mujeres espléndidos; la condición humana excepcional o maléfica está repartida en cada sexo.

Dejemos de apoyar a las ideologías que usan a la mujer como símbolo para mover masas hacia el lado incorrecto. La mujer es tan capaz que puede poner el mundo a sus pies y desde la política, por ejemplo, la han usado como un arma trasgresora, pintada de violeta y empoderada para conseguir votos, recursos y apoyo internacional. Jamás verá a una feminista hablar en contra de la burka como símbolo de verdadera opresión, porque no es su lucha; ¿entonces cuál es? El patriarcado, el capitalismo y la familia; no la mujer y menos el amor propio.  Hipocresía pura.

Esta ideología sostiene la reivindicación de la mujer en la sociedad sin necesidad de tener a un hombre a su lado, porque es un obstáculo para el desarrollo de sus libertades. Nada más equivocado, la mujer debe dejar de pensar movida por sus dolores (esos que dejo algún hombre por cualquier motivo, algo que no debe importar), o bajo la influencia de sus impulsividades hormonales (sí, las tiene y debe aceptarlas) y sostener cada día el pensamiento de alcanzar el éxito en plena conciencia de su feminidad.

Lic. Filosofía. Analista político.
Conferencista internacional.
Defensora de los tres derechos fundamentales: vida, propiedad y libertad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas