Alex Ocampo enero 1, 2019

[ A+ ] /[ A- ]

Antes de las últimas elecciones presidenciales solía ver mucho en las redes sociales las personas en Colombia alarmadas por el avance de la derecha y extrema derecha en el país, algunos inclusive hablaban de que Colombia pendoneaba entre la derecha y extrema derecha, tales afirmaciones me generaban tanto desconcierto como risa. Ojalá en Colombia se pudiera decir que existe derecha en todo el sentido de la palabra, y no porque me considere de derecha, pero si por lo que podría aportar por lo menos en temas económicos.

Para los que se rasgan las vestiduras por esa derecha y extrema derecha del país deberían replantearse lo que consideran derecha, porque en Colombia ninguno de los partidos es realmente de derecha y mucho menos de extrema derecha. Demos un repaso a lo que es izquierda y derecha. La izquierda aboga por las libertades individuales, pero está en contra de la libertad económica, es decir están a favor en teoría de la libertad de expresión, el aborto, el laicismo, el matrimonio homosexual, la adopción de parejas homoparentales entre otras; pero su aspecto negativo viene por su visión de la economía la cual debe ser controlada por el estado, por lo tanto, están a favor de la intervención en los asuntos económicos del país, protección de empresas y sectores considerados estratégicos, por lo tanto defienden las fuertes regulaciones a las empresas, burocracia, altos aranceles, subsidios a empresas y ciudadanos, excesivo gasto estatal y su consecuente déficit fiscal, altos impuestos a las empresas y ciudadanos, intervención entre los contratos laborales entre trabajadores y empresarios, propiedad privada sujeta al bien común, entre otras medidas que perjudican el bienestar de una nación.

En el lado de la derecha tenemos lo opuesto, ya que están a favor de las libertades económicas, pero no de las libertades individuales. La derecha está a favor de reducir la burocracia facilitando la creación de empresas, bajos impuestos a las empresas y ciudadanos, contratación libre entre empresarios y trabajadores, respeto irrestricto a la propiedad privada, bajos aranceles, gasto estatal por debajo de los ingresos entre otras medidas que generan naciones ricas. El lado negativo lo vemos por el lado de su excesivo conservadurismo, queriendo imponer su moral y principios utilizando al estado, están en contra del aborto, la censura, en contra del matrimonio homosexual y de todo lo que atente contra los principios y valores que ellos consideren necesarios para mantener una sociedad sana. Claro está que las definiciones que he dado anteriormente son teóricas y en la práctica se ven excepciones, un caso fue el del Expresidente Rafael Correa, un hombre de izquierda que uso su poder para censurar y atacar a los medios de comunicación y que además es un conservador, estuvo en contra de la ideología de género, tomo lo peor de la izquierda y la derecha. Otro caso llamativo fue el de Rajoy en España, a pesar de ser de derecha no revoco el aborto el cual es legal allí, y continuo una política de excesivo endeudamiento estatal por un gasto excesivo del gobierno, mantuvo la mayoría de subsidios de su antecesor, y su política fiscal siguió siendo de castigo a los autónomos con altos impuestos.

 

En Colombia no hay derecha

Duque, la izquierdización de la derecha

 

En Colombia desgraciadamente ninguno de los partidos políticos con representación en el parlamento es de derecha si nos ajustamos a la definición de que defienden la libertad económica, incluso a los que los colectivos de izquierda llaman extrema derecha como es el Centro Democrático. Todos los partidos que en estos momentos tienen a sus miembros ocupando cargos públicos defienden mínimamente la libertad económica. Todos están a favor del gasto desmedido del Estado, a cargas impositivas altas al sector productivo del país, tienen estrechas relaciones con los gremios favoreciendo sectores y empresas. Castigan al emprendedor con tramites excesivos y licencias, en definitiva, parecen mucho más de izquierda; de derecha solo tienen la estampa que los colectivos de izquierda les ponen, porque en Colombia todo lo que no tenga que ver con el Polo Democrático, el partido Verde o  Petro es considerado extrema derecha. No daré definiciones de extrema derecha ya que no me quiero desviar del punto principal, aunque más adelante escribiré un artículo hablando sobre la extrema izquierda y la extrema derecha y lo similares que son.

En realidad, Colombia no se batió entre la derecha y la extrema derecha como se decía en las redes sociales, o entre izquierda y derecha, Se vatio entre la izquierda pura y una mezclolanza entre izquierda, centro y derecha light. La izquierda tenía y tiene muy claro su programa político y económico. Por el contrario, por parte de esa supuesta derecha colombiana, solamente tenemos una cobija de retazos de políticas económicas de izquierda y derecha. Lo peor de las dos corrientes en uno solo.

El actual gobierno Colombiano encabezado por el presidente Duque al que acusan de extrema derecha está haciendo todo por agradar a la izquierda, ese signo de debilidad lo han notado ya diferentes sectores privados y públicos del país. Tal vez el pulso más fuerte que ha tenido ha sido el del sector educativo superior, Aunque el presidente anuncio un aumento del presupuesto, lo cual es más gasto estatal, precisamente una política de izquierda, los estudiantes no se han conformado con lo pactado con los rectores de las universidades. Otro sector que ya se benefició de Duque es el cafetero, el cual consiguió un compromiso para que el gobierno les de 100 mil millones de pesos, de nuevo vemos más gasto estatal favoreciendo un sector del país bajo la excusa de ser un sector estratégico para el país, de nuevo vemos más gasto. También viene la nueva ola de impuestos, otra política de izquierda, llegando incluso una de las multinaciones más grandes del mundo a amenazar con irse del país por los altos impuesto como es Coca-Cola, algo que haría brincar en una pata de la alegría a Claudia López, una medida para nada de derechas.

Duque perjudicando a la economía naranja

El caso más decepcionante por parte del actual gobierno, lo vemos por parte de las plataformas digitales, donde él se suponía iba a apoyar y termino clavándole un puñal por la espalda, me refiero al caso de Uber e Indriver, dos Apps que han hecho enfurecer al gremio de los taxistas, que han encontrado su mayor aliado, el Senador Robledo, Duque dio su brazo a torcer dándoles gusto a los taxistas(o más bien a los caciques del sector del taxi), beneficiando el monopolio del sector del transporte público, Robledo debe estar festejando esta medida que ya ha cobrado sus primeras víctimas, las cuales se les ha retirado el pase de conducir por 25 años. No veo muy de derechas hacer seguirle la corriente a Robledo, un reconocido Marxista Maoista del Moir.

Tristemente el gobierno actual tiene muy poco de derecha y era algo que se sabía, ningún partido en Colombia lo es, la izquierda no ha ganado la guerra, pero si muchas batallas que han hecho que el país se incline hacia ella a pesar de que se considere de derechas la presidencia de Santos y la del actual presidente Duque. A pesar de todas las políticas de izquierda que se han estado llevando desde hace varios años y que han fracasado, la izquierda habilidosamente ha hecho creer que son de derecha y extrema derecha, que es producto del capitalismo salvaje y el neoliberalismo. La única razón por la que muchos decidimos votar por Duque es por lo que considerábamos mucho peor a Petro, lo cual lo evidencié en mi último artículo en esta misma casa.


 

Es un liberal que fue de derecha y luego de izquierda, finalmente se toparía con el camino libertario. Aunque es ingeniero de profesión, es profundamente estudioso de la economía austríaca y política actual.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas