DERECHO DE ABSTENCIÓN

0
149

En pleno año 2018, a vísperas de las elecciones presidenciales de segunda vuelta que definirán al nuevo autoritario líder de nuestra Hermosa República, al desafortunado que será elegido por la mayoría y eventualmente terminará siendo odiado por la totalidad de la ciudadanía, como es la costumbre latinoamericana. A vísperas del “inicio del fin” aún hay ciudadanos con una falsa creencia moral de que existe un Bien y un Mal; y guiados por esa moralidad esperarán que los “hombres de bien” escojan su concepción de correcto y criminalicen a su enemigo incorrecto, de lo contrario, así quieras alejarte lo máximo de aquella contienda, serás lo que ellos llaman “parte del problema”.

Y esto último es preocupante por una sencilla razón; pone en peligro la poca unión y pacifismo que conseguimos incentivar en los últimos años (siendo estas últimas elecciones las más activas, gracias a la reducción de la violencia); ya que por primera vez en mi corta vida sufragista veo que intentar alejarse del mundo político por indiferencia, o querer abstenerse a elegir como forma de protesta al sistema que nos coarta, es casi tan perverso y criminal como “traicionar a la Patria”. Hay un sector de la sociedad dispuesto a separarnos y meternos la idea en la cabeza de que “si no estas conmigo estas en mi contra”, y es por eso que defenderé por medio de este escrito nuestro sagrado derecho a la Abstención y la Libertad.

LA ABSTENCIÓN COMO DERECHO.

La Constitución Política consagra en su artículo 40 numeral 1ro el Derecho a “Elegir y ser elegido.” como uno de los Derechos Fundamentales, y de igual manera se le da la debida protección al derecho de sufragar en el Artículo 2do de la Ley Electoral como un principio Rector de dicha obra.

En ningún espacio de la normatividad colombiana se obliga, de forma directa o interpretativa, a ejercer el sufragio (no como en algunos otros países con tintes autoritarios donde es un deber de obligatorio cumplimiento) puesto que efectivamente se trata de un derecho y no un deber. Visto así, tenemos como ciudadanos la facultad de elegir o no (una de las pocas libertades que la constitución y la norma nos otorga).

Lo anterior es visto desde un aspecto positivo del derecho. Visto desde el aspecto negativo podemos decir que la Abstención ante los comicios no está regulado ni prohibido explicitamente en ningún ámbito de la legislación; su única mención en la Ley Electoral es en lo referente a los estímulos dados a los sufragantes, quienes deben probar como justificada la abstención para recibir los beneficios que contrae la expedición del certificado electoral.

LA ABSTENCIÓN COMO SÍMBOLO DE PROTESTA.

Ahora desde una perspectiva más doctrinal podemos encontrar la Abstención como un medio de protesta o descontento frente al sistema político actual. La abstención consciente y razonada envía un claro mensaje a deslegitimar los procesos electorales o a la Democracia fallida en sí. Y muchos analistas políticos la defienden por encima del Voto en Blanco o el Voto Nulo, pues estos últimos implican participar en un sistema de elección que los amantes de la Libertad no queremos defender.

La Abstención en estos comicios también es opción para quienes estamos cansados de “los mismos de siempre”. Cansados de quienes prometen puestos a cambio de votos, de quienes buscan alianzas y cambian discursos o propuestas para llegar al poder por medio de engaños y cansados de tener que escoger entre dos extremos que nos prometen ser la reencarnación de cualquier prócer de la historia o incluso el mismísimo Salvador. 

Los Amantes de la Libertad y fieles creyentes de la Abstención como una opción tan valida como el asistir a los comicios solo seguimos un principio fundador: “No quiero ser obligado a hacer parte de este engaño”. No queremos ser condescendientes con un candidato que llegará al poder para darle más poder al Estado o usar el que ya se tiene para coartar más la Libertad. Y usaremos nuestra única ventana de Libertad (la Libertad de elegir o no) para tener nuestra consciencia libre y tranquila ante lo que se avecina.

manuel.eraso00@usc.edu.co | + posts

Estudiante de 9no semestre de Derecho en la Universidad Santiago de Cali.
Escritor, transcriptor, traductor y editor independiente.
"Corredor" o "Agente" Juridico en sus tiempos libres. Ningún trabajo es menos importante para no llevarlo, ni muy grande para no intentarlo.
Amante de la Libertad y Enemigo jurado de la imposición del "buenismo" por parte del Estado.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas