monopolio rothbard

¿Crees que solo hay una definición para monopolio?

3
198

¿No les pasa que se quejan de los servicios prestados por algunas empresas públicas o privadas, pero aún así, logran sobrevivir en el tiempo? Tal vez te enfrentas ante un monopolio y no tienes idea. Por eso las definiciones de Monopolio encontradas en Hombre, Economía y Estado de Murray N. Rothbard nos pueden ayudar a comprender los debates diarios sobre los servicios que prestan estas empresas.  Puedes descargar el PDF y darle una leída al capítulo 10 del libro.

A continuación les resumo esas definiciones.

  • LA PRIMERA: deriva de sus orígenes lingüísticos: monos (solo) y polein (vender), o sea que la definición es el único vendedor de cierto bien. Se trata por cierto de una definición legítima, pero es extraordinariamente amplia. Significa que siempre y cuando exista la menor diferenciación entre los productos individuales, el productor y vendedor individual es un “monopolista”.
  • LA SEGUNDA: definición clásica en las palabras del gran jurista del siglo XVII, lord Coke:

“Monopolio es el establecimiento u otorgamiento por parte del rey, mediante merced, concesión suya, o de otra manera […] a cualquier persona o personas, cuerpos políticos o corporativos, para la exclusiva venta, compra, fabricación, elaboración o uso de alguna cosa, por medio de lo cual cierta persona o personas, cuerpos políticos o corporativos, resultan restringidos en cuanto a libertades que anteriormente tenían, o entorpecidos en su legítimo comercio”.

Comentarios de Rothbard:

En otras palabras, diremos que, según esta definición, monopolio es una merced de privilegio especial que otorga el Estado, por la que se reserva en favor de un individuo o grupo particular cierto campo de la producción. Queda prohibido a los demás el ingreso a ese campo, y los gendarmes del Estado hacen respetar esa prohibición.

  1. LA TERCERA: Mises ha dado una sucinta definición de monopolio:

“De ser las condiciones tales como para que el monopolista pueda conseguir mayores ganancias netas, vendiendo una cantidad menor de su producto a un precio por encima del que obtendría vendiendo más cantidad de lo que produce a un precio menor, surge en esa situación un precio de monopolio, más elevado que lo que habría sido el potencial de mercado en ausencia del monopolio”

¿No hay motivos para preocuparse por el monopolista?

La doctrina del precio de monopolio puede resumirse de la manera siguiente; cierta cantidad de un artículo, al ser producida y vendida, determina en el mercado un precio competitivo. Un monopolista, o un cartel de empresas, en caso de que, al nivel del precio competitivo, la curva de demanda sea inelástica, pueden restringir las ventas y elevar el precio con el fin de alcanzar el punto de máximos resultados. Si aquélla, en cambio, es “elástica” al nivel del precio competitivo, el monopolista o el cartel no restringen sus ventas con miras a conseguir mayor precio. De ahí resulta, como lo señala Mises, que no hay motivo para preocuparse por el “monopolista” (en el sentido de la primera definición mencionada); que sea o no productor único de una mercancía es asunto que carece de importancia y gravitación en cuanto a los problemas catalácticos.

No todos los precios a que un monopolista vende una mercadería monopolizada son de monopolio. Éstos sólo son aquellos a los que es más ventajoso para el monopolista restringir el monto total a venderse, que aumentar las ventas hasta el límite accesible en un mercado competitivo”

Comentarios de Rothbard:

Para alcanzar un precio de monopolio, el dueño del factor tiene que cumplir dos condiciones: a) debe ser un monopolista (en el sentido de la definición) con respecto al factor en cuestión; si así no fuera, la ganancia de monopolio podría serle arrebatada por los competidores que ingresaran al campo de acción; y b) la curva de demanda correspondiente al factor, por encima del punto de precio competitivo, tiene que ser inelástica.

+ posts

Vladimir Gutiérrez Fernández, es Economista de la universidad Santo Tomás de la ciudad de Bucaramanga, especialista en Gerencia de Exportaciones, diplomado en Mercado de Capitales, certificado como Auditor de Calidad, actualmente se desempeña como emprendedor y es docente en la universidad UNICIENCIA de la misma ciudad.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas